Thursday, June 30, 2011

Jun | 30 | Burros reflectores

Palabra para meditar – VER

Juan 12:14-15
“Jesús encontró un burrito y se montó en él, como dice la Escritura: No temas, oh hija de Sión; mira, que aquí viene tu rey, montado sobre un burrito.”

Burros reflectores


¡Es verdad! “Una organización protectora de los burros, con sede en Gran Bretaña, ha empezado una campaña para colocar etiquetas reflectoras en los burros de Namibia. La idea es hacer que los animales se vean más fácilmente durante la noche, evitando así los choques en las principales carreteras”. Namibia, incluso comenzando el siglo 21, tiene más de 150,000 burros solamente en la región del norte, ¡donde cada cabeza de familia posee al menos cinco! La frase “tan común como un burro en Namibia” evidentemente está bien utilizada en el idioma nativo del Norte de África. ¡Esto me hace reír muchísimo!

Verán, el problema es que los burros son y siempre han sido figuras de burla e incluso hasta figuras de total tontería. Que le digan a uno que es un “verdadero burro” en la costa sur de Inglaterra, no es ningún cumplido.

En nuestro texto para esta noche, el Rey de Reyes llega a Su capitolio terrenal montado en una figura de tontería total. No en un carruaje real, no en un caballo Bucéfalo que brame, atravesando los cielos con sus cascos estridentes… ¡no! Es un burro tonto el que lleva silenciosamente al Rey Eterno de todos los tiempos. Es una imagen débil y tonta y me parece que fue hecho a propósito, porque aquí el Rey de Reyes llega con paso firme y seguro, pero lentamente, humildemente, accesiblemente, fácil de tocar, fácil de etiquetar, fácil de ser aprehendido.

Me pregunto si incluso hoy en día, cristiano, tu Rey se ha acercado a ti de la misma manera, y no has podido reconocerlo por estar esperando que un corcel Real blanco e inmaculado se abriera camino azotando tu horizonte expectante y llegara en redención gloriosa, resuelta y preparada, embistiendo contra tus enemigos y pisoteando al diablo. Bueno, pues no hay duda de que esa magnificencia particular vendrá un día, así sea, y amén; el Salvador tatuado en el muslo viene a pisotear con Su autoridad todas las cabezas del diablo y a todos los que lo siguen, ¡pero eso no fue hoy! No, hoy, Jesús una vez más llegó montado en un burro, y tal vez por eso fue que no lo percibiste.

La verdad es, mi amigo, que Jesús aún monta en burro. Piensa en ello y a partir de mañana, cada vez que percibas ese olor desagradable y sofocante, común a todos los burros deprimentes y esclavizados a los que les han exigido mucho y a los que les han exprimido la última gota de sudor, presta más atención al jinete, porque Jesús bien puede estarte sonriendo. El que tenga oídos para oír que oiga. ¡Especialmente si son largos y parecen como tontos y de peluche! Cantando: “Hey, ho, nos vamos, montados en un burro, montados en un burro; hey, ho, nos vamos, montados en un burro”.

Medita: “Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha: "Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento; necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron." Y le contestarán los justos: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos como forastero y te dimos alojamiento, o necesitado de ropa y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?" El Rey les responderá: "Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí.” Mateo 25:34-40

Ora: Espíritu Santo, ¿me harías un favor mañana? ¿Podrías poner unas etiquetas reflectoras y números de placa en todos los burros que Jesús utilice para entrar a mi vida? Porque la verdad es que a menudo soy tan ciego como un murciélago y más tonto que una mula. Por favor, dame oídos grandes como los de un burro, para que pueda oír Tu voz. ¡Arre, arre! Amén, aleluya y buenas noches.

Wednesday, June 29, 2011

Jun | 29 | El toque y el retorno de “la trampa de Hickory Holler”

Palabra para meditar – BONDAD

Santiago 1:27
“La religión pura y sin mancha delante de Dios nuestro Padre es ésta: atender a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y conservarse limpio de la corrupción del mundo.”

El toque y el retorno de “la trampa de Hickory Holler”


Fue Dallas Frazier, un antiguo recolector de algodón de Spiro en Oklahoma, quien escribió la vieja canción country “The Son of Hickory Holler’s Tramp”, una hermosa balada para reflexionar, cantada por primera vez por OC Smith, luego por Kenny Rogers y después por otros tantos. En esencia, la canción es la historia de una madre de catorce hijos “obligada” a prostituirse cuando su esposo la abandona. ¡Qué canciones las de estos días! Uno de los versos dice así:

Cuando papi se fue y la miseria golpeó nuestra familia
Ningún vecino nos tendió su mano compasiva
Así que pueden murmurar todo lo que quieran, ella nos amó y ella nos educó
La prueba está aquí, un hombre hecho y derecho

¡Ah! Puede ser sensiblería country maravillosa, no obstante, este verso de la balada hace un increíble comentario social: “cuando no se dispone de ayuda, ¡la gente hace lo que sea para salir adelante!”. Dios está plenamente consciente de esto e incluso al tiempo que apoya la justicia social, deja espacio para una comprensión misericordiosa en esto cuando dice: “No se desprecia al ladrón que roba para mitigar su hambre; pero si lo atrapan, deberá devolver siete tantos lo robado, aun cuando eso le cueste todas sus posesiones.” (Proverbios 6:30-31 VRV). No hay excusa para el pecado aquí, pero hay comprensión. Jesús entiende. ¿Ven eso? Sin embargo, me pregunto si, cuando estemos delante de nuestro Hacedor, ¿no serán los gestores del clima social de pecado, (más que los que lo practiquen), quienes tendrán mucho más por lo cual responder de lo que se dan cuenta? Eso me pregunto.

Me parece entonces, que no sólo los individuos sino las comunidades enteras, incluso las vastas sociedades, participan en las leyes de la siembra, la siega y la reciprocidad. Basta con decir que si no hacemos provisiones para que las personas sobrevivan y puedan sustentar a los suyos, entonces debemos prepararnos para las consecuencias. No amigo, no soy un liberal simpatizante, soy un seguidor de Cristo, quien claramente nos dice lo que es realmente delante de Sus ojos la “religión pura”, y gústenos o no, tiene una cara social al igual que una libre de pecado.

Por supuesto que hay muchos problemas gigantescos que atravesar y rodear, pero aun así, este barco de la justicia social debe emprender el viaje y hasta donde leo, este barco de la justicia social está bajo el comando de Cristo y de Sus seguidores, no del gobierno. No señor, este barco está tripulado por la iglesia y no por el mundo. Escucho a algunos de ustedes gritar: “¡Evangelio social! ¡Evangelio Social!”, y de nuevo mi respuesta es, “pues por supuesto que lo es, ¡vayan y lean su Biblia!”.

La religión pura está involucrándose y amando al impuro. La religión inmaculada está tocando a los terriblemente sucios y les está prestando su ayuda. Entonces la religión, pura e inmaculada, se encuentra al ocuparnos de este desastre que es la humanidad. Tenemos que empezar haciendo de esto algo mejor. No es un pensamiento alegre pero debo decirles que, en esta noche, mientras duermen, decenas de miles de personas en este mundo morirán de hambre, otros partirán hacia la eternidad y aun a otros miles más les robarán sus bienes, su virginidad, sus objetivos, sus familias, sus sueños y sus amores, y como consecuencia, morirán en una desesperanza desventurada.

Aquí en Occidente tenemos mucho que agradecer, especialmente el regalo de la posibilidad. Aquí al menos tenemos la esperanza de un mañana mejor. Entonces en esta noche cuando te vayas a dormir, recuerda que todas las cosas son posibles en el toque y en el cambio de otros amigos que en sí mismos están pidiendo desesperadamente ayuda y cambio. Quisiera desafiarte a que pensaras en esto, y que mañana, tal vez puedas considerar la posibilidad de escoger un proyecto social al que puedas vincularte, y luego llevarlo a cabo con todas tus fuerzas, en el nombre y con el amor de Jesús. Bien sea a nivel local o internacional, lleva el Evangelio a los que han sido golpeados por la pobreza, y tiéndeles una mano. Mostrémosle al mundo que los buenos vecinos no han desaparecido de la faz de la tierra. ¡Hagamos que Jesús se sienta orgulloso de nosotros!
Cuando papi se fue y la miseria golpeó nuestra familia

Ningún vecino nos tendió su mano compasiva

Medita: “Escuchen, mis queridos hermanos: ¿No ha escogido Dios a los que son pobres según el mundo para que sean ricos en la fe y hereden el reino que prometió a quienes lo aman? ¡Pero ustedes han menospreciado al pobre! ¿No son los ricos quienes los explotan a ustedes y los arrastran ante los tribunales? ¿No son ellos los que blasfeman el buen nombre de aquel a quien ustedes pertenecen? Hacen muy bien si de veras cumplen la ley suprema de la Escritura: Ama a tu prójimo como a ti mismo.” Santiago 2:5-8

Ora: Sin duda alguna Señor, muchos de nosotros iremos a la cama satisfechos una vez más con los recipientes de Tu generosidad en todas sus muchas formas. En esta noche también, muchos otros se acostarán con hambre y se despertarán para enfrentar otro día de desesperación. Ten compasión de mí Señor, y fortaléceme durante esta noche como preparación para el día de mañana, cuando, de acuerdo con Tu voluntad y misericordia abundante, me levantaré con el Hijo y seré el buen vecino que con toda seguridad debería ser. ¡Amén y amén!

Tuesday, June 28, 2011

Jun | 28 | La emoción de la moción - “Zoom, Zoom!”

Palabra para meditar - VOLAR

1 Corintios 15:51-52
“Fíjense bien en el misterio que les voy a revelar: No todos moriremos, pero todos seremos transformados, en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque final de la trompeta. Pues sonará la trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos transformados.”

La emoción de la moción - “Zoom, Zoom!”

La banda Fat Larry’s Disco Funk apareció en la década de 1980 con un hit grandioso y muy sencillo llamado “¡Zoom!”. ¡Qué palabra tan interesante sobre la cual escribir una canción!
El diccionario Webster define la palabra “Zoom” al relacionarla con una aeronave, como “subir durante un corto tiempo en un ángulo superior que el que puede mantenerse en vuelo directo, de modo que la máquina es llevada hacia arriba a expensas de la energía cinética acumulada”. ¡Pero por supuesto! ¡Ahora sabemos y nos sentimos mucho mejor al saber lo que significa hacer “zoom”! ¡Qué palabra tan interesante para ser utilizada en una canción y luego en publicidad!
Los fabricantes de los automóviles Mazda se han beneficiado de su campaña de mercadeo global que ha hecho énfasis en “las experiencias de conducción estimulantes para los clientes que recuerdan la ‘emoción de la moción’ que se sintió por primera vez siendo niño”. ¡Zoom! Es el sentimiento de “el viento en tu cabello” que percibes cuando montas a caballo en un día frío de otoño, la sensación de libertad que proviene de cruzar un camino rural de madera en un convertible impecable, o el estímulo que se produce en una montaña rusa. ¡Zoom-zoom! ¡Qué mercadeo tan astuto! Habiendo dicho esto, si todo ese bombo fuera verdad, ¿no quisieras que tu vida tuviera un poco más de ese zoom-zoom? Yo sí.

La verdad es que esta noche, mientras te recuestas en el abrazo acogedor de tu cálido colchón de resortes y te cubres con el edredón lleno de plumas, colocas las sábanas sobre tu cabeza, das tu última respiración mientras aún estás despierto y pasas velozmente al mundo de los sueños, ¡vas a estar deseando un poco más de ‘zoom-zoom’ en la mañana! Sin embargo, cuando suene la alarma, la habitación oscura, la lluvia cayendo y golpeando en tu ventana, y el frío suelo que espera a tus pies adormecidos, serán un trío de advertencia, intentando disuadirte de que te quedes en la cama y te refrenes del aburrimiento a menudo terrible de ese recorrer un “otro nuevo día” que aguarda por ti. ¡triste-triste! Sin embargo, aun cansado, deberás forzarte a encontrarte con el día, porque las facturas siempre son pesadas y necesitan ser pagadas. Si eres como la mayoría de personas, una ducha caliente y copiosas cantidades de café serán el único combustible capaz de convertir tu mañana en algo consciente. ¡Qué lastimosa resurrección! ¡Sin duda un zoom-zoom!

Permítanme ser amablemente mórbido e invitarlos a imaginar en esta noche, sin embargo, que están recostando a su muy agotado y desgastado ‘yo’ en una tumba. Un día tendrán que hacerlo y aunque el alma y el espíritu puedan estar conscientes, ese sueño del cuerpo aparentemente largo pero en realidad muy corto, sólo durará hasta el gran día señalado, cuando los labios de Jesús besarán tu suave mejilla y te dirán como la ‘esposa’ que eres: “¡Levántate, amiga mía, amada mía, y ven. Porque he aquí ha pasado el invierno, se ha mudado, la lluvia se fue; se han mostrado las flores en la tierra, el tiempo de la canción ha venido y en nuestro país se ha oído la voz de la tórtola. La higuera ha echado sus higos, y las vides en cierne dieron olor; levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven...!” (Cantares 2:10-13 (NVI). Hay una resurrección por la que debemos esperar y si pudiera yo resumir el mandato que nuestro amado Jesús nos da a los que dormimos en esta noche y un día recostaremos nuestros cuerpos en el polvo aguardando el nuevo reencuentro del cuerpo, el alma y el espíritu, simplemente diría esto… “¡Zoom-zoom!”.
¡Aleluya! Cuando Jesús grite “¡Zoom! ¡Zoom!” los muertos que hayamos dormido en Él nos levantaremos con tal vigor en nuestros una vez decaídos cuerpos, con tal energía jubilosa, desbordando y vibrando con toda nuestra alma y estallando en nuestro espíritu, que nunca más volveremos a ver ni a la muerte ni a todas sus sombras de agotamiento, putrefacción y repentina pesadez. Porque el ángel de Dios descenderá con un grito y nosotros ascenderemos con un grito de alegría similar que pronunciará el más grande de todos los “Amén” vivientes, y el infierno mismo se estremecerá con la fuerza de tal exclamación, y sus muros asediados caerán con los gritos, mientras que a la vez, la luna y las estrellas saldrán a jugar y nosotros, con los rayos de la luna, danzaremos al caer la tarde acompañados de ángeles cantando cubiertos en pétalos de rosa, pues la resurrección del Hijo, de la que por tanto tiempo se habló, ahora brilla en lo alto del que alguna vez fuera el cielo de medianoche. ¡Zoom-zoom!

Que el día de mañana sea animado por la esperanza de estas dos sencillas palabras: ¡zoom-zoom!
Aquí está la letra de la canción “Zoom” de Fat Larry. ¡Diviértanse!
¡Zoom! solo una mirada y entonces mi corazón dio un vuelco
De repente; ya estábamos en la luna
Volando alto en el cielo de neón, oh, oh


¡Bang!, un solo toque y
Todas las campanas de la iglesia sonaron
El cielo llamó y los ángeles cantaron
El sol brillaba en el cielo de la mañana, oh, oh

(CORO)
¡Oh! ZOOM, espantaste el día
Al mediodía, la luna y las estrellas salieron a jugar;
Entonces todo mi mundo hizo zoom
(Altos como el arco iris mientras volábamos
Más y más rápido y éramos más altos que lo alto
Por una vez en mi vida fui finalmente libre
Y tú hiciste posible eso)


Rayos de luna bailando en la tarde
Sombras que soplan mientras las rosas florecen
Mirando hacia abajo en un país de maravillas

Muá, sólo un beso y ya estaba allá
De pronto no había vuelta atrás
Todo mucho más lejano que la estrella más brillante, oh, oh, oh

Medita: “Porque lo corruptible tiene que revestirse de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad. Cuando lo corruptible se revista de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad, entonces se cumplirá lo que está escrito: La muerte ha sido devorada por la victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley. ¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo! Por lo tanto, mis queridos hermanos, manténganse firmes e inconmovibles, progresando siempre en la obra del Señor, conscientes de que su trabajo en el Señor no es en vano.” 1ª Corintios 15:53-58

Ora: Señor, en esta noche te pido por favor que vengas a volar conmigo en mis sueños y me tomes en Tus brazos. Con un dulce beso, arranca de mí la incapacidad de mi corazón y lléname con Tu energía en los días por venir, en mi mañana inmediato y también en mi mañana eterno. Zoom-zoom, Señor. ¡Zoom-zoom!

Monday, June 27, 2011

Jun | 27 | Jecolías de Jerusalén

Palabra para meditar – ORACIÓN

2 Reyes 15:1-2
“En el año veintisiete del reinado de Jeroboam, rey de Israel, Azarías hijo de Amasías, rey de Judá, ascendió al trono. Tenía dieciséis años cuando comenzó a reinar, y reinó en Jerusalén cincuenta y dos años. Su madre era Jecolías, de Jerusalén.”

Jecolías de Jerusalén


El antiguo sistema patronímico de los nombres, utilizado con los hijos galeses, eventualmente condujo a un buen número de personas a tener el mismo nombre y a vivir en la misma localidad, aunque no tenían la menor relación sanguínea. Como ayuda para distinguirse unos de otros, fueron más tarde identificados tanto por su nombre como por su ocupación. Así, Dai el conductor de tren de la localidad bien podría llamarse “Dai el Vapor”, mientras que su vecino el director de pompas fúnebres podría haberse llamado “Dai el Cofre”, el panadero “Dai el Pan”, y así sucesivamente. Podemos suponer de nuestro versículo de esta noche que Jecolías era un nombre común, y que las personas no se distinguían tanto por su ocupación sino por su localidad. Ingresando al escenario entonces, por la puerta de la izquierda, tenemos a “Jecolías de Jerusalén”.

La Biblia dice muy poco sobre esta mujer, de hecho sólo es mencionada a causa de su relación con su famoso esposo, y en este caso con su hijo aún más famoso. Sin embargo, yo diría que su nombre lleva la marca de la realeza y me pregunto si tal vez de su comportamiento, su destino y su progenie. Después de todo, con toda seguridad ser llamada “Jecolías de Jerusalén” era un gran honor, porque no sólo recibía el nombre de la ciudad del gran Rey sino que su nombre significa el “poder y la perfección del Señor”. Y a tí, ¿qué te parecería tener un nombre así, para tener que vivir de acuerdo con él?

Jecolías de Jerusalén sobrevivió a su esposo y fue una madre maravillosa para el joven rey Uzías. Algunos dicen que Uzías podría no haber sido el primer nacido de Amasías, sin embargo la gente lo aceptó y lo hizo rey. Si este es el caso, entonces Jecolías de Jerusalén lo había preparado bien, porque este rey gobernó bien durante 52 años y sin duda alguna las oraciones y consejos de Jecolías de Jerusalén siempre estuvieron disponibles para él. Así que Uzías, hijo de Jecolías de Jerusalén, pupilo de Zacarías, puso a marchar de la mano a su prosperidad y a su piedad, y fue bendecido. Un gran general, una maravilla de guerrero, un granjero fantástico, un constructor brillante, un tipo de grandes fortificaciones y de una fama incluso superior. Sí, nada podía ser superior, ni más grande para el Rey Uzías, un hombre de torso musculoso y quijada cuadrada.
Me pregunto si antes del gran castigo a este gran rey, esa Jecolías de Jerusalén había muerto. No lo sé, pero no me sorprendería, porque detrás de todo gran hombre, no sólo hay una mujer sorprendida, sino usualmente una amorosa, una que ha sufrido durante mucho tiempo y una que ha orado; y mis amigos, cuando un guerrero orador del amor deja el campo de la gracia, puede realmente convertirse en un tiempo muy precario, porque aquellos que antes han pisado serpientes, han podido hacerlo gracias a que esas serpientes anteriormente habían sido sometidas de manera notable a través de la oración. ¡Oh! ¡Cuánto anhelo la oración persistente de las viejecitas que pueden mover montañas alrededor de una taza de té!

En cualquier caso, Uzías se envanneció. Parecería que no hubiera quedado nadie a su alrededor, que tuviera la autoridad para darle la reprimenda que necesitaba. Y por eso pecó en contra del Señor entrando al santuario de Su Templo Santo y quemando incienso él mismo en persona, sobre el altar del incienso. Azarías, el sumo sacerdote, se fue a buscarlo con ochenta sacerdotes del Señor, todos hombres valientes que confrontaron a Uzías diciendo: “No te corresponde, Uzías, quemar incienso al Señor. Ese es trabajo exclusivo de los sacerdotes, de los descendientes de Aarón que han sido escogidos para este trabajo. Sal del santuario, has pecado. El Señor Dios no te honrará por esto”. Pero Uzías, que estaba sosteniendo el incensario, se enfureció. Y mientras estaba allí encendido de ira contra los sacerdotes, la lepra, como un acné devorador de la carne, de repente apareció en su frente. Cuando Azarías, el sumo sacerdote, y los otros sacerdotes vieron la lepra, sacaron de inmediato a Uzías del templo. Como pueden imaginar, el mismo Uzías estaba ansioso por salir también, porque el Señor lo había abofeteado. Sí, el Señor lo había abofeteado severamente. Entonces el Rey Uzías terminó con lepra hasta el día en que murió, viviendo en aislamiento, excluído del templo, muriendo solo e incluso enterrado no con sus ancestros sino a un lado de ellos, en un campo cercano.

Me pregunto si las oraciones y el consejo de Jecolías de Jerusalén lo llevaron al trono, lo sostuvieron allí y también lo hicieron próspero allí. Me pregunto si ella le dio una buena bofetada de vez en cuando. Me pregunto si su ausencia, su falta de oraciones y de una bofetada amorosa llevaron a que su mente se ennorgulleciera, trayendo la subsiguiente ceguera en sus ojos y el envenenamiento de su corazón. Eso me pregunto.

A todas las Jecolías de Jerusalén les digo, “vivan de acuerdo con su nombre y sigan intercediendo por sus hijos”. Oh, y mientras estén orando por ellos, por favor... ¡recuérdenme!

Medita: “Al orgullo le sigue la destrucción, y a la altanería, el fracaso.” Proverbios 16:18

Ora: Señor, llena nuestras vidas con muchas Jecolías. Te lo pedimos en el nombre de Jesús. Amén.

Sunday, June 26, 2011

Jun | 26 | Ocuparse del “Die Falscher”

Palabra para meditar – PROTEGER

3 Juan 1:4
“Nada me produce más alegría que oír que mis hijos practican la verdad.”

Ocuparse del “Die Falscher”


El corresponsal del Times, Lawrence Malkin, ganador de varios premios, publicó en el año de 2006 un libro titulado Krueger’s Men (Los hombres de Krueger), la historia real de la Operación Bernhard. Rápidamente, el libro se convirtió en una apasionante película que compitió en el Festival de Cine de Berlín en el año 2007. La película se llamó Die Falscher o Los Falsificadores.
El mayor Bernhard Krueger, un ingeniero de la SS quien se caracterizaba por ser ‘conspicuamente correcto’ siempre, dirigió una línea de producción de prisioneros judíos en el campo de concentración de Sachsenhausen en Berlín. La Operación Bernhard recibió su mismo nombre y su propósito como operación Nazi era el de desestabilizar la economía británica inundando la nación con billetes falsos de £5, £10, £20, y £50 del Banco de Inglaterra. Desde 1942 hasta 1945, los Nazis produjeron más billetes de libras que todas las reservas que había en las bóvedas del Banco de Inglaterra, algo como 132 millones de libras, equivalentes en el 2008 a ¡más de 3 mil millones de libras! El plan era que la fuerza aérea alemana arrojara el dinero sobre Gran Bretaña, pero finalmente no fue utilizado para esto, sino para financiar la maquinaria bélica defectuosa, pagar a muchos de sus espías, ayudar a sus criminales de guerra prófugos y financiar su viaje a otros países. Gran parte de este dinero terminó finalmente en el fondo del Lago Toplitz, pero Malkin también cree que otra parte fue utilizado por el movimiento clandestino israelí para financiar la creación de Israel en términos de su ejército, su infraestructura y el regreso de la Diáspora judía.

A pesar de que la fuerza aérea alemana estaba casi destruida y por lo tanto no pudo arrojar los billetes falsificados sobre Gran Bretaña, su uso en el exterior por parte de los Nazis fue extendido y desenfrenado, tanto, que el Banco de Inglaterra y Gran Bretaña, con el fin de impedir que las falsificaciones infectaran la economía, impusieron un bloqueo en tiempos de guerra a la entrada al país, de billetes de £5 y denominaciones superiores.

Por supuesto, tenemos aquí una metodología de ataque y también un principio de protección para nosotros, que debemos tener presente. Disculpen el juego de palabras pero francamente, pienso en estos días malos y descabellados en los que vivimos, y creo que necesitamos poner en práctica ese principio, ¡con urgencia!

Espero que el método de ataque espiritual sea claro. Si deseas alterar y destruir una economía espiritual, entonces inunda el mercado con bienes fraudulentos y falsificados de tan alta calidad, que incluso ellos mismos se crean la “mercancía real”. Esto siempre ha sucedido, esto está sucediendo el día de hoy y creo que va a pasar mucho más a medida que nos acerquemos al fin de los tiempos.

Es poco lo que puedes hacer para detener semejante invasión codiciosa y engañosa, excepto examinar completamente la fuente y la calidad de los productos en oferta. Esto sólo puede hacerse bloqueando la exportación de semejantes gorgojos espirituales destructivos y desalentando la importación de los mismos. ¡Por favor! ¡No traigas aquí otra vez esa basura destructiva!

¡La iglesia no es un régimen totalitario, ni tampoco es una agencia gubernamental con facultades de emergencia para imponer bloqueos y cuarentenas! Sin embargo, los líderes de la iglesia sí tienen la autoridad, sí tienen la necesidad, sí tienen incluso el deber sagrado, tanto de excluir como de examinar cualquier enseñanza desde el púlpito que pueda destruir la economía general de la iglesia local, que se alimenta y se nutre, se guía y dirige a través de la Palabra predicada. El púlpito necesita ser protegido y salvaguardado de tales infecciones insidiosas y fatales.
No nos dejemos engañar. El diablo está afuera en el mundo para destruir nuestra economía espiritual. Hasta ahora, está haciendo un excelente trabajo. ¡Líderes! Deben levantarse y proteger el púlpito antes de que sea demasiado tarde.

Medita: “En el pueblo judío hubo falsos profetas, y también entre ustedes habrá falsos maestros que encubiertamente introducirán herejías destructivas, al extremo de negar al mismo Señor que los rescató. Esto les traerá una pronta destrucción. Muchos los seguirán en sus prácticas vergonzosas, y por causa de ellos se difamará el camino de la verdad. Llevados por la avaricia, estos maestros los explotarán a ustedes con palabras engañosas. Desde hace mucho tiempo su condenación está preparada y su destrucción los acecha. Dios no perdonó a los ángeles cuando pecaron, sino que los arrojó al abismo, metiéndolos en tenebrosas cavernas y reservándolos para el juicio. Tampoco perdonó al mundo antiguo cuando mandó un diluvio sobre los impíos, aunque protegió a ocho personas, incluyendo a Noé, predicador de la justicia.” 2ª Pedro 2:1-5

Ora: Señor, ayúdanos a ser conscientes de todas las tácticas de plena guerra, y permítenos ser astutos y sabios al enfrentarnos al Die Fascher. Te lo pedimos en el nombre de Jesús. Amén.

Saturday, June 25, 2011

Jun | 25 | El rostro regordete de la pobreza y la píldora dietética de la posibilidad práctica

Palabra para meditar – OPORTUNIDAD

Gálatas 2:10
“Sólo nos pidieron que nos acordáramos de los pobres, y eso es precisamente lo que he venido haciendo con esmero.”

El rostro regordete de la pobreza y la píldora dietética de la posibilidad práctica


El Instituto para los Estudios Fiscales, un instituto de investigación que existe para proporcionar análisis económicos de alta calidad, independientes de gobiernos, partidos políticos o cualquier otro interés personal, produjo un reporte en 2008 que mostraba cómo los ingresos domésticos habían cambiado de manera sustancial en el Reino Unido desde 1961, indicando, primero una brecha cada vez mayor entre los ricos y los pobres, y segundo la trampa ineludible, vinculante y denigrante de la que la clase inferior de la sociedad, cada vez mayor, jamás podrá salir. De hecho, un estudio del 2008 hecho con adolescentes en Escocia, mostraba que sus dos preocupaciones más importantes al salir de la escuela, eran ¡la pobreza y el estar sin hogar! ¡Ah! Y antes de que algunos de mis más queridos y correctos amigos digan algo, el mundo en el que podías lograrlo todo trabajando duro, prescindiendo y ahorrando tus centavos, hace mucho tiempo dejó de existir. Alguna clarificación sobre este triste estado de las cosas también nos viene de Mark Easton, editor para la BBC, quien señaló que: “Gran Bretaña ostenta la para nada envidiable reputación de tener la peor movilidad social de cualquier nación industrializada. Lo que es más, se dice que las posibilidades de que un joven salga de su miseria, son menores hoy en día de lo que lo fueron hace cincuenta años”.

Fue el cuáquero y activista cristiano, Seebohm Rowntree, quien en la década de 1950 realizó muchos estudios sociales, especialmente en su pueblo natal de York, en donde tomó los materiales que recibían aquellos de las casas pobres y los definió como “la canasta básica familiar”. Cualquiera que no tuviera los medios de procurarse esta susodicha canasta, era considerado pobre. En el 2008, la “pobreza” en el Reino Unido fue definida como cualquier persona que recibiera un ingreso de menos del 60% del salario promedio nacional. En ese entonces la cifra fue del 20% de toda la población, ¡y estaba aumentando!

Es cierto que los pobres siempre van a estar con nosotros. Sin embargo, ¡eso no significa que deberíamos vivir con esa situación! Los cristianos como Rowntree y Cadbury, personas con riqueza, poder, visión y chocolate (¡gracias Jesús!) se aseguraron de que el Evangelio tuviera un impacto y cambiara la sociedad para bien. Nosotros los cristianos, incluso nosotros los cristianos de un fervor apocalíptico de los últimos tiempos, deberíamos, no obstante, estar haciendo exactamente lo mismo. No nos atrevamos a sacrificar nuestro deber con los pobres sobre la base del regreso inminente de Cristo.

En el año 2008, se sugería que los dos primeros peldaños en la escalera para el escape del abismo de la pobreza, eran la buena educación y los buenos oficios de los padres. Ambos son buenos, ambos son necesarios, sin embargo, incluso ahora, pienso que los escalones están podridos. Hacia el final del siglo veinte, el asesinato de la familia y de todos sus valores, unido a comienzos del siglo veintiuno con el despojo del valor de muchos de sus bienes, ha conducido de manera sustancial a esa espantosa decadencia de ese primer escalón de los padres. En cuanto a la educación, bueno, no hay demasiados hogares golpeados por la pobreza que quieran esclavizar aun más a sus hijos a la deuda estudiantil masiva y en cualquier caso, abundan las buenas notas, los buenos títulos y las calificaciones profesionales, y el problema de la pobreza sigue siendo elevado y sigue aumentando.

Puede haber sido el primero y el único indicador de pobreza reconocido a nivel nacional, pero la canasta familiar de Rowntree de alguna manera se equivocó al proporcionar un análisis correcto de la situación, en que no dio cuenta de factores claves como, el conocimiento de lo que eran los alimentos nutritivos, dónde encontrarlos y dónde encontrarlos a los mejores precios.

Agreguémosle a esto la posibilidad de ir a comprarlos y llevarlos hasta la casa, y entonces aparecerán ante nosotros los niños Victorianos de apariencia demacrada y enferma, y con la cara sucia. Hoy en día, por supuesto, la pobreza tiene un rostro regordete, porque la imagen de la mala nutrición de hoy en día, es la de la obesidad de un rostro McDonalds lleno de granos. Sí, hoy en día, la pobreza tiene a menudo un rostro regordete. Hoy, necesitamos una medida de la pobreza diferente y más holística, y con ello, una posibilidad de escape mucho mejor.

Gústenos o no, los problemas y las oportunidades son globales tanto en contexto como en influencia. No obstante, se debe relacionar y manejar esa oportunidad global a través de una visión nacional y a su vez, esa visión nacional debe estar unida tanto a la inversión local como a la oportunidad creada. La oportunidad creada es por supuesto una oportunidad muy simple y práctica, y esto mis amigos, es la mejor píldora dietética para enfrentar la pobreza regordeta. Creo que nosotros los cristianos necesitamos tanto fabricar como administrar esta píldora, porque si no nos ocupamos de este problema de la pobreza regordeta, entonces una vez que el opio del entretenimiento en todas sus variadas formas pase, veremos un incremento en la “solución” trillada de la revolución y la guerra, incluso en nuestras costas, para despejar el terreno una vez más.

Yo soy un cristiano de los últimos tiempos. Me estoy preparando para el regreso del Rey Jesús. Así que espiritual, emocional y físicamente, para mi sociedad y para esta generación, estoy buscando proporcionar la píldora de la posibilidad de escape de la pobreza; sí, de la pobreza en todas sus formas desnutridas y menospreciantes. No nos equivoquemos en esto, es esta píldora de la posibilidad, de la oportunidad creada, la que deberá conducir la visión nacional y de esta manera capacitarla para que aproveche la oportunidad global. Nosotros los cristianos estamos a la raíz de la solución.

Para ese fin, creo que la iglesia local debiera ser el mejor lugar para la familia y la educación, el mejor lugar en el que las personas de esperanza, libres y capacitadas, puedan proporcionar la píldora de la posibilidad a los pobres. Necesitamos crear oportunidades para el crecimiento, en todo nivel local. Creo que la generación de los últimos tiempos no se acobardará, sino que en el nombre de Cristo, se llenará de poder y se desbordará y florecerá con una posibilidad práctica de “podemos hacerlo”. Mañana, entonces, ¡levántate Iglesia de Dios! Porque, subrayen mis palabras, si no somos la solución, entonces el problema nos devorará.

Medita: “Ahora escuchen, ustedes los ricos: ¡lloren a gritos por las calamidades que se les vienen encima! Se ha podrido su riqueza, y sus ropas están comidas por la polilla. Se han oxidado su oro y su plata. Ese óxido dará testimonio contra ustedes y consumirá como fuego sus cuerpos. Han amontonado riquezas, ¡y eso que estamos en los últimos tiempos! Oigan cómo clama contra ustedes el salario no pagado a los obreros que les trabajaron sus campos. El clamor de esos trabajadores ha llegado a oídos del Señor Todopoderoso. Ustedes han llevado en este mundo una vida de lujo y de placer desenfrenado. Lo que han hecho es engordar para el día de la matanza. Han condenado y matado al justo sin que él les ofreciera resistencia.” Santiago 5:1-8

Ora: Señor, te esperamos. Señor, anhelamos tu venida, y nos preparamos para tu llegada. Hacemos esto con esperanza, con poder redentor, lo hacemos creando oportunidades y dando a luz a la posibilidad. Haznos prosperar en esto nuestro Señor. Te lo pedimos en el nombre de Jesús. Amén.


Friday, June 24, 2011

Jun | 24 | ‘Quedándonos por ahí’ para saborear el buen vino

Palabra para meditar – SABOREAR

Cantares 4:10
“¡Cuán delicioso es tu amor, hermana y novia mía! ¡Más agradable que el vino es tu amor, la fragancia de tu perfume”

‘Quedándonos por ahí’ para saborear el buen vino

La edad de una botella de vino tiene una importante relación con su carácter, es decir, con su sabor, su color y su bouquet; lo que a su vez, me parece, manifiesta su impacto en mi paladar en términos de belleza, balance ¡y cuenta bancaria! Digo mi cuenta bancaria porque he probado vinos más viejos y más dulces que me han costado grandes sumas de dinero, y francamente no saben tan bien como unas variedades mucho más económicas. Esto no es una simple observación subjetiva sino una realidad probada y objetiva. El costo material no hace que un vino más añejo sepa mejor; no, es mucho, mucho más que eso lo que llega a hacer que un vino sea excelente.
No todos los vinos por supuesto mejoran con el tiempo, sólo unos comparativamente pocos vinos parecen tener la capacidad de transformarse para alcanzar un sabor añejo, manteniendo a la vez un vigor interior estimulante que se siente en la punta de la lengua. No siempre se puede saber cuáles vinos adquirirán todo esto, pero contando con que la cosecha sea buena, es la combinación del tiempo, la temperatura y la clase adecuada de herramientas ambientales las que propiciarán una oportunidad al vinicultor Maestro para suavizar cualquier característica fuerte del vino, y convertirla en algo delicado, algo suave y algo aterciopelado al paladar. Para saborearlo, no obstante, escuchen, para saborearlo y disfrutarlo, realmente tienen que ‘quedarse por ahí’.
Tengo que confesarles que no sé mucho sobre vinos; sin embargo, sé un poco sobre las personas. En este conocimiento adquirido y creciente que he acumulado con los años, he observado que cuando un hombre finalmente empieza a beber una gran botella de vino, su rostro refleja un gozo sutil y refinado, y que todo su ser y sus extremidades parecen dar saltos con una fuerza renovada. Les digo que si están seguros de las raíces, seguros de los frutos y seguros del resplandor de la gracia de Dios, entonces bien vale la pena quedarse por ahí para ver a Dios finalmente descorchar Su vendimia.

Me pregunto si las Escrituras sugieren que no hay nada mejor para un pobre hombre amargado, que una dulce licorera llena de un exquisito vino tinto de vendimia.

Medita: “Dales licor a los que están por morir, y vino a los amargados.” Proverbios 31:6
“...El vino que alegra el corazón, el aceite que hace brillar el rostro, y el pan que sustenta la vida.” Salmos 104:15

Ora: Señor, si hay algo que necesitamos en nuestra vida, es que quites de nosotros la insensatez y nos ayudes a adherirnos a ti. Danos fe, valor y tenacidad el día de hoy y en los años por venir, para que ‘nos quedemos por ahí’ y probemos la vendimia descorchada. Te lo pedimos en el nombre de Jesús. Amén.


Thursday, June 23, 2011

Jun | 23 | Quitando el hoyo de observación del leproso

Palabra para meditar – RESTAURAR

Lucas 5:12-15
“En otra ocasión, cuando Jesús estaba en un pueblo, se presentó un hombre cubierto de lepra. Al ver a Jesús, cayó rostro en tierra y le suplicó: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Jesús extendió la mano y tocó al hombre. Sí quiero —le dijo—. ¡Queda limpio! Y al instante se le quitó la lepra. No se lo digas a nadie —le ordenó Jesús—; sólo ve, preséntate al sacerdote y lleva por tu purificación lo que ordenó Moisés, para que sirva de testimonio.’

Quitando el hoyo de observación del leproso



La iglesia parroquial de San Pedro en el pequeño poblado de Twineham está asentada entre los verdes árboles de Inglaterra, no muy lejos de la base de South Downs de Sussex Oriental. El primer Rector titular se encuentra enlistado en el siglo trece y la pila de piedra data del mismo período. Aparte del área exageradamente grande del cementerio rentado por los cuáqueros no conformistas, por un alquiler nominal de unos cuantos peniques, y de las últimas cabeceras de cama en madera, utilizadas como señaladores de tumbas en lugar de lápidas (una práctica aparentemente sólo vista en Sussex), entre todos los otros rasgos fascinantes de esta iglesia encontré dos hoyos en las paredes de la iglesia que me resultaron absolutamente intrigantes. El guardia de la iglesia que me mostró el lugar, me dijo que en esos puntos era donde recibían la eucaristía los leprosos y de vez en cuando, a través de unas rejas, se les permitía observar la práctica sacerdotal de la misa.

Para el hombre medieval, la magia latina encantada de la eucaristía, realizada por los sacerdotes bien vestidos, ¡era un misterio que no podía perderse! De hecho, la magia acompañada de la superstición era tan abundante por aquellos días, que incluso la pila del siglo trece, que todavía se mantiene fría y en pie en San Pedro de Twineham, ¡aún luce las marcas de una cerradura sobre la tapa, con la que se evitaba que el “agua bendita” fuera robada para ser usada en ritos de brujería local! Aun así, con todas estas imágenes de vidas que hace tanto se fueron, pero que todavía están y se ven en la madera y en la piedra, está la imagen de un leproso retorcido y excluido, sucio y maloliente, en pie afuera en medio del frío y la humedad, echando a través de los hoyos de ángulo oblicuo en la pared, un vistazo furtivo a esta magia, y recibiendo la eucaristía de la vida a través del mismo, lo que me toca sobremanera en esta noche. Este pequeño orificio en la pared, este único lugar de acceso para el indeseado, era conocido como “el hoyo de observación para leprosos”.

Cuando algunos amigos, famosos pecadores todos, gánsteres, líderes de pandillas, traficantes de drogas, jugadores de fútbol, boxeadores, estrellas del pop y políticos, “salen adelante por Cristo” (qué frase tan odiosa y auto exaltante) nosotros los colocamos en pedestales para que sean vistos por todo el mundo. De hecho, colocamos a estos pecadores famosos y redimidos allí arriba para que todo el mundo los vea y luego grite a los cristianos sorprendidos y observadores, “¡vengan, vean a este maloliente pecador, ahora purificado, restaurado, liberado! Es gratis, aunque su CD, DVD, libro y biografía serán todos suyos por sólo $14.99, en promoción en la recepción después de que él haya cantado y nosotros hayamos recogido una ofrenda de amor”. Sí señor, nosotros amamos a los pecadores famosos, que vienen hacia Cristo. Sí señor, tráiganlos, levántenlos y pónganlos en el circuito de pecadores que han sido redimidos. Sí, levántenlos para que todo el mundo los vea, porque ¿no es acaso Jesús rico en poder y magnificencia por haber salvado a un miserable famoso como tú?

En esta noche digo esto a manera de broma, con el único propósito de contrastar, porque sólo este contraste oscuro nos permitirá ver los ojos blancos y fijos de todos los leprosos que miran de reojo por nuestros hoyos de observación. Sí, temo decir que en nuestras iglesias de hoy, aún tenemos una multitud de leprosos que observan por este hoyo.¿Quiénes son? ¿Por qué están ahí? ¿Cómo permitimos que esto pasara?

Esto, amigos, este grupo tan leproso es el de las personas una vez perdonadas que han caído mientras trabajaban. Su pecado, cualquiera que fuere, para la comunidad cristiana se ha vuelto vilmente inexcusable, abusable y totalmente inutilizable para el tipo de Evangelio que predicamos que dice “una vez salvado y en servicio, jamás te atrevas a dar un paso en falso otra vez”. Hoy en día, los leprosos están aumentando y con seguridad son de los tipos más tristes que yo haya visto. Para nosotros se han vuelto desagradables, olorosos, rechazados, separados, excluidos, jamás dignos de confianza, acallados, desterrados al frío y la humedad, para quedar a su suerte observando la magia a través del hoyo de observación de los leprosos. Y que se pudran también, porque me decepcionan, decepcionan nuestro equipo, porque por encima de todo, arrojan una sombra sobre el poder bondadoso de Cristo. Sí, por encima de todo, en su mala decisión, cambiaron de lugar a Dios, y en vez de que Él fuera lo más deseable en su vida, quedó siendo lo menos deseable de todo. Eso es lo que más odiamos, el hecho de que su pecado, su pecado engañoso, haya arrojado dudas sobre la eficacia del mensaje que proclamamos y de Cristo como nuestro protector, al igual que ha arrojado una luz de lo más espantosa sobre algunas de las mismas dudas y deseos impíos, que se deslizan en las oscuridad de nuestras muy queridas vidas. Piensen en ello. Sean honestos con ustedes mismos.

Recordemos esta noche que la historia más grande de redención que nos dejó nuestro Señor Jesucristo, no es la de un extraño famoso que finalmente “viene a Jesús” y que hace un dinero extra en el camino, sino más bien la de un derrochador, un pródigo, la de un hijo conocido pero perdido hace mucho tiempo, que vuelve a casa. Sí, la historia más grande de redención es la de un hijo que finalmente vuelve a casa, aún impregnado con el olor de los excrementos de cerdo; y cuando eso sucedió, sí, cuando el miembro de la familia por tanto tiempo anhelado finalmente regresó, no fue menospreciado, no fue reprendido, no fue lavado con manguera y no fue expulsado para que se quedara en el frío y observara la magia que una vez tanto amara a través de un hoyo de observación, sino que en su lugar recibió un vestido y un anillo, fue acogido, abrazado y se ofreció un baile en su nombre. Es escandaloso, ¿verdad? Supongo que Jesús quería que así fuera, porque la gracia no es nada menos que ¡absolutamente escandalosa!

Va a ser muy duro, pero hasta que no nos deshagamos de cada hoyo de observación, y demos la bienvenida a los hijos pródigos lastimados y malolientes, nuestras comunidades, aunque muy respetables, jamás portarán verdaderamente la marca de la gracia del Creador.

Medita: “No juzguen a nadie, para que nadie los juzgue a ustedes. Porque tal como juzguen se les juzgará, y con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes. ¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no le das importancia a la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: "Déjame sacarte la astilla del ojo" , cuando ahí tienes una viga en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás con claridad para sacar la astilla del ojo de tu hermano” Mateo 7:1-5

Ora: Señor, tengo que decirte que me siento realmente decepcionado por aquellos amigos; deberían haber sabido. Pero Señor, nosotros también deberíamos haber sabido. Recuerdo que dijiste a Pedro, a ese que te negó cobardemente y que decía palabrotas, “apacienta mis ovejas”. Con seguridad cada pecado cometido contra Ti por un hijo redimido es como escupir en Tu rostro, como destruir Tu gracia. Sentimos haber pecado, Señor. Por favor libera a los destructores y restáuranos a nosotros, ‘Pedros’ ofensores, re-comisionando una vez más a aquellos que has redimido de manera asombrosa, para que una vez más todos hablemos de tu gracia formidable. Amén.

Wednesday, June 22, 2011

Jun | 22 | Moldeado

Palabra para meditar – PREPARADO

1 Reyes 6:7
“En la construcción del templo sólo se emplearon piedras de cantera ya labradas, así que durante las obras no se oyó el ruido de martillos ni de piquetas, ni de ninguna otra herramienta.” (NIV)

Moldeado

Siempre he deseado ser moldeado, ya saben: ser fuerte, musculoso, escultural, tener menos del cinco por ciento de grasa corporal, como una máquina de pelea lista para el trabajo. Sin embargo, pasar la mayor parte de mi tiempo sentado, inclinado y golpeando las llaves, ha hecho que las tiras plásticas que mantienen agarrado mi paquete de seis, se hayan reventado desde hace mucho tiempo dejándome en su lugar un pequeño barrilete. ¡Moldeado de verdad! ¡Ja! Cuanto más viejo soy más me parezco a Winnie the Pooh y sin duda ¡es probable que también termine oliendo como él!

Este cuerpo mío parece tomarse cada vez más tiempo para su mantenimiento diario, y entre más me preocupo yo por él, menos parece que Dios lo hace, porque los terribles gemelos del tiempo y la gravedad, lentamente están tomando el control sobre mí y sus exigencias de cuidados, están resultando cada vez más caras conforme pasan los años.
El día de hoy, Spurgeon hace unos comentarios magníficos sobre nuestro texto para esta noche, diciendo:

Como en la construcción del templo de Salomón “ni martillos ni hachas se oyeron en la casa, ni ningún otro instrumento de hierro”, porque todo quedó perfectamente dispuesto en el punto exacto que debía ocupar. Asimismo ocurre con el templo que Jesús construye; la preparación ocurre toda en la tierra. Cuando lleguemos al cielo, no habrá allá más que santificar en nosotros, no seremos perfeccionados con aflicciones, ni nos planificarán con sufrimientos. No, aquí es donde debemos ser pulidos, y todo eso lo hará Cristo de antemano; y cuando lo haya hecho, seremos transportados por una mano amorosa a través de los ríos de la muerte y llevados a la Jerusalén celestial, para morar como pilares eternos en el templo de nuestro Señor.

“Bajo su vigilancia y cuidado,
El edificio se levantará,
Majestuoso, fuerte y hermoso,
Más allá de los cielos brillará”.

¡Qué hermoso! Amigos, Dios quiere que seamos santos, moldeados también, pero de una manera que es completamente contraria a nuestros deseos. Dios no se enfrenta hoy con los gemelos de tiempo y gravedad. Ellos todavía no están encerrados sino que más bien merodean por nuestras ‘ciudades’ aterrorizando y acuchillando, amenazando y siempre estando al pendiente. Pero presten atención, porque el amor de Dios hacia nosotros significa que en ocasiones Él cuida nuestros cuerpos a través de la sanidad obrada en ellos. Sí, en ocasiones Él responde nuestras tantísimas oraciones en las que pedimos sanidad, con un “que así sea”. Sin embargo, ¡la mayoría de veces no! La mayor parte del tiempo Dios parece desdeñar nuestras angustias; la mayor parte del tiempo parece que ni siquiera voltea a mirar nuestros cuerpos maltrechos. Respondemos a este desdén aparentemente ofensivo con conclusiones como “fue falta de fe”, “no era el tiempo”, “se necesitan otros dones”, “hay falta de unción”, “fue por incredulidad” y así sucesivamente. A veces, algunas de estas conclusiones pueden ajustarse a la situación, pero en la mayoría de ellas, quiero insistir en esto, es que el Maestro ni siquiera eleva Sus ojos, ni vuelve Su rostro hacia el quebrantamiento físico que le presentamos.

En términos de prioridades, permíteme sugerir que estos edificios defectuosos nuestros, estas tiendas cubiertas de carne, todas a punto de derrumbarse ante nuestros ojos, en la actualidad están de alguna manera en la “lista de deseos” de Su novia. Sí, cada día Él nos cincela formando nuestros corazones, moldeando nuestros espíritus, expandiendo nuestras almas, disponiéndonos para el Reino eterno que todos anhelan que sea revelado. Me pregunto si este trabajo actual de santificación moldeadora es tan minucioso, tan preciso, tan duro, que por eso el Maestro se rehúsa a que lo distraigan de Su trabajo en curso, de Su obra maestra.

Sin duda alguna tú, al igual que yo, podrías seguirle dando lata a Él para que venga y arregle un trabajo de menor calidad; para que venga y remiende algo defectuoso; y en ocasiones, porque nos ama, lo hará. Sin embargo, la mayor parte del tiempo, evidentemente no lo hace y es porque está ocupado con un trabajo mucho más grande en esta cantera de Su mundo.

Esta ruina presente y andante de nuestros cuerpos, es totalmente inapropiada para alojar Su obra maestra. Para ello nos ha preparado un cuerpo, uno resucitado, una obra maestra moldeada que hermosamente alojará Su preparación actual. Entonces, por favor oren. Pero sobre todo, sean pacientes y tengan fe en que todo sufrimiento tiene un propósito. Tengan fe en esto mis amigos, y con la ayuda del Espíritu Santo, transformen su dolor en esperanza.

Medita: “Por eso, dejando a un lado las enseñanzas elementales acerca de Cristo, avancemos hacia la madurez. No volvamos a poner los fundamentos, tales como el arrepentimiento de las obras que conducen a la muerte, la fe en Dios, la instrucción sobre bautismos, la imposición de manos, la resurrección de los muertos y el juicio eterno. Así procederemos, si Dios lo permite.” Hebreos 6:1-3

Ora: Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, y en Jesucristo su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido del Espíritu Santo y nacido de la Virgen María. Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos, y al tercer día resucitó de entre los muertos. Subió al cielo y está sentado a la derecha de Dios Padre, Todopoderoso. Desde allí vendrá a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección del cuerpo y en la vida eterna. Amén. (Credo de los Apóstoles)


Tuesday, June 21, 2011

Jun | 21 | Enfrentando los siete enanos de un cristianismo bastante disminuído

Palabra para meditar – EMBAUCADO

Mateo 24:23-25
“Entonces, si alguien les dice a ustedes: "¡Miren, aquí está el Cristo!" o "¡Allí está!" , no lo crean. Porque surgirán falsos Cristos y falsos profetas que harán grandes señales y milagros para engañar, de ser posible, aun a los elegidos. Fíjense que se lo he dicho a ustedes de antemano.”

Enfrentando los siete enanos de un cristianismo bastante disminuído


En la actualidad el enanismo del cristianismo está en aumento. Como una especie de montaña rusa del parque temático de Mickey Mouse en Disneylandia, los Siete Enanos “Desesperado, Tontín, Tímido, Embaucado, Engañado, Endemoniado y Destruido” están rondando el mundo, vendiendo las piernas de pavo rostizado envueltas en papel aluminio más grandes que te puedas imaginar; y aunque no lo creas, el mundo entero de la cristiandad aparentemente está comprando sus pasajes de avión, está poniéndose sus grandes orejas de ratón con su triste y tonta diadema y está haciendo fila como si fueran limones de los que necesitan que se les expriman unas cuantas gotas más de sus billeteras. ¡Incluso los elegidos!

Si te estás viendo atrapado dentro de la triste fábrica del dinero, si estos siete enanos te están rebajando a su nivel, si sus necias bocotas te han infectado con esta palabrota del espantoso enanismo, entonces tal vez pueda recomendarte varios antibióticos para esta noche. ¿Sí? Bueno, aquí van: Tómate un tiempo, puede ser simplemente un largo fin de semana; compra unas palomitas, conecta tu reproductor de DVD y déjalo correr. Asegúrate de tener disponibles unos rollos de papel higiénico adicionales, porque esto que te voy a dar te va a purgar, y a partir de ahí será grande la purificación. ¡Aquí vamos entonces!

El viernes, acomódate y abre el libro más maravilloso de Ian Murray: Avivamiento y evangelismo, la creación y el deterioro del Evangelismo norteamericano 1750-1858. En mi opinión no existe un libro mejor para sentar algunas bases concretas en tu mente y en tu corazón, para lo que hemos visto nacer en la Escena Norteamericana y exportado al exterior. Esto podría tomarte hasta la hora del almuerzo del sábado. Ahora, dedica el resto de la tarde y de la noche a intentar ver las siguientes películas:

La noche del cazador, protagonizada por Robert Mitchum.
Elmer Gantry, protagonizada por Burt Lancaster.
Marjo, protagonizada por Marjo Gortner
Salto de Fe, protagonizada por Steve Martin.
Luego, el domingo, vete a una buena iglesia. Una donde te den una buena bienvenida, donde haya una buena adoración y una buena palabra. No me refiero a una buena charla, ni tampoco a un publirreportaje de veinte minutos para reclutar gente; me refiero a un mensaje de parte de un hombre que, con temor y temblor, se tome su tiempo para profundizar al compartir la Palabra de Dios. Un hombre de vacilación divina, un hombre que tenga un pie en la balanza del juicio y otro en el fuego del infierno. Un chef extremadamente cuidadoso que sepa que ha sacado algunos peces fugu del mar de Galilea y que tú estás ahí para comer las delicias que ha preparado. Sabe bien, ¿no? Deseas más, ¿no? Es interesante que una buena predicación pueda o bien hacerte pedir más, o bien hacer que te pongas en pie, tapándote los oídos y suplicándole al personaje que ya no sirva más de ese esclarecedor linguini que echa humo.

Te digo que este pequeño gran plato de antibióticos para el fin de semana detendrá tu enanismo de una buena vez. Sin embargo, una catarsis liberadora semejante trastornará tu tracto gastrointestinal espiritual como nunca antes. Pero no te preocupes porque pasará. Descansa y toma unos buenos sermones en audio del Dr. J. Vernon McGee, AW Tozer, Paris Reidhead, Leonard Ravenhill, y de hecho de cualquier otro a quien al predicar, de manera audible se le puedan escuchar sus rodillas chocar. ¿Y será que puedo pedirles a ustedes, los amigos que se vean afectados por este tipo de enanismo, que hagan otra cosa difícil en esta noche? Prepárense, porque aquí va: más que cualquier otra cosa, amigos, ¡simplemente crezcan, por favor!
(P.D.: ningún enano fue lastimado durante la creación de este mensaje, aunque muchos de ustedes sí. ¡Por el bien de todos!).

Medita: “En el pueblo judío hubo falsos profetas, y también entre ustedes habrá falsos maestros que encubiertamente introducirán herejías destructivas, al extremo de negar al mismo Señor que los rescató. Esto les traerá una pronta destrucción. Muchos los seguirán en sus prácticas vergonzosas, y por causa de ellos se difamará el camino de la verdad. Llevados por la avaricia, estos maestros los explotarán a ustedes con palabras engañosas. Desde hace mucho tiempo su condenación está preparada y su destrucción los acecha” 2ª Pedro 2, 1-3

Ora: Señor, ayúdanos a no creer todo lo que oímos, sino más bien a medir con cuidado y a examinar lo que las personas nos dicen. Ayúdanos a identificar con prontitud a aquellos predicadores mentirosos que andan sueltos por el mundo. Te lo pedimos en el nombre de Jesús. Amén.

Monday, June 20, 2011

Jun | 20 | La marca del león

Palabra para meditar – APROBADO

1  Tesalonicenses 2:4
“Al contrario, hablamos como hombres a quienes Dios aprobó y les confió el evangelio: no tratamos de agradar a la gente sino a Dios, que examina nuestro corazón.”

La marca del león

Después de un colapso casi total en la venta de huevos durante 1956, se creó el Comité Británico de Mercadeo de Huevos con el fin de promocionar esta tan natural fuente alimenticia, y adquiriendo todos los huevos producidos en el Reino Unido, les otorgaron un estándar nacional y les estamparon el Logo de un León como testimonio de la alta calidad que el consumidor percibiría, informándole así que ese huevo era saludable, que no tenía ninguna bacteria y que estaba incluso por encima de los estándares legales esperados. ¡Sí, ese huevo estaba aprobado!

En nuestro texto para esta noche, Pablo dice que él y su equipo son como ‘huevos’ aprobados, que tienen el sello del León. El aspecto de su cielo ha sido contemplado y discernido; sí, incluso como cinco nuevas yuntas de bueyes, han sido uncidos, dirigidos, empujados, halados, y puestos a arar una línea recta. Han sido examinados completamente bajo el microscopio de calificación de Dios y se han encontrado libres de falsedad, de enfermedades y de mañas egocéntricas, y por eso han sido preservados para Su servicio como un producto de excelente calidad. De hecho, después de haberlos preparado, Dios creyó tanto en ellos, que les confió el Evangelio.

En la economía de Dios, antes de cualquier encomienda apostólica viene un ensayo, una prueba, una calificación y un sello. Muchos casos de los que vemos hoy (y no es nuevo) de personas que se consideran apóstoles o que consideran que se les ha confiado un conocimiento especial, e incluso dones, fuego, favores divinos y un nuevo entendimiento espiritual, ¡no son más que huevos podridos! Han sido examinados, y después de haber sido calificados, no han recibido el sello del León que dicen representar, sino que más bien cargan el olor de una malicia engañosa y disimulada.

Los colores de la escuela de Dios son el negro y el azul; busquen esos colores. A los graduados de Dios no les interesa en lo más mínimo el favor de los hombres ni el respaldo de un nombre. Busquen eso. Todos los hombres aprobados por Dios llevan la señal de estar con el León, así que busquen las marcas de las garras, la carne perforada, especialmente alrededor del cuello: Busquen cualquier evidencia de ‘daño celestial’ por así decirlo. Finalmente, y esto es importante, todos los hombres aprobados por Dios han aprendido cómo rugir. Busquen oír ese rugido en su proclamación poderosa.

Mientras tanto, si se topan con un huevo que no lleva el sello del León, evítenlo como si fuera una plaga. Porque al final será hallado insípido, sin yema y venenoso.

Medita: “Como saben, nunca hemos recurrido a las adulaciones ni a las excusas para obtener dinero; Dios es testigo. Tampoco hemos buscado honores de nadie; ni de ustedes ni de otros. Aunque como apóstoles de Cristo hubiéramos podido ser exigentes con ustedes, los tratamos con delicadeza. Como una madre que amamanta y cuida a sus hijos, así nosotros, por el cariño que les tenemos, nos deleitamos en compartir con ustedes no sólo el evangelio de Dios sino también nuestra vida. ¡Tanto llegamos a quererlos! Recordarán, hermanos, nuestros esfuerzos y fatigas para proclamarles el evangelio de Dios, y cómo trabajamos día y noche para no serles una carga. Dios y ustedes me son testigos de que nos comportamos con ustedes los creyentes en una forma santa, justa e irreprochable. Saben también que a cada uno de ustedes lo hemos tratado como trata un padre a sus propios hijos. Los hemos animado, consolado y exhortado a llevar una vida digna de Dios, que los llama a su reino y a su gloria.” 1ª Tesalonicenses 2:5-12

Ora: Señor, dame olfato para saber cuáles son los huevos malos, incluso antes de quebrarlos. Señor, enséñame a discernir la señal del León en aquellos que has aprobado y a quienes les has confiado Tus buenas nuevas. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.


Sunday, June 19, 2011

Jun | 19 | Un corazón abierto, una casa abierta y una billetera abierta

Palabra para meditar – SACRIFICIO

Nehemías 5:14,15
“Desde el año veinte del reinado de Artajerjes, cuando fui designado gobernador de la tierra de Judá, hasta el año treinta y dos, es decir, durante doce años, ni mis hermanos ni yo utilizamos el impuesto que me correspondía como gobernador. En cambio, los gobernadores que me precedieron habían impuesto cargas sobre el pueblo, y cada día les habían exigido comida y vino por un valor de cuarenta monedas de plata. También sus criados oprimían al pueblo. En cambio yo, por temor a Dios, no hice nada de eso.”

Un corazón abierto, una casa abierta y una billetera abierta

Nehemías el judío, copero del Rey de Babilonia, estaba en una muy buena posición: Astuto, acaudalado, saludable y estable, no había razón para que cambiara esta posición tan suntuosa y próspera, excepto que era un hombre práctico, un hombre patriótico, y sobre todo, un hombre de oración; y amigos, cualquier matemático espiritual les dirá que el producto de mucha oración y patriotismo práctico, siempre resultará en problemas dentro del corazón donde esa ecuación se desarrolle. Si no me creen, pregúntenle a Cromwell.

Entonces un día Nehemías recibe a algunos judíos de Jerusalén, su propia ciudad capital, y escucha la historia lamentable del estado penoso en el que se encuentran ella misma y sus habitantes. La ecuación empieza a desarrollarse, y movido por este mandamiento judicial divino y matemático, Nehemías tiene el coraje para obtener el permiso de su potentado terrenal para volver a su casa durante algún tiempo (algo bien pensado y planeado para ese tiempo, por cierto), con el único propósito de restaurar al pueblo de Dios y a su ciudad capital, como lugar de protección, de oración y de prosperidad para ellos. El costo personal para Nehemías fue enorme.
De las alturas espléndidas de la seguridad que ofrecía Babilonia, Nehemías regresó a una ciudad bombardeada, de murallas destruídas y de espíritus quebrantados. Regresó bajo la sospecha de su propio pueblo y de sus enemigos, incluso bajo ataques de sus enemigos y de su pueblo, y aun así les llevó, a su mesa asediada, su sabiduría, su habilidades y su riqueza. Es de esta última que quiero hablar en esta noche: De la riqueza de Nehemías.

Nehemías no se mostró tímido a la hora de presentarse y de exponer el costo personal que para él implicaba semejante restauración radical, y me alegro de ello, porque tengan por seguro que esa restauración radical es excepcionalmente costosa. Siguiendo la practicidad propia de Nehemías, hagamos lo mismo y destaquemos que durante doce años no cobró lo que por derecho era suyo. Por el contrario, de sus propios bolsillos abundantes, financió y alimentó una multitud de proyectos y personas. Este no fue un despilfarro planificado de sus recursos personales, sino más bien un ejemplo de sacrificio bien lidereado, con el objetivo de conseguir una reconstrucción bien enfocada. Cada centavo fue gastado adecuadamente y de cada centavo se rindieron cuentas. ¡Creo que debemos pensar seriamente en la posibilidad de instalar a Nehemías de manera permanente en el N°11 de Downing Street!

Ha llegado la hora en mi propio país de Gran Bretaña, de hacer una reconstrucción enfocada y resuelta de la iglesia del Dios viviente, porque todos sus muros están dañados y tienen brechas, y porque de todo el fuego del que se habla, el único que ha tenido efecto es el que ha destruido nuestros portones. De hecho, el enemigo tiene sus bodegas en las mismas salas de nuestros templos, y Sambalat y Tobías, los dos asesinos, ya han desenvainado sus espadas entre nosotros. Hoy mismo, justo ahora, necesitamos muchos ‘Nehemías’, consumidos por el celo, que a gran costo personal entreguen sus vidas en forma de traslado, liderazgo, experiencia y para ser más específico y práctico, con sus billeteras. Sin ellos, Jerusalén no podrá ser reconstruida de nuevo en esta tierra placentera y llena de verdor. ¿Serás tú un Nehemías?

Medita: “Al contrario, tanto yo como mis criados trabajamos en la reconstrucción de la muralla y no compramos ningún terreno. A mi mesa se sentaban ciento cincuenta hombres, entre judíos y oficiales, sin contar a los que llegaban de países vecinos. Era tarea de todos los días preparar un buey, seis ovejas escogidas y algunas aves; y cada diez días se traía vino en abundancia. Pero nunca utilicé el impuesto que me correspondía como gobernador, porque ya el pueblo tenía una carga muy pesada. ¡Recuerda, Dios mío, todo lo que he hecho por este pueblo, y favoréceme!” Nehemías 5:16-19

Ora: ‘Implanta’ Tus ecuaciones en el corazón de aquellos que puedan hacerle bien a Jerusalén, Señor. Te lo pedimos en el nombre de Jesús. Amén.

Saturday, June 18, 2011

Jun | 18 | ¡ Santos helicópteros! O escapando de las trampas de las tristezas circundantes

Palabra para meditar – AYUDAR

2 Samuel 22:5-7
“Las olas de la muerte me envolvieron; los torrentes destructores me abrumaron. Me enredaron los lazos del sepulcro, y me encontré ante las trampas de la muerte. En mi angustia invoqué al Señor; llamé a mi Dios, y él me escuchó desde su templo;¡mi clamor llegó a sus oídos!.

¡ Santos helicópteros! O escapando de las trampas de las tristezas circundantes


La angustia por las olas e inundaciones, las tristezas y las trampas que lo rodearon y que enfrentó fueron, según la biografía personal del Rey David, en el resumen de su propia vida, las aguas comunes de su angustia desesperada.

En el Salmo 18 y en los siguientes versículos del texto de esta noche, que se encuentran justo después de 2ª de Samuel 22:8, David se describe a sí mismo como un hombre arrojado al mar, incluso perdido en el mar, aislado, solitario, agobiado, sumergido bajo kilómetros de agua, rodeado por otros diez mil kilómetros de mar abierto, sin nada a qué aferrarse, con sus piernas congeladas pataleando hasta el agotamiento, luchando por mantenerse a flote en las aguas gélidas que lo azotaban y que contínuamente se levantaban amenazantes como montañas por encima de su cabeza en lucha, siempre listas a caerle encima con toda la furia en ellas contenida. Solo y ahogándose en un mar vasto y hostil, David no podía hacer nada, y quiero decir, absolutamente nada, aparte de flotar en el agua, mantener sus narices de fuera, mirar hacia el cielo y abrir su boca para gritar desesperadamente: “¡Dios, ayúdame!”.

Lo que viene después de esta, la más simple y pura de todas las oraciones de ruego, no es nada menos que la descripción de un rescate por parte de un helicóptero de la guardia costera del Mar Norte. David dice que sus súplicas a Dios estilo “ven a salvar mi pobre pellejo”, fueron escuchadas en la sala de control de rescates del templo de Dios y de inmediato se despachó la salvación para rescatarlo de estas mismas aguas oscuras que lo consumían. David justificó su rescate en el helicóptero santo porque sus propias manos estaban limpias. El estaba del lado de Dios, ¿no?, y por esto fue que la misericordia llegó volando ante su ruego desesperado.

El mejor lugar en el que podemos estar, es del lado de Dios. Incluso si los torrentes de aguas oscuras llegaran sobre nosotros, el lado en que deberían encontrarnos es este, pues sigue siendo un lado sólido y firme, un lado lleno de expectativa. Sí, en tiempos de inundaciones estar en el lado correcto, el lado de Dios, es estar en el mejor de los lugares. ¡Si te mantienes en el lado de Dios, que es el lado correcto, sin lugar a dudas puedes esperar siempre un rescate! .
En todos tus días por venir, tanto en convicción, como en confesión, en contricción y en tus tiempos de comunión íntima, mantente del lado correcto, del lado de Dios, para que cuando vengan sobre ti los torrentes oscuros, como seguramente llegarán, entonces en medio de las aguas puedas llamar y esperar confiado el helicóptero santo de Su liberación rápida y segura.

Medita: “Extendiendo su mano desde lo alto, tomó la mía y me sacó del mar profundo.” 2ª Samuel 22:17

Ora: ¡Cuánto te amo, Señor, fuerza mía! El Señor es mi roca, mi amparo, mi libertador; es mi Dios, el peñasco en que me refugio. Es mi escudo, el poder que me salva, ¡mi más alto escondite! Invoco al Señor, que es digno de alabanza, y quedo a salvo de mis enemigos.” Salmos 18:1-3

Friday, June 17, 2011

Jun | 17 | El nuevo coloso del amor verdadero en medio de la libertad perdida

LIBERTAD

Deuteronomio 28:15, 43-44
“Pero debes saber que, si no obedeces al Señor tu Dios ni cumples fielmente todos sus mandamientos y preceptos que hoy te ordeno, vendrán sobre ti y te alcanzarán todas estas maldiciones: Los extranjeros que vivan contigo alcanzarán cada vez más poder sobre ti, mientras que tú te irás hundiendo más y más. Ellos serán tus acreedores, y tú serás su deudor. Ellos irán a la cabeza, y tú quedarás rezagado.”

El nuevo coloso del amor verdadero en medio de la libertad perdida


Un día como hoy, en 1885, la Estatua de la Libertad, ese famoso regalo de Francia a los Estados Unidos, llegó al puerto de Nueva York abordo de la fragata francesa, Isère. Fue la poetisa Emma Lazarus, una precursora del sionismo quien también luchó por la creación de un territorio judío, la que como ayuda para conseguir fondos para el pedestal en el que se levantaría la estatua, escribió el soneto “El Nuevo Coloso”. Este mismo poema, el cual en 1903 fue puesto sobre una placa de bronce dentro de la pared interior del pedestal, se entrelazó a sí mismo con el espíritu de la Dama Libertad y ha estado unido a ella desde entonces:

No como el mítico gigante griego de bronce,
De miembros conquistadores a horcajadas de tierra a tierra;
Aquí en nuestras puertas del ocaso, bañadas por el mar se levantará
Una poderosa mujer con una antorcha cuya llama
Es el relámpago aprisionado, y su nombre es
Madre de los Desterrados. Desde el faro de su mano
Brilla la bienvenida para todo el mundo; sus templados ojos dominan
Las ciudades gemelas que enmarcan el puerto de puentes aéreos
"¡Guardaos, tierras antiguas, vuestra pompa legendaria!" grita ella.
"¡Dadme a vuestros rendidos, a vuestros pobres
Vuestras masas hacinadas anhelando respirar en libertad
El desamparado desecho de vuestras rebosantes playas
Enviadme a éstos, los desamparados, sacudidos por las tempestades a mí
¡Yo elevo mi faro detrás de la puerta dorada!”
Y así lo hizo. Aunque no hoy.

El idealismo elevado y el fenómeno de crisol de razas que fueran los Estados Unidos, ahora está burbujeando ardientemente y saliéndose de control. Gran Bretaña no es diferente porque nosotros, el centro de la “Comunidad de la Riqueza Común”, abrimos nuestras puertas mucho tiempo antes de este día que escribo, y más recientemente Europa, cautivada con la fiebre de la caída del Muro de Berlín, ha suprimido sus fronteras y, como cocinero medio borracho, ha tomado la sartén por el mango y ha sacudido los cinco platos de frijoles con carne, convirtiéndolos en un desastre repugnante. No es la economía, el color o la raza los que fermentan el conflicto que se cocina en nuestros países, sino más bien el choque de culturas y sus profundas raíces religiosas, porque el sistema de creencias de un hombre moldea todo lo que toca, desde los artefactos hasta la arquitectura, desde la política hasta la pintura y desde las recetas hasta las relaciones. ¡Sí... incluso lo que uno se lleva del plato a la boca! Cuando la atractiva cultura está inundada y agotada, cuando el pájaro en su nido se convierte en el rey imperante, siempre mata a los polluelos y roba la lombriz de la boca de la madre.

Me pregunto si los principios extraídos de la saliva venenosa de la nación, de las grandes maldiciones del monte Ebal, pudieran aplicarse a Gran Bretaña, Europa y Estados Unidos actualmente. Hemos sido sumamente desobedientes a los mandamientos y estatutos conocidos de Dios, dejando de servirle con alegría, gozo y gratitud de corazón, porque nuestras puertas de esperanza, alguna vez doradas, se han convertido innegablemente ahora en las puertas destruidas de la invasión.

No es sólo el aumento en el reclutamiento de oficiales para ‘crímenes de odio’, que se ha elevado a cientos de unidades para ‘crímenes de odio’ en el país, lo que hace que el futuro para nosotros, los cristianos creyentes de la Biblia, se vea sombrío; sino también es que en el año 2008, los pronósticos estadísticos respetables, de asistentes a la iglesia en Gran Bretaña para dentro de sólo 40 años son de menos de 900,000 personas. ¡Asistentes, y no precisamente gente que haya nacido de nuevo, sino asistentes en general! A menos que Dios nos visite y nos dé una sincera convicción de pecado y una conversión real a Cristo, el Rey, me pregunto si todo lo demás que en este momento sucede en la iglesia no será considerado por el remanente futuro como nada más que un espectáculo circense, una distracción tonta ¡e incluso el engaño de un diablo bailador! Eso es lo que me pregunto.

Porque, hermanos en Gran Bretaña, debo informaRles que ahora es el momento de decidir de qué manera van a vivir, en un país que no sólo es post-cristiano sino que es cada vez más anti-cristiano. En lo que se refiere a la nación y a nuestra iglesia, todas nuestras puertas están derribadas. Estamos invadidos, inundados, agotados, damos pena, estamos ciegos y desnudos. La iglesia del Dios viviente se niega a moverse de su zona de comodidad y a enjuagarse los ojos con colirio. Esto no es nada menos que algo del demonio. Nuestros líderes no tienen nada que ofrecer excepto boletos para asientos en un circo de tres pistas, donde los estruendosos cristianos zumban como moscas gordas, todos tirados boca arriba y con sus piernas batiéndose en el aire, y la invitación que se le hace a la juventud cada día más disminuida en nuestro grupo de iglesias cada vez más pequeñas, es a formar una banda y a grabar un MP3. Nuestros cimientos están agrietados más allá de cualquier posible reparación. Se requiere de una reconstrucción completa. Dime, ¿qué papel jugarás en ello?

La oración, la proclamación y la práctica del amor sacrificado deben convertirse una vez más en el fundamento concreto del pedestal sembrado de estrellas en el que nosotros, los sionistas del cielo, vamos a erigir la estatua de la verdadera libertad, “la Jerusalén de arriba”, la libre. Tal vez si lo hacemos, podamos decir con razón a todos aquellos que están dentro de nuestras puertas caídas:

“Vengan todos los que están cansados, los que inspiran lástima, los pobres
Ustedes las masas cargadas y amontonadas, que sueñan con respirar libres.
Vengan todos ustedes todos los abatidos a esta playa numerosa,
Los que están sin cielo y sin hogar, golpeados por la tormenta,
Frente a las puertas del infierno,
Vean, Cristo levanta Su luz, delante de Su puerta dorada y abierta”.

Medita: “Todas estas maldiciones caerán sobre ti. Te perseguirán y te alcanzarán hasta destruirte, porque desobedeciste al Señor tu Dios y no cumpliste sus mandamientos y preceptos. Ellos serán señal y advertencia permanente para ti y para tus descendientes, pues no serviste al Señor tu Dios con gozo y alegría cuando tenías de todo en abundancia. Por eso sufrirás hambre y sed, desnudez y pobreza extrema, y serás esclavo de los enemigos que el Señor enviará contra ti. Ellos te pondrán un yugo de hierro sobre el cuello, y te destruirán por completo.” Deuteronomio 28:45-48

Ora: Jesús, por favor despierta a tu pueblo, y después ayúdanos a amar a nuestro prójimo con una oración apasionada, una proclamación sincera y una práctica poderosa. Te lo pedimos en el nombre de Jesús. Amén.

Thursday, June 16, 2011

Jun | 16 | Sobre el pastel Betty Crocker y los panaderos cansados y sudorosos

Palabra para meditar – PAN

Nehemías 9:15
“Saciaste su hambre con pan del cielo; calmaste su sed con agua de la roca. Les diste posesión de la tierra que bajo juramento les habías prometido.”

Sobre el pastel Betty Crocker y los panaderos cansados y sudorosos



Se dice que la poco célebre María Antonieta, Archiduquesa de Austria y Reina de Francia y Navarra, cuando fue confrontada ante la pobreza y hambruna de su pueblo por la falta de pan, respondió: “Qu’ils mangent de la brioche” o “¡que coman pasteles!”. Me parece ésta una afirmación bastante resonante, porque en estos días extraños, una de las razones por las que voy a tantas iglesias, es por la satisfacción del pastel. Para otras personas es el buen café o las dulces donas excesivamente glaseadas, pero para mí, ¡son los pasteles! El pastel de chocolate, el pastel empalagoso, el pastel esponjoso (mejor servido en las iglesias carismáticas), el pastel de frutas, (si quieres probar algunas de las últimas cosas nuevas que Dios supuestamente está haciendo ahora, especialmente en Norteamérica), el llamado Shortcake millionario (para los que piensan en la prosperidad), de hecho, ¡cualquier clase y combinación de pastel está bien para mí! Especialmente... sí, ¡especialmente si no hay pan! ¿Están prestando atención ahora?

Siempre me sorprende ver con qué forraje de tan poco nivel nos sentimos satisfechos nosotros los cristianos: Con una buena porción de migajas grises y desagradables cada domingo, desparramadas en nuestro plato. Sí, gracias a Dios por el pastel, ¡porque es lo único que todavía me hace ir a la iglesia!

Pero constantemente me siento complacido cuando veo esos ojos y bocas que empiezan a abrirse en los rostros de los cristianos malnutridos, cuando se encuentran por primera vez con un pan real, porque cuando los santos alimentados con migajas, eventualmente prueban un poco de pan real, un poco de pastel celestial, esponjado con la bondad de Dios, cambian de restaurante; sí, comienzan una revolución y arrancan las cabezas de todos los chefs perezosos que antes les dieron migajas y pasteles Betty Crocker, servidos de prisa como sustitutos del pan del estudio, ganado con el sudor de la frente.

Mientras escribo esto, estoy a punto de emprender un nuevo pastorado. Me siento un poco perplejo ante la carga laboral que sé que dentro de poco llevaré otra vez, porque deseo ser un buen pastelero, y para los buenos pasteleros quienes se esfuerzan por hacer el mejor de los panes, no hay atajos; sí, a pesar de que sólo mido 1.70 m., no hay cocineros pequeños. Para mí, esto implica levantarme más temprano que la mayoría y encender mi horno. Implica mantener mi levadura a la temperatura justa, y más que eso, implica encontrar el fertilizador adecuado para mi suelo, implica cavar, arar, sembrar, cosechar, moler y... Dios me ayude... implica mucho sudor invisible, derramado en tierras solitarias. Preparar pan es el trabajo más difícil que jamás haya hecho.

Predicador, si su gente está yendo a la iglesia principalmente por el pastel, entonces es usted un holgazán perezoso y una desgracia para su raza de panaderos. Es un ladrón de Betty Crocker que sirve basura azucarada la cual ni siquiera es suya y francamente, sería mejor que se saliera de la cocina. Amigo, si a lo único que va a la iglesia es a comer un pedazo de pastel empalagoso, entonces, eventualmente, sus dientes van a caer y su barriga va a crecer descomunalmente hasta ocultar todo lo que tiene debajo de su cintura. Morirá de diabetes espiritual.

Sólo las reinas tontas gritan: “¡Que coman pasteles!”. Selah.

Medita: “Te ganarás el pan con el sudor de tu frente.” Génesis 3:19a

Ora: Señor, te pedimos por nuestros panaderos, para que puedan levantarse temprano a su trabajo, laborar mucho tiempo en su producción y alimentarnos adecuadamente con el Pan del cielo. Señor, envíanos obreros diligentes y no obreros flojos; nosotros, tu pueblo hambriento, te lo pedimos. Amén.

 

Wednesday, June 15, 2011

Jun | 15 | El uso correcto de los bastoncillos de algodón y la dirección espiritual

Palabra para meditar – ESCUCHAR

Santiago 3:1
“Hermanos míos, no pretendan muchos de ustedes ser maestros, pues, como saben, seremos juzgados con más severidad.”

El uso correcto de los bastoncillos de algodón y la dirección espiritual


A principios de este año se informó de un niño que había vivido parcialmente sordo durante nueve años y que de repente se curó, cuando de su oído salió un copo de algodón, de esos que se usan para limpiarse los oídos. Aparentemente a la edad de dos años y sin que sus padres lo supieran, había introducido uno de estos en su oído derecho, y se le había roto el extremo. Hasta los once años, fueron nueve años seguidos de dolor de oído y sordera parcial, que desencadenaron ciertos comportamientos difíciles, exclusión y bajo desempeño en el colegio. Adicionalmente, estaban las constantes visitas a los médicos y especialistas, quienes sin excepción y de alguna manera, habían pasado por alto el copo de algodón ahora cubierto de cerilla. El cuerpo en desarrollo del muchacho, con los años había expulsado al extraño intruso y ¡pum! un milagro de sanidad había empezado ahora a transformar su vida.

Ser un mentor, un director espiritual, intentar, por así decir, ser un metafísico o un sanador de almas, tiene implícita una responsabilidad sorprendente. Dedicarse especialmente a lo espiritual y a lo etéreo, ocuparse majestuosamente de los lugares secretos e interiores del corazón, la posibilidad de hacer un mal diagnóstico con su consecuente sordera espiritual y el pobre o torcido crecimiento espiritual en otros, es por mucho, una posibilidad mayor de lo que ocurre con cualquier otro médico estándar. Y aun así, seguimos enviando cada año a decenas de miles de consejeros jóvenes e inexpertos, llenos de información pero aún inmaduros, a los cubículos de nuestras iglesias, y ¡oh Dios mío, es mucha la carnalidad que hay ahí! La mala dirección espiritual y su subsecuente fruto de profunda sordera espiritual y del amargo ‘torcer’ de las Escrituras por parte de sinceras personas de nuestras iglesias, son testimonio de que éstas están siendo engañadas por sus denominaciones y de que sus pastores les están fallando. ¡Cielo santo! Incluso los pastores mismos están abandonando sus puestos dentro del rebaño... ¡para nunca más volver!

En términos de discipulado espiritual o en términos de una buena amistad, todos nos hemos convertido en los directores espirituales de alguien, en alguna parte y en algún momento. Permítanme ofrecer entonces, algunos lineamientos en esta noche para que cada uno de nosotros los sigamos en los días por venir:

Primero: Escuchen. Sean lentos para hablar, lentos para construir una respuesta en su propia mente, incluso mientras el otro esté hablando. Conviertan frases tales como “no lo sé”, “no estoy seguro”, “me pregunto si...”, en sus mejores amigos. Utilícenlas mucho, porque son verdaderas y mucho más certeras que muchas de las conclusiones que tal vez quisieran que salieran veloces de sus bocas. Escuchen.

Segundo: Sugieran. Las sugerencias son siempre investigativas antes que declarativas. La ventaja que alguien tiene al aplicar las sugerencias, es que el descubrimiento del problema se realiza en forma personal. Este descubrimiento personal después de haber acatado una sugerencia, es mucho más poderoso que cualquier declaración que ustedes puedan hacer. Sugieran.

Tercero: Busquen. Las sugerencias son meros señalamientos. Son pistas. Proseguir una búsqueda siguiendo las pistas, requiere de atención, de aplicación, y sobre todo, requiere de apoyo y provisión. Ayuden a los demás a buscar las raíces de sus problemas. Busquen.
Cuarto: Manténganse alerta. Las personas que gustan de investigar sobre temas provocadores, a menudo se sientan, reposan, “husmean’ en direcciones equivocadas, se pierden en lo profundo del bosque y terminan vagando por lugares baldíos, completamente desorientados. Las personas necesitan ser cuidadosas en términos de la santificación que están buscando. Alertas.
Quinto, oren. Esto es algo que no se puede subestimar. La oración es la conexión del “walkie talkie” con la base. La oración es el contacto directo con las oficinas centrales. La oración es el contacto con la única persona que con seguridad puede ayudarnos: Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Oren.

Sexto, sometan a la gente al Hijo. Así como las plantas crecen estando en el sol, así las personas crecen estando en el Hijo. Pidan que Su luz brille sobre todo aquel que le busca; pidan que la Luz sea enviada a sus caminos. Sométanlos al Hijo.

Séptimo, apéguense a la gente. ¡Oh qué alivio sentimos cuando toda nuestra gente problemática desaparece! ¡Cómo agradecemos cuando las dificultades se van! ¡Cómo descansamos cuando no tenemos que batallar con ellas! El verdadero discipulado, el verdadero pastorado no obstante, está especialmente marcado por este apego, así que manténganse junto a la gente.

No es necesario decir que un Pastor General no puede hacer esto. Jesús tenía doce discípulos, pero a nosotros no nos parece que valga la pena seguir o escuchar a alguien a menos que tenga unos 12,000. Con esta proporción extraña y para nada bíblica, la sanidad, la plenitud y la verdadera santidad no pueden llegar jamás. Insisto, jamás pueden llegar. Muchas personas se pierden esperando cosas “mega”.

Medita: “Todos fallamos mucho. Si alguien nunca falla en lo que dice, es una persona perfecta, capaz también de controlar todo su cuerpo.” Santiago 3:2

Ora: “Libra, además, a tu siervo de pecar a sabiendas; no permitas que tales pecados me dominen. Así estaré libre de culpa y de multiplicar mis pecados. Sean, pues, aceptables ante ti mis palabras y mis pensamientos, oh Señor, roca mía y redentor mío.” Salmos 19:13-14