Thursday, March 31, 2011

Mar | 31 | Piedras de Fuego

Palabra para meditar – ROCA

Ezequiel 28:14c
“Y caminabas una y otra vez sobre piedras de fuego.”

Piedras de Fuego

La vieja leyenda Celta dice que este santo en particular tenía poder sobre las bestias salvajes y especialmente, tenía poder sobre una vaca gigante que le era útil y que más bien parecía una versión antigua de camión U-Haul y lechero, todo en uno. Esta vaca en particular, estaba al cuidado de un lobo salvaje que un día llegó y se postró ante el santo, arrepentido y desesperado, ya que un Rey había pasado por allí y había matado a la que él debía custodiar. ¡El Rey colocó trozos del animal en una vasija para cocinarla, pero a pesar de la fuerza del fuego bajo la vasija, no pudo lograr que el agua hirviera! Fue entonces cuando el Rey se dio cuenta tanto del poder de Dios como de su culpabilidad por haber matado a la gran vaca del santo. Finalmente vino también él, igual que el lobo, y se postró delante del santo, ya que tanto él como los que lo acompañaban buscaban su perdón y su protección de la ira de Dios. San Brynach proveyó estas dos cosas y, para probar la eficacia de su palabra, Brynach resucitó a la vaca gigante de la muerte y la devolvió al cuidado del lobo salvaje. Debido a su gran devoción, magnanimidad y poder, el Rey dio a San Brynach tierras para levantar un monasterio y una iglesia, y también lo eximió del pago de impuestos... francamente, ¡quien no lo hubiera hecho! Es interesante, pero la misma tierra que le fuera dada es aquella donde un ángel del Señor lo había guiado previamente mientras oraba en el monte de su aparición. Ahora, este monte se llama ‘Carn Ingli’, o el Monte de los Ángeles. Sí, esta región maravillosa e incluso mística en el Oeste de Gales, en el cual alguna vez fueron labradas y acarreadas las rocas azules, mágicas y sanadoras del Neolítico que hemos llegado a conocer como Stonehenge, también fue el lugar donde los ángeles se habían posado y lo habían convertido en un ‘puesto de escucha’, un lugar de reunión; un lugar sagrado de negociación práctica entre el reino material y el espiritual. ¡Gales es un lugar extraño!

He observado en las Escrituras la fascinación y el deleite de Dios en las cosas materiales y en especial, en la piedra que no ha sido alterada, la piedra cuya forma se debe únicamente a esas cuatro herramientas distintivas bajo Su mando: El paso del tiempo, el agua, el viento y el clima. Los celtas dijeron: “Estas cuatro herramientas Divinas dan forma a las rocas y a las piedras que están de pie, y al formar una interfase entre el reino material y el espiritual, ¡ellas excavan conductos poderosos, crean lugares de interacción y permiten que el cielo toque la tierra!”
De igual modo, queridos amigos, Dios toma el paso del Tiempo, el Viento de la adversidad, el Agua de Su santificación y el Clima de nuestro peregrinaje para dar forma, como ha de ser, a Sus piedras vivas, Sus santos actuales, la iglesia de Su amado Hijo, para volverlos ‘puestos de escucha’ e incluso, un lugar de proclamación del poder, donde el cielo pueda tocar la tierra una vez más. Cuando las piedras vivas de Cristo y los sacerdotes del Dios Altísimo se reúnan dentro del círculo de Su amor, en ese momento y desde el interior de ese lugar sagrado, y desde el verdadero Reino del Hijo, ¡todo será posible y todo podrá suceder! Desde ese lugar incluso, quizá los lobos empiecen a cuidar de las vacas gigantes una vez más y los reyes de la tierra puedan venir a nosotros nuevamente, buscando sanidad, protección, poder y provisión.

Una vez más se están realizando excavaciones en Stonehenge con la intención de sacar sus secretos a la luz, mientras que la iglesia en estas tierras antiguas y de estas tierras antiguas, continúa en su horrible y risible declive. ¡Ya es hora de que lo material y lo espiritual, se “encuentren” una vez más, en la iglesia del Dios vivo!

Reflexiona: “Pero él respondió: Les aseguro que si ellos se callan, las piedras gritarán.” Lucas 19:40

Ora: Enciende un fuego bajo Tus piedras firmes, Oh Dios, cuyo calor abrirá nuestras bocas cual almejas para declarar abiertamente la más dulce alabanza al más grande Nombre en la tierra, sobre la tierra, y debajo de la tierra; y en ese gran Nombre del cielo, oramos confiada y justamente, y clamamos esta noche: ¡Jesús!


Wednesday, March 30, 2011

Mar | 30 | Aplastando las cucarachas de la complacencia de multitudes

Palabra para meditar – ESCURRIDIZAS

1 Samuel 18:7-9
“Y exclamaban con gran regocijo: Saúl destruyó a un ejército, ¡pero David aniquiló a diez! Disgustado por lo que decían, Saúl se enfureció y protestó: A David le dan crédito por diez ejércitos, pero a mí por uno solo. ¡Lo único que falta es que le den el reino! Y a partir de esa ocasión, Saúl empezó a mirar a David con recelo.”

Aplastando las cucarachas de la complacencia de multitudes


¿Sabían que nuestros apetitos pecaminosos se turban cuando hay una reducción de la fuente de su sustento? Dicho de otro modo, cuando, comparado con como estaba esa fuente antes, se vuelve en cierta forma, inaccesible? Si esta turbación tambaleante, entonces manifestada en nuestros apetitos pecaminosos, no es desviada por medio de un acceso renovado lejos de la fuente del sustento, rápidamente puede convertirse en un temor estremecedor, y no sólo en eso, sino también en amargura, enojo, odio y, finalmente, en locura, porque los apetitos pecaminosos quieren, a toda costa, alimentarse de la fuente de su sustento. A toda costa.

El Rey Saúl era un observador de las multitudes; no, más que eso, el Rey Saúl complacía a las multitudes, estaba obsesionado por las multitudes; sus más pecaminosos apetitos ganaban fuerza y sustento con la voz de aprobación de las multitudes y por eso, cuando esta misma, grande, y alardeante masa humana, la fuente de su apetito pecaminoso, derramó su leche de alabanza más sobre David que sobre el malvado y triste Rey Saúl, ¡un serio problema se estaba gestando! Sí señor, delirante, demente y abierto a la locura demoníaca...así estaba el Rey Saúl bajo las brasas de su hambriento, aterrado, pequeño y pecaminoso corazón.

Me disgusta sobremanera leer sobre la vida del Rey Saúl, porque cuando lo hago escucho y siento a las escurridizas cucarachas escabulléndose de esa oscuridad que reside, todavía, tan dentro de mí, como si corrieran a ocultarse bajo las rocas de mi corazón de la luz de los terribles versículos que brillan con tanta claridad sobre ellas, y las muestra como lo que verdaderamente son: cucarachas negras llenas de estiércol. No obstante, esta exposición a la luz es un buen ejercicio y si la fuente de sustento de mis propios apetitos pecaminosos es removida, aunque sólo sean migajas, este buen ejercicio puede convertirse en uno beneficioso ya que mis apetitos pecaminosos comenzarán a morir en esta luz que emana de la Palabra.

Más aún, una vez reconocidos, estos mismos apetitos pecaminosos son inmediatamente aplastados bajo nuestros bien calzados pies. ¡O mucho mejor aún, los matamos rápidamente al pulverizarlos completamente! El reconocimiento con la confesión y el arrepentimiento siempre han sido las mejores fórmulas de exterminación para erradicar estas infestaciones pecaminosas. ¡Pruébenlo!

Aunque tal vez primero ustedes deban darse cuenta si hay una infestación. Por eso, permítanme que les pregunte esta noche, ¿qué ‘oscuridad’ se levanta en ustedes cuando son rebajados públicamente y en alguna manera son poco admirados? Sí, cuando el viento inconstante del cambio, como si fueran espigas de trigo, inclina las cabezas de las masas que alguna vez cantaron alabanzas por ustedes, hacia la dirección opuesta, ¿qué oscuridad se levanta dentro de ustedes como respuesta a eso? Predicador, Pastor, líder, mujer de renombre, ¿Qué oscuridad se levanta dentro de ti, cuando la multitud deja de darte el pan que, según tú, te mereces y siempre creíste que justamente debían darte?

Reflexiona: “Intentó clavarlo en la pared con la lanza, pero David esquivó el golpe de Saúl, de modo que la lanza quedó clavada en la pared. Esa misma noche David se dio a la fuga. Entonces Saúl mandó a varios hombres a casa de David, para que lo vigilaran durante la noche y lo mataran al día siguiente. Pero Mical, la esposa de David, le advirtió: Si no te pones a salvo esta noche, mañana serás hombre muerto.” 1ª Samuel 19:10-11

Ora: Mi Señor, mis apetitos pecaminosos siempre tratarán de asesinar al ‘Rey’ del amor desinteresado que reside en mi corazón. A pesar de mi repulsión por el sonido de las cucarachas escurridizas que escucho en el interior de mi alma, Señor, ¡envía tu luz! y con ella, también un par de botas grandes, y luego, mi Señor, envía tu poder y dame la determinación para que use mis pies para pisotear y aplastar lo que debo. Te lo pido en Tu precioso nombre. Amén y amén.


Tuesday, March 29, 2011

Mar | 29 | Entrometiéndose con los ‘Morabitos’

Palabra para meditar –OBSERVA

Éxodo 7:11-13

“Pero el faraón llamó a los sabios y hechiceros y, mediante sus artes secretas, también los magos egipcios hicieron lo mismo: Cada uno de ellos arrojó su vara al suelo, y cada vara se convirtió en una serpiente. Sin embargo, la vara de Aarón se tragó las varas de todos ellos. A pesar de esto, y tal como lo había advertido el Señor, el faraón endureció su corazón y no les hizo caso.”

Entrometiéndose con los ‘Morabitos’

Una de las características dominantes del Islam en el África del Norte Medieval y en Argelia en particular, era el culto a los hombres santos, también llamado Marabutismo. Se creía que los Morabitos poseían ‘fuerza benéfica, o sea, la gracia divina, (se parece a los presidentes) ¡y esto se reflejaba en su extraordinaria habilidad para realizar milagros! Reconocidos como hombres justos y espirituales, estos Morabitos, con frecuencia tenían muchos seguidores tanto en su localidad como en toda la región y por lo tanto, una gran influencia. Debido a esto, cuando Argelia se encontraba bajo el dominio del colonialismo francés, fueron estos mismos Morabitos quienes, haciendo uso de su gran influencia y respaldando su retórica espiritual y su teología de la liberación con señales y maravillas, casi provocaron un levantamiento sangriento en la región. Y digo casi, ¡porque Francia evitó el levantamiento con otras señales y maravillas!

En 1856, la respuesta de Francia a esta ‘revolución’ no fue en términos de poderío militar, sino por medio del envío de una sola persona llamada Jean-Eugène Robert-Houdin, un muy conocido mago de la ciudad de Blois. Cuando Robert-Houdin se encontró con los Morabitos, sus habilidades mágicas simplemente eran muy superiores a las ‘señales y maravillas’ de los ‘hombres santos’ de Argelia, y ahora que su poderío mágico había sido expuesto a la vergüenza pública y en sometimiento tanto al Mago francés como a su Magia que eran más poderosos, los Morabitos perdieron su influencia y, como consecuencia, el burbujeante levantamiento argelino fue reprimido sin que se realizara un solo disparo. (Bueno, en realidad, fue reprimida con un disparo que Robert-Houdin atrapó entre sus dientes, ¡pero esa es otra historia para otra noche!).

Los reinos de este mundo pueden ser derrotados muy fácilmente si los conquistadores de esas tierras tienen una mejor caja de trucos. Sin embargo, podrán llevar esa caja de trucos en la parte posterior de una carreta, o podrán esconder sus trucos en sus mangas hasta enterrarlos en las entrañas de un misil Tomahawk, ¡pero no dejarán de ser sólo trucos! Sí, agradable o increíblemente desagradable, no son más que trucos para engañar y someter a las personas débiles o asustadizas.

¡El poder que estas cajas de trucos parecen ofrecernos puede ser tan impresionante que quizá queramos conseguir una para nosotros! Tal vez, hasta querramos cambiar nuestros nombres en honor de un gran embaucador, digamos que de llamarnos Erik Weisz pasemos a llamarnos Harry Houdini, y luego preparemos nuestro propio show itinerante e intimidemos a algunas otras personas débiles y asustadizas, que se impresionan con cualquier embaucador.

Los gobernantes impíos siempre tienen un poder falso y también siempre tienen una mejor caja de trucos para engañar a los pueblos para que los sigan en lo que ellos desean. Sin embargo, cuando los líderes reales y designados por Dios aparezcan, aunque todo lo que tengan sea una vara de pastor, con esa tragarán todas las serpientes del enemigo y abrirán todos los ríos para hacer un camino que lleve hacia la tierra prometida. Así que ¡no se impresionen por ninguna caja de trucos!

Medita: “¡Vuélvanse a mí, apóstatas —afirma el Señor—, porque yo soy su esposo! De ustedes tomaré uno de cada ciudad y dos de cada familia, y los traeré a Sión. Les daré pastores conforme a mi corazón, quienes los guiarán con sabiduría y entendimiento.” Jeremías 3:14-15

Ora: Señor, aunque ellos parezcan muy impresionantes, ayúdanos a distinguir a los charlatanes. Y luego Señor, envíanos líderes, regalos de lo alto, dotados con poder del cielo, para guiarnos hacia la tierra prometida. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.

Monday, March 28, 2011

Mar | 28 | Atrapa el viento

Palabra para meditar – ALIMÉNTATE

Éxodo 2:11-15
“Un día, cuando ya Moisés era mayor de edad, fue a ver a sus hermanos de sangre y pudo observar sus penurias. De pronto, vio que un egipcio golpeaba a uno de sus hermanos, es decir, a un hebreo. Miró entonces a uno y otro lado y, al no ver a nadie, mató al egipcio y lo escondió en la arena. Al día siguiente volvió a salir y, al ver que dos hebreos peleaban entre sí, le preguntó al culpable:¿Por qué golpeas a tu compañero? ¿Y quién te nombró a ti gobernante y juez sobre nosotros? —respondió aquél—. ¿Acaso piensas matarme a mí, como mataste al egipcio? Esto le causó temor a Moisés, pues pensó: ¡Ya se supo lo que hice! Y, en efecto, el faraón se enteró de lo sucedido y trató de matar a Moisés; pero Moisés huyó del faraón y se fue a la tierra de Madián, donde se quedó a vivir junto al pozo.”

Atrapa el viento


Este fin de semana y el siguiente, mis actividades actuales de ministerio me llevarán a la campiña de Kent y, en particular, a Royal Tunbridge Wells. Este lugar es el lugar de nacimiento del gran Rev. Frank William Boreham, quien vivió desde 1871 hasta 1959. Como predicador Bautista ordenado, ejerció su ministerio en Inglaterra, Nueva Zelanda y Australia y se cree que fue el último estudiante que C. H. Spurgeon entrevistó para ingresar en su colegio de Pastores.

Los prolíficos escritos de Boreham, generalmente en forma de ensayos, se cuentan por miles, y él ha influenciado y continúa haciéndolo, a muchos grandes oradores y teólogos que lo siguieron. Los títulos provocadores de Boreham, su prosa descriptiva y poética y las historias profundamente arraigaidas en los sucesos cotidianos de su vida, contribuyó a hacer sus escritos atractivos, instructivos y memorables. Por ejemplo, al describir a una anciana dama de una aldea, mujer de carácter fuerte y valerosa, devota y muy respetada y a la que acudían por consejo, él escribe: “Al igual que el más robusto de los álamos al lado de mi puerta, ella ha reunido en sí misma la fuerza de todos los vientos crueles que tan salvajemente la han azotado”. Eso me gusta.

Si aplicamos el sentido práctico, a menudo deseamos huir de la adversidad y los fracasos, ¡en lugar de ‘alimentarnos’ de ellos! En general damos la espalda a nuestros fracasos y hasta nos dirigimos hacia pastos más verdes, donde los amargos recuerdos de esos fracasos jamás puedan florecer en nuestros plantíos ahora con tierra fértil, fresca y nueva. Con frecuencia he observado que estas dos estrategias, ‘olvidar y alejarse’, aunque no son bien vistas por algunos, son frecuentemente y a pesar de todo, prácticas absolutamente necesarias para la seguridad y en ocasiones, para la salud mental de la persona. Creo que este fue el caso de nuestro versículo de esta noche sobre Moisés y su enrolamiento en el verdadero colegio de la fe y la adoración, situado en los corredores montañosos y las desérticas y arenosas planicies del decepcionante y muerto desierto.

En este mismo desierto desolado, Moisés, ese otrora gran líder de los egipcios y de su monarquía y el futuro Pastor del desierto de los que alguna vez fueron esclavos y que se convertirían en siervos del Dios Altísimo, por los siguientes 40 años reuniría en sí mismo toda la fuerza de los crueles vientos que tan salvajemente lo habían azotado. Tanto así, que cuando fue comisionado por Dios para cumplir su destino, sus oraciones llamarían a estos mismos vientos tormentosos que más tarde serían empleados para alejar a la langosta hacia el mar, y para traer, desde esos mismos mares, miles de codornices para los quejumbrosos hombres y también para derramar esos mismos vientos destructivos sobre los ejércitos del Faraón que los perseguían, todavía con la intención de causar más muerte y de volverlos a esclavizar. Hermanos, les digo esta noche, ¡que sobre las alas de los seres angelicales que habitan y juegan, que hacen guerra y oran entre estos mismos vientos tormentosos de protección y provisión, el mismísimo Dios fue visto cabalgando! ¿Lo han visto ustedes cabalgando?

Esta noche, para algunos de ustedes es tiempo de dejar de huir de esos vientos tormentosos y es hora de enfrentarlos y ‘alimentarse’ de ellos; porque sin duda, Dios estará en ellos; sin duda se obtendrá provisión de ellos y, sin duda también, la protección vendrá junto con ellos.

Entonces, reúnan dentro de ustedes mismos la fuerza de todos los vientos crueles que los han azotado tan salvajemente y aliméntense de ellos; más aún, háganlos sus amigos porque, al final, ¡ellos ayudarán a su liberación y darán fuerza a su destino!

Reflexiona: “Montando sobre un querubín, surcó los cielos y se remontó sobre las alas del viento.” 2ª Samuel 22:11

Ora: Ahora pues, oh Padre, con mis brazos abiertos llamo a todos los vientos del Norte y del Sur, del Este y del Oeste. Enséñame a alimentarme de ellos aunque fueren tormentosos y a digerirlos para mi beneficio y mi futura liberación, para que, ciertamente, se conviertan en la fuerza del destino que Tú has trazado para mí. Te lo pido para Tu eterna gloria, en el nombre de Jesús. ¡Amén!


Sunday, March 27, 2011

Mar | 27 | Vacas Zombis

Palabra para meditar – PICANA

1  Samuel 6:3-9
“Si piensan devolverla —contestaron—, no la manden sin nada; tienen que presentarle a Dios una ofrenda compensatoria. Entonces recobrarán la salud y sabrán por qué Dios no ha dejado de castigarlos. —¿Y qué le debemos ofrecer? —preguntaron los filisteos.—Cinco figuras de oro en forma de tumor —respondieron aquéllos— y otras cinco en forma de rata, conforme al número de jefes filisteos, pues la misma plaga los ha azotado a ustedes y a sus jefes. Así que hagan imágenes de los tumores y de las ratas que han devastado el país, y den honra al Dios de Israel. Tal vez suavice su castigo contra ustedes, sus dioses y su tierra. ¿Por qué se van a obstinar, como lo hicieron los egipcios bajo el faraón? ¿No es cierto que Dios tuvo que hacerles daño para que dejaran ir a los israelitas?

Ahora manden a construir una carreta nueva. Escojan también dos vacas con cría y que nunca hayan llevado yugo. Aten las vacas a la carreta, pero encierren los becerros en el establo. Tomen luego el arca del SEÑOR y pónganla en la carreta. Coloquen una caja junto al arca, con los objetos de oro que van a entregarle a Dios como ofrenda compensatoria. Luego dejen que la carreta se vaya sola, y obsérvenla. Si se va en dirección de Bet Semes, su propio territorio, eso quiere decir que el SEÑOR es quien nos ha causado esta calamidad tan terrible. Pero si la carreta se desvía para otro lugar, sabremos que no fue él quien nos hizo daño, sino que todo ha sido por casualidad.”

Vacas Zombis

Así es que Dios deseaba asesinar a los hijos de Elí. Por eso Ofni y Fineés fueron muertos cuando el Arca de Dios, ese cofre que daba testimonio de la presencia del Señor entre Su pueblo, también se perdió en la batalla con los Filisteos.

Como si fuera cualquier otro trofeo de otro dios que habían conquistado, el Arca fue colocada por los filisteos ante su propio dios, Dagón. Después de todo, pensaban, ‘dos dioses = doble poder’. Sin embargo, lo que siguió no fue más que un completo desastre para los filisteos, ya que sufrieron una plaga de tumores testiculares y fueron invadidos por ratas y todas las infestaciones e infecciones que éstas traen consigo. Para colmo, su ídolo Dagón fue encontrado en varias ocasiones yaciendo postrado y quebrado delante del Arca del Señor. Esto no ayudó a la reputación de su dios local ya que, hasta hoy, “Ni los sacerdotes, ni ninguno de los que entran en el templo de Dagón en Asdod pisan el umbral” (1ª Samuel 5:5). Sí, el altar de Dagón en Asdod fue destruido, para siempre, por la presencia del único y verdadero Dios.

Los cinco gobernadores de los Filisteos se pasaban los problemas que traía la presencia del Arca de Dios, de una de las provincias que gobernaban a la siguiente. Esto fue así hasta que un grupo ‘SPAN’ (Sí, Pero Aquí No) armó semejante escándalo que, finalmente, el problema hubo de ser enfrentado de la manera adecuada. Así pues, los sacerdotes de los filisteos llegaron con la solución presentada en nuestro versículo de esta noche y, por eso, cargaron la carreta y observaron los resultados desde la distancia.

Ahora, Dios hizo lo que Dagón nunca podría haber hecho: Guió a las vacas que, a pesar de no estar habituadas al yugo que se les había colocado, bajo la guía de Dios jalaron la carga de forma pareja y segura; mantuvieron su atención en el camino correcto; superaron su deseo, muy fuerte y natural, de ir hacia sus becerros y se dirigieron directamente, sin pasarse ni un giro en el camino, hacia la ciudad sacerdotal de Bet Semes. Es preciso hacer notar que las vacas actuaban de manera contraria a sus instintos, ya que no habían olvidado a su descendencia y, por lo tanto, no estaban siendo compelidas a proseguir hacia adelante porque estuvieran en un estado “zombi” de vaca; no, ellas todavía mugían por sus pequeños, los llamaban; es más, deseaban estar con ellos. Parecería entonces que estas vacas sabían quién era su verdadero Maestro, conocían a su gran Amo y seguían Sus órdenes, aunque fuera hacia su muerte, a pesar de, y sobreponiéndose a sus instintos vacunos naturales. Los filisteos, quienes las seguían y las observaban, pudieron también ver la majestad y el poder de Dios sobre la naturaleza al ver a estos bovinos. Esto era suficiente para que reconocieran que el juicio de Dios había verdaderamente caído sobre ellos.

Todos nosotros, en cualquier nación donde vivamos actualmente, parecemos desconocer, o siquiera considerar, que el juicio de Dios pueda estar sobre nosotros. A diferencia del ganado de nuestro versículo, nosotros somos como ‘vacas zombis’ trotando no con alegría, sino más bien como un zombi a quien los efectos de la droga y algún brujo vudú lo tiene así; nos movemos con torpeza, nuestra estabilidad es similar a la de Frankenstein, y vamos directo al matadero; estamos cubiertos de tumores de ETS (¿sabían que un estudio federal del año 2003 reveló que un 25% de las adolescentes norteamericanas eran portadoras de una enfermedad de transmisión sexual?) y apilamos a nuestros hombres jóvenes como carne muerta en campos de batalla alrededor de ese mundo que observa. No puedo evitar pensar que esto es simplemente el principio de nuestros dolores, pues las vacas zombis, perdidas en un estupor auto-indulgente de mugidos sin discernimiento y mascando su alimento, rara vez escuchan el Evangelio de Jesucristo cuando se los presentan, porque Dios ha endurecido sus corazones y las ha colocado en un estado de rechazo de Cristo.

Toda la verdad de la Biblia presenta una imagen perturbadora de un Dios bondadoso y santo que entra en contacto con una humanidad malvada y sucia. Nuestra única esperanza es orar a Dios por misericordia sobre nuestras naciones con ganado zombi, el cual está yéndose de cabeza hacia los mataderos. De hecho, la respuesta a nuestros problemas no es tener mejores programas para complacer a las masas, ni ofrecer unas super presentaciones para forzar a la gente a entrar al Reino; tampoco es la música de moda para llevarlos hacia ciertas denominaciones. No, es más bien el orar a Dios para que suavice sus corazones y abra sus oídos antes de que sean asesinados ante Su presencia. No es un mensaje alegre, lo sé, ¡pero es uno que debe pregonarse!

Reflexiona: “El buey conoce a su dueño, y el asno el pesebre de su señor.” Isaías 1:3a

Ora: ¿Qué galardón hay para aquellos que mueren como ganado? Quita Señor el estupor zombi que ha caído como membrana de muerte alrededor de todos los recién nacidos de estas generaciones descarriadas. Señor, da a Tu iglesia el tipo correcto de ‘picana’ para emitir una llamada de atención oportuna para todos y para cada uno. Te lo pedimos en el nombre de Jesús. Amén.


Saturday, March 26, 2011

Mar | 26 | Cuando te ‘rompes el lomo’

Palabra para meditar – DESCANSO

1 Reyes 19:3-4
“Elías se asustó y huyó para ponerse a salvo. Cuando llegó a Berseba de Judá, dejó allí a su criado y caminó todo un día por el desierto. Llegó adonde había un arbusto, y se sentó a su sombra con ganas de morirse. ¡Estoy harto, SEÑOR! —protestó—. Quítame la vida, pues no soy mejor que mis antepasados.”


Cuando te ‘rompes el lomo’

Como dije anteriormente, acababa de llegar de una visita que hice a los EE.UU. Desde lo que pasó aquel 11 de Septiembre, el viajar ya no es divertido y acarrear 4 maletas de aproximadamente 70kg desde la cinta transportadora de equipaje y luego a tu siguiente destino, puede ser perjudicial para un hombre de casi 50 años, especialmente luego de pasar 8 horas en un avión sentado ¡y comiendo una muy, pero muy mala lasaña! Bueno, pues esa es la razón de los dolores que tengo el día de hoy. No les voy a decir dónde me duele, ¡pero sólo un hombre siente dolor allí! ¡Auch! Hasta donde yo sé, sólo el descanso y tal vez alguna medicina para el dolor, son los únicos remedios para este esfuerzo tan excesivo.

Ahora, créanme cuando les digo que existe un paralelo espiritual aquí, porque sé que el esfuerzo espiritual excesivo puede dar lugar a tener que caminar con las piernas arqueadas y con el mismo dolor, y luego provocar infertilidad, lo que puede ocasionar vergüenza y, si no se atiende, también puede dar lugar a una depresión dolorosa, más aún, a una depresión que lleva a pensar en “irse sin canjear las fichas”. Este era el problema de Elías, verán, a pesar de que había un par de miles de rodillas que no se inclinaban ante Baal, de cualquier manera él era el único que se arrodillaba para levantar el pesado peso muerto de un rebelde Israel.

Es asombroso comprobar cuántos padecimientos físicos, emocionales, mentales y hasta espirituales, pueden solucionarse con descanso, relajación, buena comida y medicamentos, ¡si nada está estropeado, por supuesto! En ese caso, a veces se necesitará una cirugía... ¡y luego descanso, relajación, buena comida y medicamentos!

Tengan cuidado con lo que están “levantando” por allí, amigos. Si pueden conseguir ayuda (porque aparentemente siempre hay unas mil espaldas fuertes en alguna parte), ¡entonces consíganla! Si a pesar de todo, estas mil espaldas están escondidas en algún lugar, entonces asegúrense de no excederse, de entrenarse y, si fuere necesario, ¡de conseguir un cargador!
Mis bromas, de todos modos, traen consigo algunos temas muy serios. El esfuerzo espiritual excesivo puede de tal forma agotarlos, vaciarlos y dejarlos tan exhaustos, que la consecuencia podría ocasionarles el llenar ese vacío doloroso y cansado con una muerte que puede destruir su ministerio, su testimonio y a ustedes mismos. Créanme, lo he visto suceder y, esta noche, le estaba sucediendo a Elías...pero, ¿saben qué? ¡La verdad es que no le importaba un comino!
Si tu esfuerzo espiritual ha dado lugar al dolor, entonces será mejor que descanses, porque es un pecado que por la falta de unos pocos días del descanso adecuado, ¡luego debas ausentarte por semanas, meses e incluso años en el servicio de tu Dios!

Reflexiona: “Así que Eliseo lo dejó y regresó. Tomó una yunta de bueyes y los sacrificó. Quemando la madera de la yunta, asó la carne y se la dio al pueblo, y ellos comieron. Luego se levantó y siguió a Elías y se convirtió en su siervo.” 1ª Reyes 19:21

Ora: Señor, fortalece mi espalda, dame la humildad para pedir ayuda, y cuando esté exhausto, Padre, ayúdame a descansar, incluso a renovar mi juventud como las águilas. Dame también ese agudo sentido de visión que tienen algunas aves rapaces, para poder ver los prósperos años que se avecinan y que emanarán de éste, mi descanso. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.


Friday, March 25, 2011

Mar | 25 | Las 7 marcas de uno que alcanza sus sueños, y 3 escalas con las cuales medir esas marcas

Palabra para meditar – TRABAJO

Proverbios 18:9
“El que es negligente en su trabajo confraterniza con el que es destructivo.”


Las 7 marcas de uno que alcanza sus sueños, y 3 escalas con las cuales medir esas marcas

Acabo de regresar desde los Estados Unidos a mi hogar en el Reino Unido y me he hecho una promesa. Verán, después de dejar mi cómodo hospedaje en Fort Lauderdale, manejé hasta Miami. Desde allí tomé un vuelo hasta Boston y luego al aeropuerto de Heathrow, donde me recogió mi hijo quien me trajo a casa, para luego subir mi equipaje a mi departamento mientras yo caminaba dando tumbos detrás de él, aturdido y totalmente exhausto. ¡El viaje completo me había llevado un total de veintiséis horas! Lo que fue verdaderamente frustrante es que hubo una demora en Miami, luego dos neumáticos del avión desinflados en Boston y una hora más de exasperante espera en las aburridas pistas de aterrizaje de Londres. A pesar de la comida caliente, grandes cantidades de café, mantas, almohadas, una buena selección de entretenimiento y la tripulación de cabina cortés y agradable, lo califiqué como el peor viaje de mi vida y me prometí no volver a hacerlo nunca más, al menos, ¡no hasta que pueda cruzar ‘el charco’ con el estilo que sólo un asiento de primera clase puede ofrecer!

En siglo XVII, el cruce por mar hasta Boston podía llevar desde 6 hasta 28 semanas dependiendo del viento y del clima. Sin baños, sin agua corriente, (excepto la que pasaba bajo la quilla), con cerveza amarga, queso mohoso, espacios atiborrados de personas, peligros y enfermedades, George Whitfield, el más grande de los oradores Cristianos, realizó ese cruce en particular, de ida y vuelta ¡unas trece veces! Como si eso no fuera suficiente para hacer que este pobre predicador llorara y se quejara, Whitfield predicaba más de 10 sermones por semana... aproximadamente unos 160,000 en el curso de su vida. Además de esto, escribía y contestaba cartas, encabezaba causas de caridad y causas teológicas de importancia y ¡recaudaba el dinero para ambas! En particular en Georgia, justo donde termina Savannah, sobre el ‘Moon River’, en un día como el de hoy de 1847, Whitfield, con sólo 25 años de edad, comenzó la construcción de los edificios de “Casa de la Misericordia Bethesda”, un nuevo orfanato para las provincias, que existe todavía hoy y se llama ‘Hogar de Varones de Bethesda’.

Whitfield estuvo abrumado por las deudas y por la recaudación de fondos para este orfanato por el resto de su vida, y de hecho, después de su muerte, todo este peso pasó a su Protectora y hermana en la fe, Selina, Condesa de Huntingdon. La mala administración, la revolución, un incendio, las tormentas y los huracanes, todos se levantaron contra la continuidad del largamente acariciado sueño de Whitfield de dar un orfanato a las provincias, pero a pesar de todo ello, su sueño, en un formato un poco más moderno, todavía continua el día de hoy y ha sido muy beneficioso por más de dos siglos.

Los grandes sueños requieren de grandes esfuerzos. Los grandes sueños necesitan de grandes soñadores con tierra bajo sus uñas. He observado que existe una gran diferencia entre el que sueña despierto y el que alcanza su sueño, y es una diferencia de siete grados, generalmente marcada por: oración, sangre, sudor, lágrimas, cansancio, preocupaciones y malestares. ¿Qué eres tú esta noche? ¿Una persona que sueña despierta o una que alcanza sus sueños? Si deseas saber cuál eres tú, fíjate si hueles a sudor, luego revisa tu bolsa para mareos y después tu cuenta bancaria, ¡pues esas son las tres mejores escalas que necesitarás para discernir, verdaderamente, cuál de las dos personas eres tú!

Reflexiona:El que labra su tierra tendrá abundante comida, pero el que sueña despierto es un imprudente.” Proverbios 12:11

Ora: Señor, en todos mis sueños, en todas mis visiones y en todas mis leyes de atracción, ayúdame a levantarme y dejar de lloriquear ¡y a poner manos a la obra! Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.


Thursday, March 24, 2011

Mar | 24 | El terrible deseo de una divinidad mortal

Palabra para meditar – CUIDADO

1 Samuel 2:22-25
“Elí, que ya era muy anciano, se enteró de todo lo que sus hijos le estaban haciendo al pueblo de Israel, incluso de que se acostaban con las mujeres que servían a la entrada del santuario. Les dijo: ¿Por qué se comportan así? Todo el pueblo me habla de su mala conducta. No, hijos míos; no es nada bueno lo que se comenta en el pueblo del SEÑOR. Si alguien peca contra otra persona, Dios le servirá de árbitro; pero si peca contra el SEÑOR, ¿quién podrá interceder por él? No obstante, ellos no le hicieron caso a la advertencia de su padre, pues la voluntad del SEÑOR era quitarles la vida.” 

El terrible deseo de una divinidad mortal

En cierto lugar de Nueva York, un hombre italiano, anciano ya, veía a su hijo día tras día, dejar el edificio de departamentos y caminar por la calle hacia su parada de la escuela. Y día tras día, este viejo padre italiano veía como los miembros de una pandilla del vecindario intimidaban a su hijo. Así un día después de otro, su hijo iba a la escuela y pasaba hambre porque los chicos más grandes le robaban el dinero para el almuerzo y, todos los días, su hijo regresaba de la escuela moretoneado por la golpiza que había recibido. El hijo jamás dijo una palabra a su padre y el padre jamás dijo al hijo que él lo observaba secretamente y que sabía todo lo que le estaba sucediendo. El anciano padre no podía precisar cuándo había tomado la decisión, pero en su corazón las velas ya estaban desplegadas, el timón listo para partir y ahora él, había tomado un curso totalmente diferente: En un día no muy lejano, inesperadamente, él asesinaría a esos miembros de la pandilla que habían robado y abusado de su hijo por tanto, tanto tiempo. No ahora, pero pronto, él castigaría a los perpetradores de un abuso tan violento y de una injusticia tan canalla contra su propio y amado hijo.

Los dos niveles más altos de temor que experimenté en mi vida, (sí, ¡ha habido varios niveles!), fueron primero, la explosión de ira emocional y violenta. El crimen pasional, al igual que una tormenta de verano, puede ser devastador pero se termina pronto. Sin embargo, su violencia generalmente está tan diseminada que, la mayoría de las veces, en sus efectos, esas cosas valiosas que nos pertenecen, esos intereses vitales que mimamos, las más de las veces, en un ataque iracundo e inesperado son ‘asesinados’. Fue aterrador, fue tempestuoso, sin embargo, la violencia que generó fue, finalmente, su propio modo de disipación.

Segundo, hay un estado de enojo más aterrador, que he observado comenzar en los ojos de un hombre para fluir lentamente, como si fuera melaza espesa por los costados de un jarro abierto, y fijarse como cemento en las profundidades fundacionales del alma. Cuando esta decisión firme, fija y establecida de devastación planeada y destructiva se desliza silenciosamente, como una llave en la cerradura de la puerta de la muerte, el rostro de hielo que produce enfría los espíritus de aquellos que, en expectativa terrible y segura, ven y saben que la ira finalmente, ha venido a visitarlos. De esto no hay escape porque no se disipa. Una vez que la ira endurecida es liberada, compra un gran y malvado bote y fija su curso hacia la muerte, que hincha sus velas negras y bramantes con un deseo sin restricciones. ¡Seguramente, no hay terror más grande que cuando una decisión de muerte se vuelve un propósito activo que se tiene que cumplir!

Entre más pronto temblemos ante las decisiones de Dios, más pronto podremos calmar y expiar Su tan grande, Su tan fijo y Su tan focalizado e intencionado enojo. Esta mirada calmada y confiada, fija y helada del Dios Altísimo es una con la cual nuestro mundo debe familiarizarse más y debe hacerlo rápido, porque escucho la inhalación profunda de las respiraciones angelicales, enojadas, y el sonido suave de trompetas doradas presionadas contra los labios.

Reflexiona: “Tocó el sexto ángel su trompeta, y oí una voz que salía de entre los cuernos del altar de oro que está delante de Dios. A este ángel que tenía la trompeta, la voz le dijo: Suelta a los cuatro ángeles que están atados a la orilla del gran río Éufrates. Así que los cuatro ángeles que habían sido preparados precisamente para esa hora, y ese día, mes y año, quedaron sueltos para matar a la tercera parte de la humanidad. Oí que el número de las tropas de caballería llegaba a doscientos millones. Así vi en la visión a los caballos y a sus jinetes: Tenían coraza de color rojo encendido, azul violeta y amarillo como azufre. La cabeza de los caballos era como de león, y por la boca echaban fuego, humo y azufre. La tercera parte de la humanidad murió a causa de las tres plagas de fuego, humo y azufre que salían de la boca de los caballos. Es que el poder de los caballos radicaba en su boca y en su cola; pues sus colas, semejantes a serpientes, tenían cabezas con las que hacían daño. El resto de la humanidad, los que no murieron a causa de estas plagas, tampoco se arrepintieron de sus malas acciones ni dejaron de adorar a los demonios y a los ídolos de oro, plata, bronce, piedra y madera, los cuales no pueden ver ni oír ni caminar. Tampoco se arrepintieron de sus asesinatos ni de sus artes mágicas, inmoralidad sexual y robos.” Apocalipsis 9:13-21

Ora: Amén. ¡A pesar de todo, ven Señor Jesús! Apocalipsis 22:20

Wednesday, March 23, 2011

Mar | 23 | Nabal no fue capaz de unirse a los ‘vivos’

Palabra para meditar – ESPERANZA

Isaías 32:6-8
“Porque el necio profiere necedades, y su mente maquina iniquidad; practica la impiedad, y habla falsedades contra el SEÑOR; deja con hambre al hambriento, y le niega el agua al sediento. El canalla recurre a artimañas malignas, y trama designios infames; destruye a los pobres con mentiras, aunque el necesitado reclama justicia. El noble, por el contrario, concibe nobles planes, y en sus nobles acciones se afirma.”


Leer también: 1ª Samuel 25.

Nabal no fue capaz de unirse a los ‘vivos’

La madre primeriza miró con amor en los ojos de su adorado bebé recién nacido:

“Oh querido” dijo a su feliz esposo,
“Oh querido, ¿cómo lo llamaremos?”
“Mi amor”, respondió él, “Es nuestro primer hijo. ¡Mi primer hijo y es un varón! ¡Aleluya! ¿Qué tal si lo llamamos Tonto?”
“Suena un poco rudo”, respondió ella, “Un poco rudo... ¿Qué tal Insensato?”
“Mmm...” dice él, contento pero inseguro. “Tiene cuatro sílabas en lugar de tres, así que... ¿Qué tal Imbécil?”
“¿Tres sílabas?” dice ella, “¡Oh bueno! ¿Qué es todo esto de tres? Vamos a hacer esto,” dice ella, “dejémonos de historias con este niño y pongámosle un nombre que resuma todo”.
“¿Qué sugieres?” contestó él, expectante.
“¡Necio!” exclamó ella, “¡Llamemos al pequeñito, Necio!”

Y entonces se le dio al hijo el nombre de Necio, o Nabal, como lo conocemos nosotros.
Nabal era descendiente de ese gran hombre muy renombrado, el último hombre de pie de su generación, Caleb. Nuestra historia de esta noche trata de mostrar algunas cosas importantes, la principal es que el fruto de nuestras entrañas, muchas veces cae muy lejos del árbol. En el caso de Nabal, ciertamente fue así.

Ahora, Nabal era hombre rico. Sólo puedo imaginar que esta es la razón por la cual terminó quedándose con una mujer sabia, hermosa y justa, llamada Abigail. Siempre me sorprende lo que las personas necias pero ricas pueden adquirir para sí mismas. A pesar de todo, la verdad es que Nabal era un rico necio. Algunos doctores, al examinar la historia completa de la triste muerte de Nabal, al leer en 1ª Samuel 25, conjeturaron que sufrió de una “enfermedad circulatoria que al final, probablemente, le provocó una hemorragia cerebral. La causa de esta enfermedad”, dicen ellos, “es que, probablemente Nabal era un alcohólico confirmado, que sufría de arteriosclerosis e hipertensión, y la lesión que lo mató, posiblemente se localizaba en una placa ateromatosa en el cerebro, y eso pudo ocasionar los diez días en coma previos a su deceso”. Cualquiera que bebe hasta morir, sin dudas, es un necio. ¿Eres tú esta clase de necio? No se equivoquen: He conocido a muchas personas que se llaman a sí mismas Cristianas, que fueron enviadas a sus casas para morir porque los doctores en el hospital sabían que la causa de su enfermedad era el alcoholismo y ninguna otra. Les pregunto nuevamente: ¿Son ustedes esta clase de necios?

Nabal, simplemente, es el epítome del necio que rechaza a Dios y a Sus ungidos. Él está obsesionado con sus posesiones y su poder; es un bruto, un abusador de hombres, un avaro de sus riquezas personales, un insensato que considera a sus conocidos como ganado que debe ser marcado y utilizado a placer, cuándo y como él lo desea. Aunque David privadamente protegía los bienes y la reputación de este hombre, fue la presencia de David en el desierto lo que permitió que la prosperidad de Nabal continuara y se incrementara. ¡Imaginen eso!

En el tiempo de la esquila de las ovejas, en un área que en aquel entonces estaba dominada por el comercio de la lana, fue el proclamado y futuro Rey David, hijo de Isaí, quien indicó a sus seguidores que amable y calmadamente, con gentileza y gran respeto, pidieran algo para su protección, y una pequeña parte de la prosperidad de Nabal, para que de esa forma las tropas de David se alimentaran y pudieran regocijarse con él en las celebraciones. Nabal podía hacer eso sin dificultad.

Sin embargo, Nabal el necio, finge no conocer a David, y cuestiona su linaje y su unción. Sus tropas se retiran amablemente y le cuentan a David lo sucedido. Cuando David recibe esta especial bofetada en el rostro, toma su espada e instruye a sus seguidores para que hagan lo mismo; luego, enojado, monta su corcel con el único propósito de cubrir sus costados con la sangre de Nabal.

Fue Abigail, quien dejando a su esposo en un estupor de alcohol, cabalga para encontrarse con David en el camino, y tratar de impedir su venganza. Ella tiene éxito en esto y a la mañana del día siguiente ella cuenta en los oídos a su esposo, presa de un terrible dolor de cabeza, sobre lo que ella había hecho, y éste sufre un ataque cardíaco y queda paralizado, entrando en un coma de diez días del cual nunca se recuperó. ¡David se regocija en la muerte de Nabal y luego se casa con la dulce y sabia Abigail!

Todos los necios, quienes en su orgullo rechazan el gentil acercamiento del Rey Jesús, en el final, serán aniquilados por nuestro Dios Todopoderoso. Todas las esposas fieles atadas a estos necios, ya sea por matrimonio o sangre (escuchen bien) serán salvas en el final, y se unirán a Jesús como Su esposa.

Dios nos pinta una imagen simple esta noche, una imagen que incluso un necio puede comprender. ¿Eres tú un necio?

Reflexiona: “Por la mañana, cuando a Nabal ya se le había pasado la borrachera, su esposa le contó lo sucedido. Al oírlo, Nabal sufrió un ataque al corazón y quedó paralizado. Unos diez días después, el SEÑOR hirió a Nabal, y así murió.” 1ª Samuel 25:37-38

Ora: Por favor mi Señor, no tengas estima por este sinvergüenza de Nabal. Pues como su nombre, así es él: necio significa su nombre ¡y la insensatez está con él! Pero yo, Tu siervo, te pido que Te contengas de venir con derramamiento de sangre y en venganza de Ti mismo. Ahora, permite que Tus enemigos y aquellos que buscan hacer daño a mi Señor, sean como Nabal; en cuanto a mí y a mi casa, por favor, perdona los pecados de tu siervo y permite que nuestras vidas sean ligadas a los ‘vivos’, el pueblo que Te sigue con todo su corazón. Amén.


Tuesday, March 22, 2011

Mar | 22 | ¡Alimentando el pensamiento a través de explorar la memoria!

Palabra para meditar – HONRA

Levítico 25:22
“Cuando ustedes siembren durante el octavo año, todavía estarán comiendo de la cosecha anterior, y continuarán comiendo de ella hasta la cosecha del año siguiente.”


¡Alimentando el pensamiento a través de explorar la memoria!

Fue el escritor Davis Grub, al reflexionar sobre el arte de la escritura, quien recordando una conversación sobre ese tema nos dice: “Años atrás un joven escritor se me acercó y me dijo “¿Qué razón hay para escribir algo? Ya se ha dicho todo”. Yo le respondí, “Sí, pero no lo has dicho tú” y yo creo que, a menos que uno crea en la sagrada individualidad de cada persona, uno no puede, en absoluto, creer en la escritura. Porque ninguna metáfora puede tener un significado real a menos que, luego de originarse en la mente del poeta, encuentre la tierra apropiada para resucitar en la mente de alguien más.”. ¡Qué maravilloso!

Anoche visité una iglesia joven. Fue levantada hace sólo cinco años y se encuentra en ese momento de crecimiento que es tan característico, donde personas jóvenes y solteras se unen, contraen matrimonio, forman pareja y tienen hijos. Muy pronto, los niños habrán crecido, llegarán más parejas casadas con niños pequeños y será necesario implementar un programa profesional y de instrucción para los niños, el cual será promovido y fuertemente subsidiado; también hará falta un ministro para los niños y, más tarde, se agregará al personal un Pastor de jóvenes y... ¡Hela aquí!: Ha nacido otra INE, “Iglesia Norteamericana Estándar”. Mi punto aquí, sin embargo, es que decenas de miles de estas nuevas iglesias levantadas por todo Estados Unidos y por todo el mundo, ponen en evidencia una brecha generacional debido a la ausencia en sus filas de individuos más maduros. Maduros en años, maduros en la lucha, maduros, especialmente, en las palabras. Los líderes sabios en estas iglesias jóvenes, orarán por estas adiciones a sus iglesias.

La primera y, creo yo, la más famosa de las novelas de David Grub, es La Noche del Cazador, con la cual se produjo (¡nuevamente en mi opinión!), una de las mejores películas de la historia. La historia gira alrededor del actor Robert Mitchum – personificando a uno de los grandes monstruos del cine de nuestros tiempos – mientras actúa como un predicador que es un asesino en serie, y quien hace de uno de los himnos de Elisha Hoffman titulado ‘Recostado Sobre los Brazos Eternos’, el sonido más representativo de la maldad que jamás se haya escuchado. Sin embargo, lo que quiero decirles esta noche es que el fruto de esta historia tiene su origen, principalmente, en las historias que el autor oyó de su anciana madre sobre incidentes reales que ella había vivido cuando trabajaba como asistente social durante la gran depresión, y de la forma particular en que esta se había manifestado en el pueblo de Moundsville, Virginia Occidental, y en sus alrededores. De la calidad de la película se desprende que Grub exploró en los recuerdos de su madre muy profundamente.

Las personas mayores que viven entre nosotros deben tener grandes historias sobre el pasado; de hecho, con frecuencia ellos mismos han participado de estos grandes sucesos y, si somos afortunados, esas grandes historias del pasado nos serán contadas por los mismos protagonistas. Son personas de la vida y de la palabra, y tienen innumerables historias que aún esperan a ser exploradas por los jóvenes en las profundas minas en las que se encuentran; son minas profundas colmadas de tesoros y con vetas de oro, acumuladas a lo largo de los años, las cuales, si son encontradas por los residentes jóvenes, pueden ser utilizadas para ‘pagar los gastos’ de todos los encuentros de la vida que vendrán sobre nosotros, los que estamos “aún muy verdes”. Puede ser que sus historias estén muertas y hayan sucedido hace mucho, ¡ah, pero sus semillas! Las semillas de estas historias una vez colocadas en corazones fértiles, pueden encontrar su resurrección en la mente de muchos otros ¡y producir abundante fruto!

¡Honremos entonces a los viejos guerreros entre nosotros, y nosotros, los guerreros de hoy, asegurémonos de que nuestras historias se planten para que den frutos y floreen sobre las mentes fértiles de los jóvenes que seguirán después de nosotros!

Reflexiona: “Herodes el tetrarca se enteró de todo lo que estaba sucediendo. Estaba perplejo porque algunos decían que Juan había resucitado; otros, que se había aparecido Elías; y otros, en fin, que había resucitado alguno de los antiguos profetas. Pero Herodes dijo: A Juan mandé que le cortaran la cabeza; ¿quién es, entonces, éste de quien oigo tales cosas? Y procuraba verlo.” Lucas 9:7-9

Ora: Padre, que el mismo Jesús se manifieste entre nuestros ancianos, para que incluso los Reyes puedan reconocer la presencia de profetas entre nosotros. Padre, danos sabiduría en nuestras vidas para que exploremos en la memoria de los ancianos y para que nos alimentemos de su fruto enriquecedor; así, la vida resucitada extenderá sus raíces cada vez más profundamente en nuestras mentes y en nuestros corazones. Finalmente, Señor, haznos aptos para nuestro viaje proveyéndonos de ‘bancos’ de memoria y de historias acerca de las maravillas del Señor, para que podamos llenar esos ‘bancos’ completamente. Amén.


Monday, March 21, 2011

Mar | 21 | Haciendo miembros de la madre de todos nosotros

Palabra para meditar – ORA

Jueces 15:11
Entonces tres mil hombres de Judá descendieron a la cueva en la peña de Etam y le dijeron a Sansón: ¿No te das cuenta de que los filisteos nos gobiernan? ¿Por qué nos haces esto?

Haciendo miembros de la madre de todos nosotros


Fue sólo hace cuatro Susurros Nocturnos que mencioné a este viejo y poderoso guerrero llamado Caleb, a quien, junto al resto de su tribu, luego de la muerte del General Josué, se le concedió el honor singular de ser el primero en ir y poseer el resto de la tierra. Esa tribu era la del León, la tribu Mesiánica, la tribu de Judá. Mirando nuestro versículo de esta noche debemos decir: “¡Oh Dios, cómo han cambiado las cosas, y con que rapidez!” Mil hombres de Judá, todos sudando y olorosos. ¡Imaginen eso! ¡Qué olor!

Cuando pienso en Norteamérica, en Gran Bretaña y en Europa, es evidente que en nombre del multiculturalismo, el humanismo, el liberalismo y de lo políticamente correcto, todas nuestras puertas han sido abiertas de par en par a todo lo no-Cristiano. Que no se me malinterprete esta noche, que no se me acuse de racista, debo decir con toda claridad que no creo que Dios sea un Caballero Inglés blanco y que sí...me regocijo de que mis hermanos en la iglesia a la que sirvo, provengan de todas las tribus, de todas las naciones y hablen todas las lenguas. ¡Cuán maravilloso es eso!

No obstante, la multitud de gente que ahora se encuentra dentro de nuestras puertas no son Cristianos, realmente no lo son; con frecuencia traen consigo un mensaje anticristiano; y mientras nosotros, en la actualidad, los nativos tanto de estas islas como del gran continente Norteamericano, abandonamos nuestras raíces y seguimos el camino de Baal, asesinando a nuestros no-nacidos por miles de millones (¡que Dios nos perdone!) en breve, sí, en un tiempo muy breve estos Filisteos de la actualidad nos gobernarán completamente. Tanto la ascendente línea demográfica como la rápidamente cambiante línea del horizonte, son testimonio claro de este hecho. “¡Oh Dios, cómo han cambiado las cosas, y con qué rapidez!”

Las opciones para este desafío tienen tres aristas: O continuamos cambiándoles la historia, o los expulsamos o los aceptamos. Como dije anteriormente, Dios no es blanco, ni posee un pasaporte británico, ni norteamericano ni ningún otro. Por lo tanto, ¡no estoy interesado en transformar a nadie en ciudadano terrenal modelo, de ningún país de la tierra!, sino más bien me interesa la proclamación del Evangelio del arrepentimiento de las obras muertas y la fe en Jesucristo el Señor, a todas las personas adentro y afuera de nuestras puertas; para que así el cielo esté más poblado, con los mejores ciudadanos de la eternidad de todas las tribus y lenguas; todos juntos ocupando la gran ciudad en las alturas, la Jerusalén celestial, ¡que es la madre de todos nosotros!

En nuestras tierras que alguna vez fueron de habla inglesa, una ventaja importante de nuestra herencia terrenal ha sido la libertad de compartir este Evangelio. Debido a que, lentamente pero con certeza, nos están quitando esto, debemos actuar ahora de manera sacrificada en la proclamación de este Evangelio a todas las tribus y las lenguas que ahora ocupan el centro de nuestras ciudades. Si no lo hacemos, tan seguro como que dos y dos son cuatro, nosotros los a-punto-de-ser-derrotados ciudadanos de Judea, con ropa impregnada del olor a cobardía, nos encontraremos a nosotros mismos entregando a todos nuestros Sansones en las manos de los ofendidos Filisteos.

Ahora, permítanme que vaya desde este problema nacional a uno muy personal y que les pregunte ¿qué territorio espiritual interno has entregado al enemigo porque tú no pudiste conquistarlo completamente? ¿Acaso todas tus fortalezas personales, alguna vez endulzadas por el Espíritu, también han sido cercadas y cegadas por los Filisteos a las puertas de tu propia ciudad mundana? Porque, a menos que estés dispuesto a hacer lo que ellos manden, ¡tú también deberás o expulsarlos o aceptarlos!

Reflexiona: “Díganme ustedes, los que quieren estar bajo la ley: ¿por qué no le prestan atención a lo que la ley misma dice? ¿Acaso no está escrito que Abraham tuvo dos hijos, uno de la esclava y otro de la libre? El de la esclava nació por decisión humana, pero el de la libre nació en cumplimiento de una promesa. Ese relato puede interpretarse en sentido figurado: estas mujeres representan dos pactos. Uno, que es Agar, procede del monte Sinaí y tiene hijos que nacen para ser esclavos. Agar representa el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la actual ciudad de Jerusalén, porque junto con sus hijos vive en esclavitud. Pero la Jerusalén celestial es libre, y ésa es nuestra madre. Porque está escrito: Tú, mujer estéril que nunca has dado a luz, ¡grita de alegría! Tú, que nunca tuviste dolores de parto, ¡prorrumpe en gritos de júbilo! Porque más hijos que la casada tendrá la desamparada. Ustedes, hermanos, al igual que Isaac, son hijos por la promesa. Y así como en aquel tiempo el hijo nacido por decisión humana persiguió al hijo nacido por el Espíritu, así también sucede ahora. Pero, ¿qué dice la Escritura? ¡Echa de aquí a la esclava y a su hijo! El hijo de la esclava jamás tendrá parte en la herencia con el hijo de la libre. Así que, hermanos, no somos hijos de la esclava sino de la libre.” Gálatas 4:21-31

Ora: Oh Dios, ven y pelea por nosotros en los dominios espirituales. Que aquellas cosas que son justas en el cielo puedan manifestarse completamente sobre la tierra. Te lo pedimos en el nombre de Jesús. Amén.


Sunday, March 20, 2011

Mar | 20 | La fabricación de payasos espiritualmente retrasados y lisiados

Palabra para meditar – VAYAN

Jeremías 3:15

“Les daré Pastores que cumplan mi voluntad, para que los guíen con sabiduría y entendimiento.”

La fabricación de payasos espiritualmente retrasados y lisiados


Los siervos de Cristo lavan los pies de los viajeros que peregrinan por este sucio mundo, y que se encuentran cada vez más cerca del corazón y de la ciudad de Jesús. Los siervos de Cristo pueden reequipar a estos peregrinos, re-armarlos, reorientarlos, reeducarlos tal vez, y sin duda reforzarlos en la fe, pero seguramente los regresarán a su viaje, hasta la siguiente vuelta en la que tienen que detenerse, como en una carrera de carros, y los siervos tengan el privilegio de tratar con un ‘observador’ más grande, más esbelto, de esos que siempre van ‘arriba y adelante’ que el que sirvieron anteriormente. Porque su viaje, tanto por el desafío como por el cambio, les ha traído una mayor y grande fortaleza y madurez personal. ¡Y ellos han seguido adelante, se han comportado como verdaderos hombres, han crecido en la gracia y la verdad! Han crecido en su apetito como viajeros; han crecido en que su visión de la ciudad celestial es más clara; en que el aroma del pasto siempre verde de su hogar eterno es mucho más fuerte; en que sus oídos están más llenos del sonido del canto de los ángeles; en que su piel es más sensible al sentir y al fluir del viento del Espíritu; en que sus brazos son fuertes y están levantados hacia arriba; en que sus pies están llenos de paz, más certeros, más seguros y más orientados en el camino; en que su armadura está golpeada pero brillante, su espada ensangrentada pero afilada; en que sus mentes ahora están más preparadas y enfocadas; ¡en que el cinto de la verdad está ajustado y asegurado alrededor del mismo centro de su ser! Sí, los siervos de Cristo, o sea los Pastores y los líderes de la iglesia del Dios vivo, lavarán los pies de esos hombres viajeros con alegría y gran agradecimiento.

Ahora, yo creo que esta imagen de fortaleza creciente y viajera, de madurar en la verdad y la gracia, es una expectativa bíblica. No obstante y desafortunadamente, esta imagen es en realidad, una fantasía no deseada y no buscada por nuestro lado Laodiceano; y con vergüenza digo que (y aquí hablo como un Pastor, un lavador de pies del viajero) los Pastores tienen la mayor parte de la culpa de este lamentable estado de las cosas. Porque en mi peregrinar dentro del Cristianismo, y en mi ministerio hacia los Cristianos, estoy cansado de ver muchas iglesias gigantescas, dirigidas por el staff, haciendo todo por sus congregaciones para justificar sus, a menudo, demasiado bien pagadas existencias, al permitir a miles de niños chiflados, seguir amamantándose de los pechos de sus madres; y al hacer esto, han creado iglesias de payasos, Cristianos que, debiendo ser maestros, todavía beben lechita de su madre. ¡Qué vergüenza!

Todos los maestros deben asegurarse de que en algún punto (y por cierto, cuanto antes ¡mejor!), sus alumnos los superen. Sí, todos los maestros deben estirar el arco para dejar ir la flecha. Sin embargo, cuando los maestros tienen estudiantes que jamás avanzan (y esto sucede especialmente en los Estados Unidos donde estos estudiantes asisten a las iglesias de a miles), dos cosas extrañas sucederán a la iglesia: Presten atención porque, primero, los propios maestros se volverán títeres sonrientes, cargando maletas llenas de boberías bien intencionadas; y en segundo lugar, sus estudiantes se volverán lisiados espirituales, Cristianos retardados quienes por necesidad, dependerán de alguien que los limpie y los alimente con basura de mala calidad y pre-masticada. Tal discipulado lamentable no está enviando discípulos fuertes y preparados a su peregrinaje, más bien está produciendo pseudo-imitaciones de Cristo, que dan vueltas por las pistas de carreras de los niños, y que se detienen en las mismas ‘paradas’, siempre con los mismos problemas, los cuales serán tratados por otros de la misma forma inepta. ¿Lo ven? ¡Aquí no hay expectativas o planes, ni demandas arriesgadas, ni desafíos que hagan que las personas crezcan en la gracia y la verdad!

No envidio al Pastor que se ha vendido a este sombrío trabajo aburrido y siento pena por las ovejas que aún maman de estos pechos extraños y gordos del personal que esas iglesias; porque ni los sonrientes maestros ni los discípulos lisiados permanecerán en pie ante los fuegos que, con toda certeza, vendrán sobre nosotros. Es debido a esta gran preocupación que hablo con tanta dureza esta noche. En este momento, la iglesia de Dios no puede permanecer de pie, no está permaneciendo de pie, y no lo estará. Esa, mis amigos, es una vergüenza abominable, una broma fabricada en el infierno y, lamento decir, seguramente incentivada desde el púlpito con pequeñas irrelevancias sin sentido. Magnífico o no tanto, de alto rango u otros, siento pena por el Pastor que se ha de parar frente a Jesús y dar cuentas por cada palabra vacía, por cada palabra sin poder y sin sentido que ha pronunciado. No auguro buenos resultados para esos hacedores de retrasados.

Sí, si no estás cambiando y creciendo, entonces eres un retrasado espiritual. Si no estás siendo re-armado, reorientado, renovado, refrescado, reeducado y reforzado en tu fe para entonces ser liberado y servido en tu peregrinaje, entonces estás siendo defraudado, asesinado lentamente y no llegarás a ningún lado. Te están manteniendo en tu silla de ruedas de manera intencional y estás pagando un precio muy alto por ese privilegio. Eres un retrasado espiritual y has sido alimentado y criado para eso, para lo que otros retrasados han llamado los mejores púlpitos sobre la tierra.

Debo confesar que en este momento no encuentro esperanza en mi corazón para estos Pastores perdidos, encerrados en un sistema que luce tan bien pero que es tan debilitante. Sin embargo, sí creo que hay todavía esperanza para las ovejas perdidas que están hartas de la leche materna y desean finalmente hacerse cargo de sí mismos. Sí, hay esperanza para esas ovejas, si la desean. El principio de la respuesta es sencillo: Encuentren hombres fuertes así como pasturas más verdes; encuentren Pastores con cicatrices y quemados por el sol, con una fortaleza de acero y con el corazón de Oseas y la mirada de Amós, y si tanto ellos como el pasto más verde se encuentran más allá de la colina, ¡vayan allá! ¡Ya no queda mucho tiempo! Por el bien de su pobre espíritu retardado, encuentren un buen “restaurante” que sirva alimentos integrales, que les dé de comer verduras, que mida su Masa Corporal y que los entrene y los persuada para volverse hombres musculosos, hombres de la Palabra y del Espíritu, hombres que pueden sobrevivir en el ‘campo’, formar familias y alimentarse a sí mismos, y entonces enseñarles a ellos a hacer lo mismo. ¡Encuentren por favor una iglesia como esa y vayan allí!

Los siervos de Cristo lavan los pies de los viajeros que peregrinan por este sucio mundo, y que se encuentran cada vez más cerca del corazón y de la ciudad de Jesús.

Medita: “Por eso, queridos hermanos, mientras esperan estos acontecimientos, esfuércense para que Dios los halle sin mancha y sin defecto, y en paz con él. Tengan presente que la paciencia de nuestro Señor significa salvación, tal como les escribió también nuestro querido hermano Pablo, con la sabiduría que Dios le dio. En todas sus cartas se refiere a estos mismos temas. Hay en ellas algunos puntos difíciles de entender, que los ignorantes e inconstantes tergiversan, como lo hacen también con las demás Escrituras, para su propia perdición. Así que ustedes, queridos hermanos, puesto que ya saben esto de antemano, manténganse alerta, no sea que, arrastrados por el error de esos libertinos, pierdan la estabilidad y caigan. Más bien, crezcan en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.” 2ª Pedro 3:14-18a

Ora: Señor, sé glorificado hoy en mi vida. En Tu iglesia Señor, sé glorificado hoy. En este mundo Señor, sé glorificado hoy. Acaba con esta iglesia Laodicea retardada, Señor, levantando hombres como Tú, llenos de gracia y de verdad, llenos de la Palabra y del Espíritu Santo, íntegros, sanos, fuertes y felices, y luego Señor, ¡hazme uno de ellos! Te lo pido en Tu glorioso nombre. Amén.

Saturday, March 19, 2011

Mar | 19 | Si yo pudiera regresar el tiempo...

Palabra para meditar – ESPERANZA

2 Reyes 20:9-11
Isaías le contestó: Ésta es la señal que te dará el SEÑOR para confirmar lo que te ha prometido: la sombra ha avanzado diez grados; ¿podrá retroceder diez? Es fácil que la sombra se alargue diez grados —replicó Ezequías—, pero no que vuelva atrás. Entonces el profeta Isaías invocó al SEÑOR, y el SEÑOR hizo que la sombra retrocediera diez grados en la escala de Acaz.
 

Si yo pudiera regresar el tiempo...

Previo a la destrucción del ejército de Senaquerib, en el año 14 de su reinado, Ezequías se encuentra enfermo y muriendo. Sus oraciones, sin duda, inspiraron una respuesta de Dios y ésta vino en los labios del profeta enviado, Isaías, quien dice así: “Así dice el SEÑOR: "Pon tu casa en orden, porque vas a morir; no te recuperarás.” 2ª Reyes 20:1
Estas palabras de Isaías pueden haber sido dichas, sin que él pensara ni remotamente de que habría un cambio, pero eso no hizo diferencia para Ezequías, quien con grandes lágrimas llorando expone sus razones pidiendo que se le regalen más años. El pedido que Ezequías formula entre lágrimas es otorgado y es nuevamente Isaías (quien por ese entonces se encuentra a cierta distancia, tal vez en medio de la ciudad), quien es llevado por Dios de regreso con un mensaje, algo de información médica y un milagro. ¡Que hermoso!
El mensaje era claro: “Regresa y dile a Ezequías, gobernante de mi pueblo, que así dice el SEÑOR, Dios de su antepasado David: He escuchado tu oración y he visto tus lágrimas. Voy a sanarte, y en tres días podrás subir al templo del SEÑOR. Voy a darte quince años más de vida. Y a ti y a esta ciudad los libraré de caer en manos del rey de Asiria. Yo defenderé esta ciudad por mi causa y por consideración a David mi siervo.” 2ª Reyes 20:5-6.

La información médica también era clara: “Preparen una pasta de higos. Así lo hicieron; luego se la aplicaron al rey en la llaga, y se recuperó.” 2ª Reyes 20:7. Al aplicarla durante 3 días, esta cataplasma profética probó ser la cura perfecta, ¡y natural! Noten que Ezequías iba a morir por falta de una cura natural. Noten que Dios le dijo que iba a morir sin decirle en un principio de esta cura simple y natural que incluía tres días de limpieza. La única conclusión a la que puedo llegar aquí es que Dios estaba probando ‘los músculos’ de fe de Ezequías. ¡Espero que no pruebe los míos de la misma manera! Dios es un ‘entrenador de vida’ muy duro, no hay dudas al respecto. De cualquier forma, sea cual fuere la tan miserable afección de Ezequías, invocó una oración desesperada y llena de fe, y en nuestro versículo de esta noche, la aparentemente absoluta declaración inicial de Dios sobre su inminente y pronta muerte, es factible de ser cambiada y condicional. ¡No obstante, Ezequías no sabía eso! Recordemos esto amigos, porque las cosas pueden cambiar, las situaciones pueden ser revertidas, y los cánceres pueden sanar, ¡aun en los últimos segundos! Por lo tanto, ¡continúen orando hasta que Dios de manera inequívoca, les diga que se detengan!

Ezequías, al recibir una cura natural en el mundo natural, deseaba una señal sobrenatural como sello de la intervención real de Dios, especialmente al ser una cura de sólo tres días. Así es que Dios se la otorga graciosamente. De hecho, Ezequías es llevado a probar a Dios más ampliamente, al Dios invitarlo a que decida que el tiempo avance rápidamente o que lo vuelva atrás. Por supuesto, Ezequías opta por la que él considera sería la opción “más difícil” para Dios y una señal más cierta para él. Por lo tanto dice, “¡Vuelve el tiempo atrás!”

Entonces, las sombras del reloj de sol de Ezequías se movieron ahora del ocaso hacia el amanecer, sin minimizar el poderoso milagro y convertirlo en uno de refracción de la luz, porque ¿acaso no podía Dios detener y volver el tiempo atrás por aquellos que amaba?... ¿no lo haría ahora? Por cierto, ¿no hizo Dios que el sol y la luna se detuvieran en el Valle de Ajalón? ¡Sí, lo hizo! Por eso, otro predicador ha comentado que cuando la palabra cierta e inicial sobre la tan inminente muerte de Ezequías salió del profeta Isaías, el tiempo tuvo que ser regresado para cancelar la certeza de la misma, para que una nueva palabra profética pudiera ser dicha. Así que ¿quién puede explicar todas estas cosas?

Aunque Dios no nos da ninguna explicación científica para este poderoso milagro, como dijo un comentador, es de gran aliento el tomar nota de que “Dios controla todas las sombras de nuestras vidas”. Sí, lo hace, y amigos, esta noche, al tiempo que el reloj de sus vidas se mueve hacia la oscuridad, oren mucho a su Padre, porque, ¿quién sabe?, tal vez se les permita levantarse con el sol de la mañana para darse cuenta de que, quizá, ¡Dios ha regresado el tiempo para ustedes también! ¿Por qué no iba a hacerlo? Por esa razón, ¡continúen creyendo y continúen pidiendo!

Reflexiona: “Entonces el profeta Isaías invocó al SEÑOR, y el SEÑOR hizo que la sombra retrocediera diez grados en la escala de Acaz.” (2ª Reyes 20:11)

Ora: Sin duda, fue para mi bien pasar por tal angustia. Con tu amor me guardaste de la fosa destructora, y le diste la espalda a mis pecados. El sepulcro nada te agradece; la muerte no te alaba. Los que descienden a la fosa nada esperan de tu fidelidad. Los que viven, y sólo los que viven, son los que te alaban, como hoy te alabo yo. Todo padre hablará a sus hijos acerca de tu fidelidad.El SEÑOR me salvará, y en el templo del SEÑOR todos los días de nuestra vida cantaremos con instrumentos de cuerda. (De Isaías 38:17-20).


Friday, March 18, 2011

Mar | 18 | El marketing de Dios

Palabra para meditar – CONVENCIDO

Juan 16:7-11
“Pero les digo la verdad: Les conviene que me vaya porque, si no lo hago, el Consolador no vendrá a ustedes; en cambio, si me voy, se lo enviaré a ustedes. Y cuando él venga, convencerá al mundo de su error en cuanto al pecado, a la justicia y al juicio; en cuanto al pecado, porque no creen en mí; en cuanto a la justicia, porque voy al Padre y ustedes ya no podrán verme; y en cuanto al juicio, porque el príncipe de este mundo ya ha sido juzgado.”

El marketing de Dios

Nosotros, en la era de la iglesia Laodicea, tenemos un sólo problema pero muy grande, en nuestro método Evangelístico: Dios no está con nosotros. Sé que es una declaración sorprendente, pero no creo que sea irracional.

Cuando una persona es convicta de pecado, muy en el interior de su ser, está convencida de que es pecadora, y pecadora en contra de Dios en particular; esta llena de un sentido de su propia falta de cumplimiento, de sus andrajos malolientes, de ese hedor bochornoso que, ellos saben, ha encontrado cobijo en las narices de un Dios Santo y puro. Están convencidos de su propia desnudez ante las huestes de un cielo Santo, el cual revela su gordo pecado. Están horriblemente obesos con su pecado, sin la menor idea de qué hacer; sintiendo el peso de la sombra del juicio que se acerca y está listo para caerles sobre sus cabezas con un golpe, para destrozarlos. En este estado de convicción, por primera vez, ellos se dan cuenta que se han vuelto cómplices con la oscuridad y el diablo, y están alarmados en gran medida, sabiendo que no hay nada que puedan hacer para rectificar lo que han hecho; y por eso, al estar tan desesperados, buscan la ayuda de un Salvador poderoso y misericordioso.

Ahora, si esto es convicción por el pecado, y creo que sí lo es, entonces seguramente estarán de acuerdo conmigo en que es bastante raro. Sí, nosotros en la era de la iglesia Laodicea tenemos sólo un gran problema en nuestro método Evangelístico: Dios no está con nosotros. Sé que es una declaración sorprendente, pero no creo que sea irracional.

La mayoría de las personas en nuestras iglesias están perdidas. Les hemos presentado algo muy sencillo y ellos, simplemente se han convertido a un Cristianismo cultural. Muchas de esas personas que no son salvas, pero que tienen al menos un poco de valor e integridad, algún día, con autenticidad y con ira, dejarán nuestras filas. Miles y miles de ellos lo hacen todos los años y con ellos se llevan su desconfianza y su desilusión y en realidad, ¿quién puede culparlos? Porque se les persuadió para que ingresaran a un Reino falso, en vez de convencerlos y convertirlos al verdadero Reino de Cristo.

Si vamos a publicitar el mensaje correctamente, entonces será mejor que primero abramos la puerta, enfrentemos al Hombre que ha estado tocando por tanto, tanto tiempo ¡y que compremos lo que ofrece! Sí, sorprendentemente, Jesús todavía nos ama y a pesar de que tal vez quiera vomitarnos de su boca, por la grandeza de Su silencio intuyo que todavía nos está invitando para que compremos el remedio para nuestra sanidad. Sí, tiene un costo, pero bien vale la pena pagar el precio. ¿Qué piensan ustedes?

Medita: “Escribe al ángel de la iglesia de Laodicea: Esto dice el Amén, el testigo fiel y veraz, el soberano de la creación de Dios: Conozco tus obras; sé que no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras lo uno o lo otro! Por tanto, como no eres ni frío ni caliente, sino tibio, estoy por vomitarte de mi boca. Dices: "Soy rico; me he enriquecido y no me hace falta nada"; pero no te das cuenta de que el infeliz y miserable, el pobre, ciego y desnudo eres tú. Por eso te aconsejo que de mí compres oro refinado por el fuego, para que te hagas rico; ropas blancas para que te vistas y cubras tu vergonzosa desnudez; y colirio para que te lo pongas en los ojos y recobres la vista. .” Apocalipsis 3:14-19

Ora: Señor, véndenos ese oro, véndenos esas vestiduras y luego, oh gran Oftalmólogo, ven a trabajar en nuestros ojos para que verdaderamente comencemos a ver. Por favor, vístenos con esas vestiduras de otro mundo, tan distintivas, limpias y maravillosamente blancas. Cumple aquella oración que hizo Moisés y haz profeta a todo Tu pueblo, y haznos verdaderos proclamadores del Evangelio; Oh Señor, ten misericordia de nosotros, pero envíanos persecución y haznos florecer como oro que se refina en el fuego. Finalmente esta noche, oh Dios, aunque miremos de reojo y nos alejemos de Ti, por favor atráenos a ti; abre nuestros ojos sucios y límpialos con Tu bálsamo de visión, para que la claridad llegue al fin; sí, para que la claridad y la convicción, finalmente, lleguen a nosotros. Amén.

Thursday, March 17, 2011

Mar | 17 | El último hombre en pie

Palabra para meditar – ESPERANZA

Jueces 1:1
“Después de la muerte de Josué, los israelitas le preguntaron al Señor:¿Quién de nosotros será el primero en subir y pelear contra los cananeos?”

El último hombre en pie

Luego de la muerte del general Josué, una nueva generación se levantó en Israel para conquistar la tierra prometida. Toda la gente de la generación anterior quienes habían vivido en Egipto como esclavos y habían abandonado Egipto bajo la mano redentora y victoriosa de Dios, ahora estaban muertos. Todos menos uno, y él es literalmente, el último hombre que queda en pie: Su nombre es ‘Perro’.

¡Soy amante de los perros y con esto me refiero a perros reales, perros de trabajo; sí, por supuesto que me refiero a los Border Collies! Esta raza de perros es, realmente, la mejor amiga del hombre y esto se ve principalmente por su compañerismo, su fuerza y su humilde lealtad. Así era Caleb, hijo de Jefone, de la tribu de Judá.

Este último hombre en pie es uno de espíritu admirable. Él brilla en Israel; su fuerza tiene origen en una relación personal con el Altísimo y en su vida personal santa y comprometida. Hay vida en este perro viejo, y mucha. Lo puedo ver ahora tirando de la correa: su hocico recto y verdadero, de cabello gris; sus ojos enfocados y fijos en el galardón; sus patas listas para la acción, su cuerpo tenso en expectativa, alerta y a la espera. Cabeza reverenciada de su familia, jefe de su clán y reconocido entre la tribu de Judá. Cuando la oración solicitando guía es ofrecida a Dios, la respuesta de labios del Padre es rápida y segura. Fíjense cómo dice: Después de la muerte de Josué, los israelitas le preguntaron al SEÑOR: “¿Quién de nosotros será el primero en subir y pelear contra los cananeos? El SEÑOR respondió: Judá será el primero en subir, puesto que ya le he entregado el país en sus manos”. Jueces 1:1-2

Dios no ha olvidado a este perro viejo y recompensa su fuerza y su valor. Más aún, ¡observa con regocijo cómo los perros jóvenes se cohíben ante el enemigo, y cómo este perro viejo, persigue al más grande y más malvado hasta la cima de las elevadas montañas sin ningún temor y lo toma para sí mismo! ¡Sí, así es, Judá será levantado! Caleb puede ser viejo, Caleb puede ser el último hombre que queda en pie, pero él se ha estado alimentando de la Palabra y amigos, aun a edad avanzada, ¡eso hace que cualquiera, a pesar de sus años, esté tan en forma como el perro de un carnicero! ¿Cómo piensan pasar sus últimos años? ¿En alguna casa para ancianos al lado del mar, saboreando mentitas y bebiendo tés? ¿O en lo alto de una montaña, matando gigantes y cantando “más cerca de Ti, yo estoy, mi Dios”?

Medita: “Ya han pasado cuarenta y cinco años desde que el Señor hizo la promesa por medio de Moisés, mientras Israel peregrinaba por el desierto; aquí estoy este día con mis ochenta y cinco años: ¡el Señor me ha mantenido con vida! Y todavía mantengo la misma fortaleza que tenía el día en que Moisés me envió. Para la batalla tengo las mismas energías que tenía entonces. Dame, pues, la región montañosa que el Señor me prometió en esa ocasión. Desde ese día, tú bien sabes que los anaquitas habitan allí, y que sus ciudades son enormes y fortificadas. Sin embargo, con la ayuda del Señor los expulsaré de ese territorio, tal como él ha prometido. Entonces Josué bendijo a Caleb y le dio por herencia el territorio de Hebrón. A partir de ese día Hebrón ha pertenecido al quenizita Caleb hijo de Jefone, porque fue fiel al Señor, Dios de Israel.” Josué 14:10-14

Ora: Señor, quiero ser un perro viejo, ¡y que la boca de mi espíritu esté llena de dientes que mastican con fuerza! No estaré sin dientes y cojeando entre los lisiados con artritis reumatoide, y quizá patizambo y anémico. No permitas que engorde y que mi panza arrastre hasta el suelo. Tampoco permitas que mi respirar se vuelva dificultoso, o que mi boca abierta babee sobre mi pelo entrecano apenas cubriendo mi carne carcomida y cansada. ¡No! ¡prefiero ser un perro viejo como Caleb! Listo, en forma y fuerte, todavía tirando de la correa, incluso en mis últimos años. Señor, dame un espíritu diferente y así, prepárame en mis días de juventud, para que cuando llegue a ser un perro viejo, siga peleando. Sí, restitúyeme la sanidad de aquellos años que se comieron las langostas. Lo ‘ladro’ en el nombre de Jesús. ¡Guau y guau otra vez! Amén.

Wednesday, March 16, 2011

Mar | 16 | La gracia tiene sus peligros

Palabra para meditar – GRACIA

Josué 24:13
“A ustedes les entregué una tierra que no trabajaron y ciudades que no construyeron. Vivieron en ellas y se alimentaron de viñedos y olivares que no plantaron.”

La gracia tiene sus peligros

En nuestro versículo de esta noche, el general Josué, conociendo el día en que partiría de esta vida, ha reunido a Israel para verlos, reprenderlos suavemente y recordarles su conquista.
Algo es seguro, Josué era viejo y de edad avanzada, pero en este día, en este día en particular, se le hace saber el momento de su partida. Él ha estado mirando hacia el tablero de salida y su nombre ha destellado y aparecido allí: “Por mi parte, yo estoy a punto de ir por el camino que todo mortal transita”. Josué 23:14. Luego de una vida completa, yo también quisiera estar tan cerca del Señor como para poder escucharlo frotar Sus manos y decir: “Robert, es hoy. A las 2:30 de la tarde.” ¡No puedo esperar!

Creo que el conocimiento que tenía Josué de su partida no era un resumen general de cómo resultarían los años por venir; más bien era una certeza de saber, cuando todos los “No, aún no” se vuelven “¡Sí, ahora!”. Creo firmemente que algunas personas que tienen oídos atentos, tienen la oportunidad de escuchar sus nombres en los altavoces eternos; creo que todos la tenemos, si así lo deseamos.
Josué, con sus bolsos eternos ya listos, primero les habla del Dios de la gracia, y nuestro versículo de esta noche es un testimonio de ese hecho. Esta tierra fue un regalo gloriosamente grande y misericordioso, pero el peligro de esa gracia es que, a menudo, es recibida por las personas equivocadas las cuales muestran una falta de agradecimiento tan grande, que resulta en una languidez catastrófica, de adoración distraída (¿existe esto en verdad?) la cual se derrama como cascada; y rápidamente, y siguiendo a ese estado, está la idolatría lasciva, la cual obtendrá como resultado el juicio celoso de Dios en una ira que consumirá todo. En otras palabras, si la gracia es esperada y recibida como si la mereciéramos, no ocasiona agradecimiento, lo que a su vez, hace decrecer nuestra estatura espiritual hasta tal punto que ya no intentamos alcanzar a Dios, sino más bien nos inclinamos hacia los ídolos, causando que nosotros, los ultrajadores de su gracia, seamos juzgados con toda severidad.

Ahora, lo que realmente da miedo, es que en su discurso de partida Josué los pone en una posición de elección. En efecto, hace esto diciendo: “Yo no sé a quien van a servir ustedes ‘insensatos’, pero yo y mi casa, vamos a servir al Señor”. ¡La respuesta de Israel en Siquem es de aseveración y asombro! “Nosotros también vamos a servir al Señor. ¡En verdad!” Como respuesta, Josué les advierte, les increpa y va más allá diciendo: “¡No, ustedes no pueden servirlo, porque Él es Santo y Celoso, y si ustedes lo provocan, Él se volverá contra ustedes y los destruirá!” Amigos, Josué no pudo haber sido más claro.

Así que entonces Israel, con gran claridad y confirmación, entró en el Pacto de Siquem; y como registro y testimonio del mismo se colocó una gran piedra bajo un roble que era aún más grande, un centinela silencioso de las palabras de Israel, que sólo unas pocas generaciones después, también daría testimonio del quebrantamiento de ese pacto por parte de Israel, una y otra, y otra vez, hasta que Dios, finalmente, se volvió contra ellos y a la postre, los consumió completamente y los arrojó de Su tierra, cuando antes les había hecho bien.

Para aquellos de ustedes que están leyendo esto esta noche, hay algunos recordatorios, algunas reprimendas y algunas cosas qué considerar: ¡Sea lo que fuere que hagan no se inclinen hacia la idolatría adúltera forzando a Dios para que se vuelva en su contra luego de que Él ya les ha hecho bien! Creo que la gracia, sí, especialmente la más grande gracia de Dios en Jesús, todavía está escrita en una página que lleva la marca de agua de Siquem. No abusen de ella; no la pierdan; no la falseen; no la ultrajen, porque pienso que una gracia como esta, puede traer como consecuencia, una reprimenda más grande aún que la ley.

Reflexiona: “Es imposible que renueven su arrepentimiento aquellos que han sido una vez iluminados, que han saboreado el don celestial, que han tenido parte en el Espíritu Santo y que han experimentado la buena palabra de Dios y los poderes del mundo venidero, y después de todo esto se han apartado. Es imposible, porque así vuelven a crucificar, para su propio mal, al Hijo de Dios, y lo exponen a la vergüenza pública. Cuando la tierra bebe la lluvia que con frecuencia cae sobre ella, y produce una buena cosecha para los que la cultivan, recibe bendición de Dios. En cambio, cuando produce espinos y cardos, no vale nada; está a punto de ser maldecida, y acabará por ser quemada. En cuanto a ustedes, queridos hermanos, aunque nos expresamos así, estamos seguros de que les espera lo mejor, es decir, lo que atañe a la salvación.” Hebreos 6:4-10

Ora: Nuestra declaración hacia Ti, gran Rey, es esta: “¡En cuanto a mí y a mi casa, nosotros también serviremos al Señor!”. Nuestro deseo es el honrarte, y por eso te damos nuestro corazón y nuestra alma. Aquellos de nosotros que somos las cabezas de nuestras familias, las entregamos a Ti y te imploramos a Ti esta noche, que una vez más, abras la roca cerrada y permitas que los ríos de vida fluyan por cada uno de nuestros cauces generacionales, para que Tus elegidos sean arrastrados gentilmente hacia las costas expectantes del cielo. En agradecimiento y remembranza, no avergonzaremos Tu gracia. Sobre esto, dirigimos hacia Ti nuestra oración y nuestra proclamación. Sí, lo decimos y pedimos en el nombre de Jesús. Amén y amén.