Monday, October 31, 2011

Oct | 31 | Los miles en oscuridad y el suceso en Bellarmine

Palabra para meditar - OSCURIDAD

Romanos 1:21,23
“A pesar de haber conocido a Dios, no lo glorificaron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se extraviaron en sus inútiles razonamientos, y se les oscureció su insensato corazón. Aunque afirmaban ser sabios, se volvieron necios y cambiaron la gloria del Dios inmortal por imágenes que eran réplicas del hombre mortal, de las aves, de los cuadrúpedos y de los reptiles.”

Los miles en oscuridad y el suceso en Bellarmine

Estoy sentado en el aeropuerto de Detroit mientras escribo este Susurro Nocturno. Ya he sido el recipiente de caramelos gratis distribuidos por personal vestido como ladrones y piratas con un solo ojo. Unas preciosas niñitas japonesas, vestidas como brujas y tomadas de la mano de su papá, recién pasaron a mi lado al tiempo que el eco de una risa maníaca se escuchaba por el intercomunicador. Es Halloween aquí en los Estados Unidos y esta semana, dependiendo de qué estadística lea, se van a gastar entre 2.5 a 6.5 miles de millones en todo tipo de cosas grotescas. Les digo esto porque el susurro de esta noche es una auténtica maravilla de Halloween. Tengan miedo, tengan mucho miedo.

Sitúo la escena en la Universidad Católica Romana de Bellarmine, lugar depositario de los escritos de Thomas Merton, gigante espiritual reconocido mundialmente. ¡Aquí, en esta misma semana de Halloween, ya entrada una de las noches, en los oscuros y muy ornamentados pasillos, una joven madre que durante meses había ocultado su embarazo de los demás, se dirigió al baño y en total soledad dio a luz a una hermosa niña! La niña cayó directamente desde el acuoso útero hacia la acuosa curva en U del inodoro, donde se ahogó. Oculta en una bolsa de basura, la niña muerta fue, finalmente, hallada por la policía. La madre, al mismo tiempo que escribo esto, está siendo acusada de asesinato.

Lo más impactante sobre esta horrenda historia de Halloween es, no tanto el terrible suceso, sino los gritos de “¡Oh Dios! ¡¿Cómo puede suceder algo tan terrible en nuestro país, y en una de nuestras universidades más prestigiosas?!” Desde que ocurrió este oscuro ahogamiento, he escuchado este grito en todos los medios y la verdad es que, en este no tan alegre Halloween, este grito es la cosa más impactante que he escuchado, en lo que respecta a su insensatez e imperdonable ignorancia.

Amigos, hemos sembrado vientos y ahora cosechamos tempestades.

Diez por ciento de los cerca de un millón de mujeres que se realizaron abortos en los Estados Unidos en el 2007, habrían mencionado “la imposibilidad de completar exitosamente la educación de su elección” como un justificante para asesinar a su hijo aún no nacido. Es un tormento de Halloween el pensar que si esta joven madre, sólo seis meses antes o quizá menos, hubiese acudido a un médico autorizado y hubiese mencionado su educación y su carrera en el golf como una razón que justificara su necesidad de solicitar ayuda con el asesinato, entonces, su bebé habría sido arrancado de su útero, sumergido en sal, o aspirado en pequeños trozos, y ¡todo esto sin costo alguno! Este asesinato, legal y aceptado, hubiese estado seguido por todo el cuidado y consejo que ella pudiese necesitar, liberada con rapidez del hecho vil, sí, en verdad, ella podría haber continuado con sus clases de golf inclusive, mientras que los propios asesinos habrían recibido sus honorarios como siempre, y toda la industria de la muerte que rodea todo esto habría continuado y justificado su existencia por medio de estadísticas, mientras que solicitaban más fondos del gobierno para continuar con el silencioso genocidio. Si ella hubiese actuado tan sólo seis meses antes, entonces todo habría sido dentro de la ley. ¡Ahora, sólo piensen en eso!

¡Durante el año 2007, tan sólo en los Estados Unidos hubo más de 40 millones de bebés asesinados desde Roe vs. Wade ! Con estas cifras de genocidio, me pregunto, ¿qué familia no ha sido golpeada por tragedias como esta? Les digo que siento lástima por esta solitaria, triste y tonta niña, quien de entre más de 40 millones de otras asesinas, e incontables millones más coautores de genocidio, aparece como la única que, hasta ahora, ha sido encontrada culpable. Les digo hasta ahora, pues el juicio todavía está por venir. Mas, no pensemos demasiado porque, después de todo, es Halloween y las confituras de maíz azucarado color naranja se encuentran en abundancia y las sonrientes brujas invitan a sonreír.

En esta “Nación sujeta a Dios” con páginas web anunciando miles de millones de páginas pornográficas, con miles de millones de dólares que se gastan para Halloween, miles de millones que se gastan en el tratamiento de las enfermedades de transmisión sexual, miles de millones que se gastan en armamento y en la guerra, miles de millones que se gastan en la industria del entretenimiento y la comunicación que glorifican a la oscuridad sobrenatural como algo sexy, y toda la violencia, egoísmo, orgullo, hechicería, rebelión, atrocidad y crueldad que la acompaña en todas sus formas más malvadas, como si fuera a lo que todos debiéramos aspirar, entonces lo que realmente me impacta en esta celebración de Halloween, es la sorprendente insensatez del grito de los medios, que mueven su cabeza con incredulidad, y preguntan, “¿por qué?”

En esta celebración de Halloween, a pesar de toda la risa endulzada alrededor del impacto de una madre asesina, déjame preguntarte, ¿están todos tus pecados perdonados? ¿Estás preparado para escapar de la ira que vendrá?

Medita: “Sembraron vientos y cosecharon tempestades.” Oseas 8:7

Ora: Señor, ven y graba las palabras ‘daré cuentas’ dentro de los templos de nuestra gruesa y vieja cabeza de calabaza, para que ya no más pequeños bebés sean asesinados. Te lo pido en el nombre de Jesús, Amén.


Sunday, October 30, 2011

Oct | 30 | El Decidido de Tunbridge Wells

Palabra para meditar – LUZ

Mateo 9:11-13a
“Cuando los fariseos vieron esto, les preguntaron a sus discípulos: ¿Por qué come su maestro con recaudadores de impuestos y con pecadores? Al oír esto, Jesús les contestó: No son los sanos los que necesitan médico sino los enfermos. Pero vayan y aprendan lo que significa.”


El Decidido de Tunbridge Wells

En este momento resido en Tunbridge Wells, la cual a menudo ha sido llamada el hogar espiritual del Centro de Inglaterra, esto es, el hogar de los que, se presume, son el ala derecha de la clase media, la corriente dominante, personas blancas, no urbanas. A la luz de esto, estaba la revista satírica Detective Privado, la cual en su sección de ‘cartas al editor’, configurada de manera juguetona, presentaba excesivas y obsesivas cartas de quejas, y siempre concluía firmándolas con una burla como “Atentamente suyo, el Disgustado de Tunbridge Wells”. ¡La burla acerca de la indignación social es, por supuesto, muy divertida! La burla de la indignación religiosa nacida de toda una vida de inactividad es, sin embargo, todo menos algo gracioso, pues es, tanto en sí misma como por sí misma, una mofa.

En este mundo loco en que vivimos en la actualidad, en este espectáculo de relaciones extrañas del final de los tiempos, en estas exhibiciones falsas y estas sociedades, completa y espiritualmente endemoniadas, me temo que debemos hacer a un lado cualquier semejanza con esa actitud de levantar la nariz y mover la cabeza mientras escribimos cartas al Tribuna Evangélico, y firmamos como “Atentamente suyo, el Disgustado de Tunbridge Wells”. Durante muchos, muchos años, ¡nadie ha hecho nada para remediar la situación de deterioro continuo de nuestras sociedades! así que, ¿Cómo es que podemos estar tan disgustados? ¿Qué derecho tenemos?

¿Me pregunto si es posible que aún nos escandalicemos? No, sabía que no. Por lo tanto, no actúen escandalizados. Por lo tanto, no aparenten un disgusto religioso. De todos modos, no servirá para nada. Más bien, ¡guárdense a ustedes mismos y conviértanse en un ejemplo moral! Más bien, ¡revístanse con la gracia y prepárense para conquistar! Más bien, ¡adéntrense en este mundo triste y necesitado y prediquen el Evangelio a cada persona con la que se crucen! No se quejen, sino decídanse a hacer algo por nuestra sociedad, ya que, sin lugar a dudas, está enferma y con gran necesidad del gran Médico. ¡Ah!, a propósito, ¡Él hará esas visitas domiciliarias a través de ustedes! Así que, ¿están listos para el sacrificio? ¿están listos para llamar a los pecadores al arrepentimiento? ¿Están aprendiendo lo que esto significa?

Medita: “Lo que pido de ustedes es misericordia y no sacrificios. Porque no he venido a llamar a justos sino a pecadores.” Mateo 9:13b

Ora: Señor, ayúdanos para que ya no aparentemos disgusto, sino más bien luchemos tan compasivamente que nos convirtamos en los faros de luz y dirección; en los ejemplos de redención que este mundo necesita tan desesperadamente. ¡Por lo tanto, yo decido despertar esta noche! ¡Sí!, ¡decido pues, tomar acción esta noche y mañana convertirme en el médico con la medicina, en el vigía con el llamado al arrepentimiento, sacrificando mi vida para la salvación de otros, buscando Tu misericordia, sembrando en la esperanza y esforzándome por compartir con otros en el amor de Dios! Amén.

Tuyo por siempre, ‘el Decidido’ de Tunbridge Wells.

Saturday, October 29, 2011

Oct | 29 | Las muñecas rusas de Dios siempre se abren a la inversa

Palabra para meditar - ELECCIÓN

Salmos 47:1-4
“Aplaudan, pueblos todos; aclamen a Dios con gritos de alegría. ¡Cuán imponente es el SEÑOR Altísimo, el gran rey de toda la tierra! Sometió a nuestro dominio las naciones; puso a los pueblos bajo nuestros pies; escogió para nosotros una heredad que es el orgullo de Jacob, a quien amó.”

Las muñecas rusas de Dios siempre se abren a la inversa

El verdadero destino del Karma es estar conforme con el lugar y el llamado que te ha tocado en la vida, ¡aún si siendo un médico talentoso te toca limpiar las jaulas de los elefantes! El romper el destino Kármico, creando un mal Karma dejando de cuidar a los elefantes y convirtiéndote en doctor, puede tener serias consecuencias tanto para ti como para tu familia, ya sea ahora como en los futuros ciclos de tu vida. Esta es la forma de ver el mundo que tienen incontables millones de personas en muchas partes de este raro y cansado mundo.

Esta noche, quiero hablar sobre recibir una herencia pero en proporciones cósmicas y sin propensión al Karma. En otras palabras, cuando Dios nos da una herencia, aunque tiene determinados los límites, también tiene en sí misma, espacio infinito para el crecimiento, el cual puede obtenerse, solamente, a través de la búsqueda contínua de la fe personal. ¡Sí, la adquisición de dones y espirituales siempre demanda fe, fortaleza y valor! ¡Pero cuando este tridente de prosecución se clava en el extremo posterior de todos nuestros resistentes enemigos, tarde o temprano, retrocederán gritando o serán destruidos al ser conquistados! La fe y la necesidad de andar y actuar por la fe es algo que agrada al Dios Altísimo. ¡No hay dudas con respecto a dónde vas o quién eres, ni tampoco hay límite en lo que puedes llegar a ser y a hacer!

Cuando Dios divida para nosotros nuestra herencia, todavía tenemos la posibilidad, la necesidad, el deseo, más aún, la expectativa de Dios en cuanto a decirle a Él, “¡Dame esta montaña!” O, “¡Dame también fuentes de agua!” O, “¡Dame también este mejor talento que busco!”, O,… bueno, ustedes me entienden.

Esa posesión que Dios ha separado para ti es un interminable universo de conquista y descubrimiento en expansión que se va desplegando. No hay necesidad de envidiar la ‘herencia’ de otra persona cuando tienes continentes, planetas, sistemas solares y universos completos a la espera de su descubrimiento en esa herencia especial que te pertenece. Los regalos y dones de Dios son como las muñecas rusas, el acto de abrirlas continúa por los siglos de los siglos, amén. Por tanto, deja de quejarte sobre tus aparentes defectos y deficiencias y, en su lugar, comienza a descubrir los regalos de Dios que se abren para ti. ¡Hay más en ti, y más por venir de ti, de lo que jamás habrías podido imaginar! ¿Sabes? los regalos que Dios tiene para ti, son como las muñecas rusas, excepto que cuando las abres y extraes el siguiente regalo y, con él, la siguiente posibilidad resplandeciente, el que se encuentra en el interior es siempre más grande que aquel del cual proviene. Cree esto y comienza a disfrutar de tus descubrimientos, ya que en Su mano derecha ¡siempre encontrarás placeres que son eternos!

Medita: “Porque las dádivas y el llamamiento de Dios son irrevocables.” Romanos 11:29-30

Ora: Señor, ¿qué maravillas me están esperando envueltas en brillantes papeles, entre los innumerables regalos que tienes para mí? Dame, oh Señor, un espíritu de aventura para buscarlos y ayúdame a tomar total posesión de toda Tu herencia, que fuera dividida por Tu amor hacia mí. Te lo pido en el nombre de Jesús. ¡Amén!

Friday, October 28, 2011

Oct | 28 | Recordando los pilares de piedra escondidos, de nuestra redención

Palabra de ensueño – CUBIERTO

Josué 4:4-7
“Entonces Josué reunió a los doce hombres que había escogido de las doce tribus, y les dijo: Vayan al centro del cauce del río, hasta donde está el arca del SEÑOR su Dios, y cada uno cargue al hombro una piedra. Serán doce piedras, una por cada tribu de Israel, y servirán como señal entre ustedes. En el futuro, cuando sus hijos les pregunten: ¿Por qué están estas piedras aquí?, ustedes les responderán: El día en que el arca del pacto del SEÑOR cruzó el Jordán, las aguas del río se dividieron frente a ella. Para nosotros los israelitas, estas piedras que están aquí son un recuerdo permanente de aquella gran hazaña.”

Recordando los pilares de piedra escondidos, de nuestra redención

Pocas cosas son más perdurables que la roca. En mi tierra natal, el famoso monumento de Stonehenge y muchos círculos de roca danzantes son todavía hoy, intrigantes testimonios de comunidades antiguas, barridas de sobre la faz de la tierra desde hace ya mucho. Aún así, el testimonio de las rocas que hablan por sí mismas perdura, pues pocas cosas son tan perdurables como una roca.

Mi sospecha es que Dios se deleita en las rocas, más de lo que Él se deleita con cualquier otro ser no vivo de Su creación. La inmovilidad firme y protectora de la roca es aquello que Él desea ansiosamente de nosotros, como mínimo. Aún así, creo que puede haber un lado secreto y metafísico en las rocas, que todavía no ha sido totalmente comprendido, pues ¿qué otro centinela cantor se mantiene tan firme en su porte, cuando de él brota contínuamente una fuente de agua viva, como testimonio? Pocas cosas son tan perdurables como una roca.
Entonces, Dios quiere que nosotros rememoremos y, como hizo muchas veces en el Antiguo Testamento, ¡comienza a enmarcar los capítulos de Su historia de redención con altares de piedra y pilares de piedras! En nuestro versículo de esta noche, sucede que en medio del río Jordán, en ese momento seco, doce representantes (uno de cada tribu), obedecen la orden de Dios y colocan las piedras en la seca tierra de Canaán, para que permanezcan como un testimonio por generaciones de lo que Dios ha hecho por los Israelitas. Sin embargo, no es este montón de piedras en el que me voy a enfocar esta noche, sino en el montón de piedras de Josué que aparece en el versículo nueve: “Y lo hicieron así los hijos de Israel, tal como Josué ordenó, y alzaron doce piedras de en medio del Jordán, como el SEÑOR dijo a Josué, según el número de las tribus de los hijos de Israel; y las llevaron consigo al alojamiento y allí las depositaron. Entonces Josué levantó doce piedras en medio del Jordán, en el lugar donde habían estado los pies de los sacerdotes que llevaron el arca de la alianza, y allí permanecen hasta hoy.” Josué 4:8-9

Quizá Josué, en este versículo nueve, estaba siguiendo alguna otra orden explícita de Dios no registrada, o ¡quizá Josué hizo esto por su propia cuenta! ¡Quién sabe! Aún así, esta noche, por debajo de la corriente del Jordán, ¡yacen doce piedras, ahora suavizadas, todas amontonadas juntas, en la húmeda (y muy llena de peces) oscuridad! Aquí hay un montón de piedras escondidas, un testimonio escondido, y sin embargo conocido por todos y cada uno de los que han sido redimidos. Sí, el montón visible, desde la rivera del Jordán nos habla de otro montón de piedras nunca vistas, traídas tal vez del desierto pero ahora escondidas desde hace mucho tiempo, cubiertas completamente y que fueron algo hace ya mucho, mucho tiempo.

Nuestra vida actual de victorias debiera estar llena de testimonios, presentes y permanentes, de la salvación que una vez nos fue dada; testimonios como rocas de la redención de una esclavitud horrorosa del pecado y de la sensación de pérdida al deambular errantes en un desierto seco, aún cuando nuestra antigua vida, nuestra vida pasada, tal como la montaña de piedras de Josué, está cubierta y enterrada hace tiempo en el camino que una vez fuera separado para nosotros.

Para todos nosotros esta noche, para todo el verdadero Israel de Dios, digo que toda piedra de pecado de nuestra vida pasada está escondida, está cubierta y está hace mucho está suavizada debajo de las arrolladoras aguas de la redención que alguna vez se amontonaron en una ciudad llamada Adán, y están ahora lejos, muy lejos. Miren a sus montones de piedras de Salvación que se pueden ver y pregúntense esta noche “¿Qué es lo que estas piedras significan para mí?” Debieran significar algo especial para ti, y más especialmente, mi querido amigo, que todo lo demás: todo aquello concerniente a tu vida al otro lado del Jordán, se ha ido y se ha perdido para siempre en medio del camino de redención y el perdón de Dios. Se ha ido, toda la piedra de recuerdos, ha sido cubierta por las profundidades de Su amor. No hay nada más perdurable que nuestra Roca.

Reflexiona: “...Ahora bien, las aguas del Jordán se desbordan en el tiempo de la cosecha. A pesar de eso, tan pronto como los pies de los sacerdotes que portaban el arca tocaron las aguas, éstas dejaron de fluir y formaron un muro que se veía a la distancia, más o menos a la altura del pueblo de Adán, junto a la fortaleza de Saretán. A la vez, dejaron de correr las aguas que fluían en el mar del Arabá, es decir, el Mar Muerto, y así el pueblo pudo cruzar hasta quedar frente a Jericó. Por su parte, los sacerdotes que portaban el arca del pacto del SEÑOR permanecieron de pie en terreno seco, en medio del Jordán, mientras todo el pueblo de Israel terminaba de cruzar el río por el cauce totalmente seco.” Josué 3:15-17

Ora: Jesús, cuando Tus pies se pararon en el torrente del Jordán, entre los deseos del cielo y la voluntad del Padre, las aguas se elevaron en la base de los pies de Adán. Tengo esperanza, Señor, porque sé que en el camino de la redención, cada uno de mis pecados, y su recuerdo, ahora están cubiertos por las aguas de Tu amor. ¡Gracias! Amén.

 

Thursday, October 27, 2011

Oct | 27 | ¿Qué hacer con esta vieja casa?

Palabra para meditar – NUEVO

Santiago 3:11-12
“¿Puede acaso brotar de una misma fuente agua dulce y agua salada? Hermanos míos, ¿acaso puede dar aceitunas una higuera o higos una vid? Pues tampoco una fuente de agua salada puede dar agua dulce.”


¿Qué hacer con esta vieja casa?

Gran Bretaña todavía ostenta el terrible récord del peor asesino serial que jamás haya acosado la tierra: El Doctor de la Muerte, Harold Shipman fue condenado por el asesinato de cientos de sus pacientes. Nadie sabe el número exacto.

Anterior al horror de Harold, fue la ferocidad del asesino serial Fred West la que acechó los sueños de la gente. Fred West y su esposa, Rose, confesaron haber asesinado a treinta personas, muchas de las cuales se encontró que formaban parte integral de la estructura de la casa No. 25 de la calle Cromwell. Esta casa ha sido demolida, cada ladrillo destrozado y cada madero quemado.

No es la casa No. 25 de la calle Cromwell lo que me molesta, sino más bien la casa No. 27 de la calle Cromwell, el edificio de al lado, que era, y aún es, una Iglesia Adventista del Séptimo día, aún ofreciendo el servicio de Escuela Dominical y de Adoración en el Sabbath. Estos servicios se celebran, y se celebraban entonces, justo en la casa de al lado de esta casa de muerte, ¡o sea, a sólo metros de estos sucesos grotescos! Dos veces en el Sabbath y, sin lugar a dudas, también a mitad de semana, ellos elevaban sus rostros al Dios Altísimo en oraciones para ellos, para sus misioneros, para sus comunidades y para sus vecinos, aún para las personas que vivían al lado de ellos.

Al mirar hacia abajo desde el cielo, Dios veía en el mismo espacio de la pantalla, tanto las manos de estos adoradores levantadas hacia lo alto en oraciones y súplicas como, sin duda también, las manos implorantes de las mujeres que estaban siendo brutalmente asesinadas, torturadas, suplicando por su vida, antes de ser mutiladas hasta su muerte y luego ocultadas, a sólo metros, de todas las oraciones y alabanzas. Dios vio a los vivos que deseaban ser ungidos para el servicio y el sacrificio, mientras en la casa de al lado, veía la sangre en el sótano y los cuerpos en la chimenea cubierta con ladrillos, y oía sus gritos acallados en el concreto. Una comunidad de vida y luz, rogando por misericordia y otra comunidad de oscuridad y muerte gritando por justicia, y ambas a sólo metros una de la otra. Todo esto sucedió en una simple calle en Inglaterra, en nuestra calle, en mi calle, en tu calle. Ahora dime, ¿no crees que esto es aterrador?

En el mismo espacio de la pantalla, Dios ve todo lo que sucede en nuestro planeta. En el mismo espacio de la pantalla, Dios capta cada suceso que ha acontecido, está aconteciendo y acontecerá en nuestro planeta, tanto en espacio como en tiempo, todo en el mismo momento. ¡Imaginen eso! ¡Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí!

Así es que todos nosotros, los cristianos, nos acercamos a Dios con nuestros labios llenos de alabanza y nuestros corazones hundiéndose como el Titanic. Algunas ‘salas’ de este barco, tocando “Más cerca de Ti, mi Dios”, otras llenas de risa y esperanza, otras, detrás de las compuertas, ya plagadas de muerte y cuerpos ahogados. Otras aún, selladas con asesinatos, falta de perdón, venganza, amargura, codicia, pensamientos impuros y pestilentes y todo esto en el mismo ‘barco’, justo uno al lado del otro, acercándose a Dios de una manera u otra, al mismo tiempo. ¡Imaginen eso!

El crecimiento del nuevo hombre, la expansión del corazón nuevo no reivindica la antigua muerte, sino más bien la destruye, destrozando cada ladrillo, quemando cada madero, dejando que el viento de la frescura de Dios lleve las cenizas a través de Sus propias grandes profundidades donde son por siempre disueltas en la sangre del Cordero. No, el crecimiento del hombre nuevo, la expansión del corazón nuevo no reivindica la antigua muerte, sino que construye algo nuevo y hace crecer algo mejor que lo que jamás hubo antes. Dios, El Espíritu Santo dice, “¡Entren! ¡Déjenme mostrarles el lugar. Vengan y descubran todo lo nuevo que es mío, todo lo nuevo que es suyo y déjenme enseñarles cómo vivir en esta frescura, cómo vivir en esta plenitud, cómo decorar esto de acuerdo con el futuro eterno que tienen por delante y no con su pequeño y diminuto pasado!”

¡Les animo en esta noche para que dejen de visitar la vieja casa de la muerte, para que dejen de visitar al Padre cuando todavía están habitando esa vieja casa de la muerte! En lugar de eso, mi amigo, múdate de casa, múdate en un hombre vivo, que está siempre creciendo, siempre renovándose, siempre fresco y floreciente y que tiene un corazón completamente nuevo! ¡Qué así sea!

Medita: “Pero ahora abandonen también todo esto: enojo, ira, malicia, calumnia y lenguaje obsceno. Dejen de mentirse unos a otros, ahora que se han quitado el ropaje de la vieja naturaleza con sus vicios, y se han puesto el de la nueva naturaleza, que se va renovando en conocimiento a imagen de su Creador. En esta nueva naturaleza no hay griego ni judío, circunciso ni incircunciso, culto ni inculto, esclavo ni libre, sino que Cristo es todo y está en todos.” Colosenses 3:8-11

Ora: Señor, no permitas que decore lo nuevo con el lenguaje de lo viejo. No permitas que coloque mis viejos muebles en mis ‘habitaciones’ nuevas. Señor, no permitas que invite a mis antiguos ‘huéspedes’, tan desagradables, a mi nuevo hogar. Señor, ayúdame ¡y no lo permitas, no lo permitas, no lo permitas! Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.

 

Wednesday, October 26, 2011

Oct | 26 | El show del camino verdadero

Palabra de ensueño- CUENTAS

2 Samuel 24:24-25
“Pero el rey le respondió a Arauna: Eso no puede ser. No voy a ofrecer al SEÑOR mi Dios holocaustos que nada me cuesten. Te lo compraré todo por su precio justo. Fue así como David compró la parcela y los bueyes por cincuenta monedas de plata. Allí construyó un altar al SEÑOR y ofreció holocaustos y sacrificios de comunión. Entonces el SEÑOR tuvo piedad del país, y se detuvo la plaga que estaba afligiendo a Israel.”

El show del camino verdadero

Un análisis de la utilización del diezmo recibido en el Antiguo Testamento, ese 10% sobre el que la iglesia siempre tiene su mirada puesta, revela que era utilizado esencialmente en tres áreas principales: para el sostenimiento del personal, para la compra y mantenimiento de las instalaciones y para el financiamiento de varias personas/programas generadores de dinero. Las iglesias locales actualmente, y creo yo, todas las organizaciones para-religiosas cristianas, utilizan los mayores porcentajes de sus finanzas recolectadas para exactamente las mismas tres áreas en la misma vieja canasta.

¡Ahora, no se equivoquen aquí! ¡El obrero es digno de su salario, aunque con frecuencia, algunos Pastores no son merecedores de tanto como les pagamos, y con mayor frecuencia aún, muchos Pastores son merecedores de mucho más de lo que les damos! Sí, el obrero es digno de su salario, y las instalaciones deberían ser cálidas y acogedoras y atractivas, aunque no necesariamente lujosas, caras y cómodas, y los programas financiados correctamente son, no sólo justificación de nuestra existencia sino que algunas veces, verdaderamente hacen bien. Algunas veces.

Bueno, ahora que hemos aclarado lo anterior, permítanme decir seis cosas esta noche, para cerrar.

Primero, que dar un 10% es demasiado para algunas personas. Dar el 10% de nada, cuando tienes menos que nada entrando y más que nada saliendo, es o insensatez o fe. Espero que sea fe, porque eso complacerá a Dios, y unirá a tu familia, por el costo de darlo sacrificialmente.
Segundo, que el 10%, simplemente, no es suficiente para algunas personas. El diez por ciento de “toneladasdedinero” es un ítem contable que tu contador necesita utilizar para asegurar una deducción de impuestos al final del año fiscal. No hay sacrificio aquí. En verdad, aquí no hay sacrificio.

Tercero, el diezmo, aunque es un principio Bíblico, no es una práctica del Nuevo Testamento. La práctica del Nuevo Testamento es el dar con regocijo, con gozo y en forma regular, aquello que hemos decidido en nuestros corazones. Podría ser mucho menos del 10% y, también, podría ser mucho más. Puede variar de ofrenda en ofrenda y de dador en dador, y eso está bien.
Cuarto, ¡que si te has comprometido a dar de manera regular para las tres áreas de esa canasta, entonces da y hazlo fielmente! Recuerda que otros cuentan con lo que te comprometiste a dar.
Quinto, que hay otro principio que debe aplicarse al dar, que precede al regocijo de la tarea: Dar honrando a Dios; dar creyendo; dar en forma gozosa y dar sabiendo que será usado por el receptor de la manera más santa y más sabia. Eso es dar en forma sacrificial. La ofrenda, que seguramente quedará unida al más grande regocijo, es algo que te ha costado dar.

Por último una confesión. Es una confesión doble; en realidad les digo que yo le he dado mi todo a Dios. Muchas veces lo he lamentado, otras más, he deseado recobrarlo, y en otras no he dado con alegría. Algunas veces, pido perdón a Dios por esta ofrenda que me es tan difícil dar. Por otro lado, debo decirles que en lo que respecta a las cosas básicas de la vida, como alimentos, vestido, transporte y artículos en general, no me ha costado nada darme a mí mismo como un esclavo al servicio de Jesucristo. ¡Es extraño pensar eso! que el darme a mí mismo, no me cuesta, ni me costó nada hacerlo.

No sé qué clase de programa contable de computación tiene el Señor, pero sí sé que tiene uno y que el acceso es libre, para que todos lo veamos. Un día, todos sabremos el verdadero costo de nuestras obras sacrificiales en cuanto al oro, la plata, las piedras preciosas, la madera, el heno y el rastrojo, en la columna de la derecha, del gran balance de Dios. Debo decirles, que esta es una de las grandes cosas sobre la que más ansío descubrir en el gran Show Itinerante de Antigüedades en el cielo. ¡Esto es, descubrir cuál es el valor real de todas nuestras tontas inversiones! Imaginen todos esos rostros desilusionados ante la triste evaluación de los tesoros de los que tanto se hablaba y se presumía, y todas las otras exhalaciones, con caras de sorpresa, que se verán y se oirán, cuando lo que algunos consideraban como un pedazo de chatarra, libera indecibles millones a las puntas de sus pequeños dedos, los cuales más tarde podrán gastar a su placer en cada negocio angelical, por todo el vasto nuevo universo. Oh sí, aún los ángeles realizan transacciones y, por lo tanto, creo yo, fabrican objetos. Sin embargo, ¡detengamos aquí este vuelo de fantasía...!

Esta noche no me atrevo, y no me presentaré, como nada más que un discípulo renuente y un dador renuente además, pero encuentro interesante el considerar estas cosas: que en algunos aspectos me cuesta dar, pero en muchos otros, simplemente, siento tanto la necesidad de dar ¿Y ustedes? En todo lo que han dado de ustedes mismos y de sus cosas, ¿cuál piensan que será la etiqueta de precio que le será colocada a todo lo que le han dado a Jesús?

Reflexiona: “A quien me sirva, mi Padre lo honrará.” Juan 12:26b

Ora: Gracias Señor por el gran precio que has pagado por mí. Gracias Señor por otros que asumen el precio por mí, de mí, conmigo. ¡Estoy deseoso, Señor, de pagar el precio de agradarte ahora mismo! Ayúdame a que el regocijo de la ofrenda se convierta luego en gozo para mi cabeza y luego para mi corazón, para mi alma, mi espíritu y mi ser. Sí, ¡ayúdame a gozarme en todo! En el nombre de Jesús te lo pido. Amén.

Tuesday, October 25, 2011

Oct | 25 | El negocio de la muerte

Palabra para meditar – SER

Lucas 3:7
“Muchos acudían a Juan para que los bautizara. ¡Camada de víboras! —les advirtió—. ¿Quién les dijo que podrán escapar del castigo que se acerca?

El negocio de la muerte

Ya sé que ya dije esto antes, pero lo diré nuevamente: gústenos o no, intencionalmente o no, la película clásica de Paul Newman, La leyenda del indomable, es una verdadera mina de metáforas cristianas.

Tomando nota de la postura como de crucifixión de Luke (el personaje principal de la película) luego de que se comiera cincuenta huevos, en todas las cruces al final de la película, no obstante lo que me gusta especialmente es el hecho de que el personaje de Luke sea asignado a la prisión número 37. Por supuesto, Lucas 3:7 es nuestro versículo para esta noche y habla a los hipócritas diciendo: “¿Quién les dijo que podrán escapar del castigo que se acerca?”. Y ¿quiénes son los hipócritas sino aquellas personas que no son reales ni consigo mismas?

En cualquier caso, la película de La leyenda del indomable es, en el lado positivo, la historia de un inadaptado, y rebelde además. Es la historia de un hombre que no renunciará a ser lo que es, y al ser lo que es, trae esperanza, inspiración y felicidad al resto del grupo heterogéneo de presos encadenados con quienes está en la cárcel. Estos, a su vez, empiezan a alimentarse de él y de sus proezas. Como Luke Jackson, Jesús, sencillamente siendo quien realmente era, con toda certeza chocó con aquellos que tenían autoridad, y de la misma manera, ese choque ¡trajo vida a otros! Hay muchas comparaciones como las de Cristo en ese sentido en la película, pero para esta noche, he encontrado en ella y en mi propia vida, tres cosas que prueban que ser auténticamente quien se es, sí trae luz y esperanza a los demás.

Primero, por favor dense cuenta de que Dios pone ciertas personas en este planeta, para que sin importar cuán duro ellas o ustedes lo intenten, sencillamente no encajen en el molde estándar de las cosas, de ninguna manera ni forma. Esta gente diferente, estos rebeldes que muy a menudo lo son sin causa, necesitan ser celebrados por lo que son, y orientados en la planeación de lo que deberán llegar a ser. Desafortunadamente, y muy a menudo, todos los inadaptados sociales de la sociedad, se mantienen escondidos en el ático, o de regreso al área de investigación y desarrollo de las empresas que se benefician de sus aparentes excentricidades, pero que se avergüenzan de sus hazañas. Sí, de una manera u otra, esta multitud ‘diferente’ siempre está oculta a causa de sus maneras supuestamente extrañas y ridículas. Sin embargo, con el ánimo y la dirección indicados, estas estrellas fugaces pueden brillar más fuerte y más largamente de lo que cualquiera jamás imaginaría, a través del cielo que desean atravesar. ¡Acojan a esta gente diferente con gozo y risas, porque van a iluminar su vida y a iluminar su mundo! Dios los creó, y su individualidad necesita ser vista como un don y no como una maldición.

Segundo, sepan que todos nosotros de alguna manera estamos apiñados por nuestras sociedades enfermas de pecado. Todos nosotros estamos paralizados por las normas innecesarias, y si puedo decir, la mayoría de personas enfermas, vedadas, mal desarrolladas, refrenadas y reprimidas que he conocido en mi vida, son aquellas que han sido educadas o han sido introducidas ¡en la iglesia del Dios viviente! Gústenos o no, esa es la verdad. La iglesia del Señor de la vida, es a menudo más culpable de que la muerte sea la que controle y se perpetúe. La iglesia necesita aprender a liberar la singularidad del individuo dentro de sus paredes y afuera en el mundo. Imaginen cuando las personas finalmente cumplan el propósito por el cual están aquí. Imaginen qué explosión descontrolada de vida y luz podría envolver a nuestras comunidades llenas de aburrida oscuridad. Sí, ¡aburrida! Porque la oscuridad, la muerte y el Infierno son, por encima de todas las cosas, ¡muy aburridos! Piensen en ello.

Tercero y más importante, por favor reconozcan el “negocio de la muerte” que a menudo nos es presentado. Personalmente a mí me han presentado este negocio tantas veces, que me deja atónito que el diablo continúe con la presentación. No obstante lo hace, y a lo largo de los tiempos y de las estaciones de nuestra vida, persiste en acercarse a nosotros con el mismo triste negocio.

Este negocio de la muerte, y con él, la destrucción del destino, se ve en las Escrituras que se atraviesan en los labios del mejor amigo que Jesús tuvo en este planeta: Pedro, la roca. Aquí el diablo trata de utilizar a esta, la mejor de las amistades, para desbaratar el destino eterno del Hijo de Dios y de todos los que pudieran encontrarse en Él: “Desde entonces comenzó Jesús a advertir a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén y sufrir muchas cosas a manos de los ancianos, de los jefes de los sacerdotes y de los maestros de la ley, y que era necesario que lo mataran y que al tercer día resucitara. Pedro lo llevó aparte y comenzó a reprenderlo: ¡De ninguna manera, Señor! ¡Esto no te sucederá jamás!” Mateo 16:21-22

Este negocio de la muerte a menudo proviene del mejor de los lugares, de la mejor de las intenciones y del mejor de los amigos, y con todo, si escuchan podrán oír a las serpientes siseando. En la película La leyenda del indomable, es el mejor amigo de Luke, Dragline, interpretado por George Kennedy, quien viene a él después de su pasión en la iglesia y en medio de todas las sirenas, la policía y los locos oficiales de la correccional que esperan hacer pedazos a Luke, le dice con una enorme sonrisa esperanzadora: “Tienes que escucharme, todo lo que tienes que hacer es rendirte, con tranquilidad. Tómatelo con calma”.

¡Ahí lo tienen! ¿Lo vieron? Si la vida, si el cambio, el avivamiento, el amor, la luz y el mundo sacudiéndose sólo pueden llegar a través de la liberación de los cristianos auténticos para que vivan sus destinos, los cuales están diseñados exclusivamente para ellos; entonces el diablo siempre, y quiero decir, siempre, vendrá a ellos, vendrá a ustedes y les dirá: “Atrás, quietos, con calma, no lo hagas”, y mi querido amigo, mi valiente amiga, cuando eso sucede, entonces “lo que tenemos aquí, ¡es una falla en la comunicación!”. Porque la muerte del individuo, siempre llegará después de esa sumisión cobarde a tomárselo con calma y a dar un paso atrás de lo que Dios nos ha llamado a hacer. La “vida” ya no será comunicada cuando demos un paso atrás de lo que debemos hacer.

Si desean sacudir ese árbol detrás del cual se esconden; si desean sacudir la tierra para Jesús, entonces deben ser todo lo que son en Jesús, y ¡hacer todo lo que Él quiera que hagan! No permitan que nadie les impida ser de otra manera. ¡No hagan negocios de muerte! ¡No! ¡sigan siendo lo que son, porque a pesar de que otros digan lo que digan, la vida verdadera y hermosa siempre vendrá después de que hayan hecho lo que Dios les ha llamado a hacer, en el tiempo en el que El los ha llamado a hacerlo, y nada más!

Medita: “Tú creaste mis entrañas; me formaste en el vientre de mi madre. ¡Te alabo porque soy una creación admirable! ¡Tus obras son maravillosas, y esto lo sé muy bien! Mis huesos no te fueron desconocidos cuando en lo más recóndito era yo formado, cuando en lo más profundo de la tierra era yo entretejido. Tus ojos vieron mi cuerpo en gestación: todo estaba ya escrito en tu libro; todos mis días se estaban diseñando, aunque no existía uno solo de ellos.” Salmos 139:13-16

Ora: Señor, ayúdanos en esta noche a ver más allá de cualquier frontera restrictiva puesta para nosotros por alguien más, que sencillamente quiere que lo tomemos con calma. Te lo pedimos en el nombre de Jesús. Amén.

Monday, October 24, 2011

Oct | 24 | Un pateador con una pistola, hasta que el cielo venga

Palabra para meditar – FANTASEAR

Lucas 3:7
Muchos acudían a Juan para que los bautizara. ¡Camada de víboras! —les advirtió—. ¿Quién les dijo que podrán escapar del castigo que se acerca?

Un pateador con una pistola, hasta que el cielo venga

Gústenos o no, intencionalmente o no, la película clásica de Paul Newman, estrenada en 1967, La leyenda del indomable, es una verdadera mina de metáforas cristianas.

En el año 2007, Don Pearce, el escritor tanto de la novela como del maravilloso guión para esta película, aún vivía y escribía en Fort Lauderdale, Florida. Habiendo abandonado su casa teniendo tan sólo quince años de edad, la vida personal del autor es una rica fuente de historias para la película. Pearce mintió acerca de su edad cuando se unió al ejército en 1944; se ausentó con permiso porque era un rebelde en contra de las normas innecesarias; y pasó tiempo en la prisión militar antes de que su madre interviniera e informara finalmente al ejército de su edad real. Entonces, expulsado del ejército, Pearce se unió a la marina mercante y viajó por el mundo, sólo para ser tomado prisionero en Francia ¡por la falsificación de moneda en el mercado negro! Escapando de las celdas de la prisión, fraudulentamente logra volver a América en donde empieza una nueva carrera en el robo. Hecho prisionero a los veinte años por robar cajas fuertes, tuvo que servir dos años en el Departamento Correccional de Prisioneros Encadenados, del Estado de Florida. Finalmente, en aquellos ocho años, este joven experimentó más de la vida de lo que muchos se atreverían a hacer ¡en 800! Habiendo abandonado previamente la escritura, y ya siendo un hombre mucho mayor, había tomado de nuevo la pluma. En aquellos años de intervalo, tuvo una oficina en donde yo solía vivir, en Dania Beech, desde la cual arrestaba asesinos fugitivos de las Carolinas y predicadores de los que se paraban afuera de locales comerciales, quienes en sus ratos libres trabajaban en el comercio de drogas. ¡A menudo me pregunto si algunos de estos últimos no estarán operando todavía en ese mismo negocio en el condado de Broward hoy en día!

Les digo todo esto porque Don Pearce no es un autor que tenga éxito a nivel financiero. Está luchando por ocuparse de su esposa enferma y por encontrar dinero extra para las facturas médicas. Con toda seguridad que se siente como Sísifo, amarrado a una eternidad de frustración empujando cuesta arriba para siempre una piedra enorme, sin alcanzar nunca la cima. Ben Alsup, al escribir en la revista Esquire después de una entrevista con Pearce en el año 2005, dice que Don Pearce le contó una historia muy particular:

“Un hombre, golpeado y sangrante, se arrastra tras una pistola. Cada vez que está a punto de agarrarla, otro hombre la patea en el camino y la aleja un poco más, manteniéndola así justo fuera de su alcance. El pateador sostiene su propia arma. Y el que se arrastra sabe que si no llega nunca a alcanzar la pistola tras la que va, el pateador lo va a matar de un tiro. El pateador también sabe esto. Sin embargo, continúan así por el camino. El que se arrastra, se sigue arrastrando, y el que patea sigue pateando, y el camino nunca se acaba”.

Amigos, bajo este sol, hay una aparente futilidad en el círculo de la vida; hay una aparente falta de propósito para todo nuestro peregrinaje. Si eso indigna a algunos de ustedes, entonces es que o son demasiado jóvenes, o están demasiado aislados para saber la verdad que hay en ello. La primera condición es excusable y pasará con el tiempo; la segunda, no obstante, es un estado de locura elegida, y la iglesia está llena de personas así.

En esta noche les digo tres cosas: primera, disfruten su peregrinaje, disfruten el día, la noche, la paz, la lucha, los días calurosos, y la cometa sostenida por el viento. ¡Disfruten la vida!

Segunda, ¡disfruten su historia! Considérense como un personaje dentro de las páginas de un libro en el que tienen un inicio, un punto medio y un fin, y con todo ello, un desarrollo. Disfruten ser quienes son y disfruten convertiéndose en lo que puedan llegar a ser. ¡Disfruten la vida!

Tercero, y no obstante por encima de todo, sepan que esta historia, bajo este sol presente, está terriblemente contaminada. Está marcada con una maldición y una inutilidad, está manchada con la pérdida, está llena de encrucijadas, que bien pueden seguir, o ser obligados a seguir. En medio de una creación que gime, que se quiebra y se hace pedazos, los finales felices son raros, y honestamente, así es que será. Entonces, cada vez que puedan, ¡disfruten la vida!

Verán, “lo que tenemos aquí es una falla en la comunicación”. La iglesia bajo este cielo presente, es la culpable. Absoluta y totalmente culpable de vender aceite de víbora a las masas. Culpable de prometer el cielo en la tierra. Culpable de prometer días mejores con un pequeño diezmo semanal. “Sí, señores, sólo vengan, siéntense, cállense y paguen, y ¡todo estará bien de este lado del cielo!”. Ahora les digo, esta venta de aceite de víbora de días mejores bajo el sol por una pequeña suma, no es cristianismo y ¡es una mentira detestable!

Para que encuentren esperanza al principio, en el medio y al final de su historia, para que encuentren verdadera esperanza al final de cada día difícil que tengan debajo de este sol actual, deben volver su mente hacia pensamientos fantásticos. Sí, esta noche y cada noche, deben dirigir su corazón hacia los sueños maravillosos más profundos. En esta noche deben ir más allá de las fronteras exteriores y restrictivas de las posibilidades humanas, y cruzar el portal del mundo infantil de las hadas, ¡para entrar a la imposibilidad humana flagrante y sorprendente! En esta noche deben volar, como Peter Pan, hacia mundos desconocidos, incluso mundos futuros, mundos que un día, como hace mucho, mucho tiempo, una vez más vuelvan pedazos las fronteras dimensionales del espacio y del tiempo, y brillen de nuevo en nuestros cielos cambiados para siempre e iluminados por las estrellas. Porque amigos, en medio de las frustraciones del largo camino en el que nos encontramos, el verdadero cristianismo será un sueño aún por realizar, incluso un misterio desnudo que aún debe hacer crecer sus pechos llenos de plenitud. No olviden en esta noche que en nuestra historia cristiana, lo mejor siempre está por venir; sí, lo mejor es siempre “leche y miel el día de mañana, con corderos saltarines, y mermelada”. Mañana, tanto como puedan, disfruten su vida bajo este sol actual, pero esperen frustraciones hasta que el cielo venga.

Medita: “Now I saw a new heaven and a new earth, for the first heaven and the first earth had passed away. Also there was no more sea. Then I, John, saw the holy city, New Jerusalem, coming down out of heaven from God, prepared as a bride adorned for her husband. And I heard a loud voice from heaven saying, ‘Behold, the tabernacle of God is with men, and He will dwell with them, and they shall be His people. God Himself will be with them and be their God. And God will wipe away every tear from their eyes; there shall be no more death, nor sorrow, nor crying. There shall be no more pain, for the former things have passed away.’ Then He who sat on the throne said, ‘Behold, I make all things new.’ And He said to me, ‘Write, for these words are true and faithful.’ And He said to me, ‘It is done! I am the Alpha and the Omega, the Beginning and the End. I will give of the fountain of the water of life freely to him who thirsts. He who overcomes shall inherit all things, and I will be his God and he shall be My son. But the cowardly, unbelieving, abominable, murderers, sexually immoral, sorcerers, idolaters, and all liars shall have their part in the lake which burns with fire and brimstone, which is the second death.’” NKJV

Ora: Señor, ayúdame en esta noche a ver más allá de las fronteras; te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.

Sunday, October 23, 2011

Oct | 23 | Non Magna loquimur sed vivimus

Palabra para meditar – BONDAD

Hechos 9:36-37
“Había en Jope una discípula llamada Tabita (que traducido es Dorcas). Ésta se esmeraba en hacer buenas obras y en ayudar a los pobres. Sucedió que en esos días cayó enferma y murió.

Non Magna loquimur sed vivimus


Y murió.

La muerte de Dorcas, la vieja gacela cristiana, tuvo un profundo impacto en la comunidad en la que vivía. Tanto fue así, que los santos decidieron que irían a traer a un apóstol para ver qué podía hacerse. Pedro y su séquito llegan más tarde a la habitación de la escena de muerte, para encontrarla llena de gente hecha un mar de lágrimas y lamentos, y que agarrándoles las vestiduras les dicen: “¡Miren! Ella hizo esto para mí; se pasó toda la noche en ello. Dios la bendiga”. Y otra con una mano en el hombro de Pedro y la otra apuntando al manto, pulcramente doblado y bien cuidado, que sostiene en sus manos, dice: “¡Mira! Pasó una semana sin comer para comprarme esto, y luego lo cosió de modo que se ajustara a mis hombros cansados”. Y otra y luego otra, todas vestidas y cobijadas, todas hablando de ella y elogiándola, todas llorando y observando lo que Pedro podría hacer por ella. Entonces Pedro resucita a Dorcas de entre los muertos y se las presenta viva; sus días de servicio y costura, muy necesarios, aparentemente no han terminado. Ahora, no sé si Dorcas estaba feliz con la manera en la que terminaron los eventos, pero todos los que la amaban y se habían beneficiado de su vida llena de buenos actos para con ellos, y para la gloria de Dios... bueno, ¡estaban felices!

Mi madre murió dos años antes de que yo me hiciera cristiano. Cuando servía en el buque de Su Majestad Collingwood en Portsmouth, me dieron el teléfono de una general de brigada del Ejército de Salvación, una anciana jubilada que jamás había conocido. Marqué el número, me presenté y de inmediato me respondió: “Ah sí, conocí a su mamá antes de que muriera, y la llevé al Señor. No se preocupe, ella está con Jesús”. ¡Quedé atónito! ¿Cómo sucedió eso? ¿Cómo es que no había sabido nada al respecto?

La anciana que me había dado el número al que debía llamar, era mi vecina de al lado. Una espléndida mujer ya mayor llamada Olive Hinchcliffe, quien anteriormente tocaba la pandereta; creo que era capitana. Mi anciana madre era una trabajadora incansable, pero bendito sea su corazón, no tenía ni idea de cómo coser, por lo que era esta mujer que vivía al lado, durante años había cosido los agujeros en mis pantalones, modificado el largo de pierna de mis uniformes escolares, me había comprado camisas blancas para utilizar en la escuela y los libros escolares más sorprendentes, al inicio de cada período. Durante años había orado por nosotros y por mí especialmente, y durante años había regado poco a poco el corazón duro y reseco del alma de mi madre. Cuando estaba muriendo, la dureza se había suavizado tanto con el paso de los años, que fue fácil para Olive presentar a su amiga general de brigada, con mi madre, en su propio lecho de muerte. Olive Hinchcliffe jamás había compartido el Evangelio ni conmigo ni con mi madre, pero sus buenas obras y oraciones nos atrajeron a ambos al Reino del Salvador que ella amaba tan profundamente y a quien honraba con todo el corazón.

En Jope, otra anciana llena de buenas obras, había regado poco a poco los corazones de muchas personas en la ciudad. Cuando Pedro llegó y la resucitó de entre los muertos y compartió la fuente de semejante poder con los corazones secos, pero ahora anhelantes, la lluvia de Dios fue absorbida y la vida brotó de nuevo; el relato de todo esto viajó hasta muy lejos de este gran puerto marítimo de Jope.

Dos ancianas, Dorcas y Olive cuyo lema fue “non magna liquimur sed vivimus” – No hablamos cosas grandes, ¡las vivimos! Y tú, ¿cuál es tu lema en esta noche?

Medita: “...Pedro hizo que todos salieran del cuarto; luego se puso de rodillas y oró. Volviéndose hacia la muerta, dijo: Tabita, levántate. Ella abrió los ojos y, al ver a Pedro, se incorporó. Él, tomándola de la mano, la levantó. Luego llamó a los creyentes y a las viudas, a quienes la presentó viva. La noticia se difundió por todo Jope, y muchos creyeron en el Señor.” Hechos 9:40-43

Ora: Padre, trae a mujeres semejantes a nuestras vidas, y haz que sean honradas en nuestras iglesias. Padre, conviértenos en personas así, te pedimos, para que podamos seguir su ejemplo de arduo trabajo, y no sólo prediquemos sino que, lo más importante, ¡lo vivamos! En el nombre de Jesús te lo pido. Amén.

Saturday, October 22, 2011

Oct | 22 | Del olor del grano de la cebada

Palabra para meditar – OBSERVA

Ruth 2:2-4
“... Anda, hija mía —le respondió su suegra. Rut salió y comenzó a recoger espigas en el campo, detrás de los segadores. Y dio la casualidad de que el campo donde estaba trabajando pertenecía a Booz, el pariente de Elimélec. En eso llegó Booz desde Belén y saludó a los segadores: ¡Que el Señor esté con ustedes! ¡Que el Señor lo bendiga! —respondieron ellos.”

Del olor del grano de la cebada

A mí me encanta el Libro de Rut, del Antiguo Testamento; y los versículos para esta noche son, probablemente, mis favoritos entre todo el libro. Por supuesto, siendo un amante de las cosas profundas de Dios, me gustan estos versículos en particular a causa de las dos grandes ballenas que irrumpen en la superficie de las olas estruendosas, expulsando al exterior sus chorros de agua, para que todo el mundo las vea. ¿Las ven?

La escena se nos presenta dentro del versículo, cuando la agradable Noemí ha regresado con profunda amargura a su antiguo país, familia y ciudad. Noemí había partido hacia Moab junto con su esposo y dos hijos, diez años antes. Lo había hecho porque no había pan en Belén; sí: no había pan en “la casa del pan”; no había cánticos en Judá, ¡la tierra de la alabanza!
En aquellos diez años lejos de su tierra natal, perdió a su esposo y a sus dos hijos de manera trágica, y se ganó dos nueras amorosas pero necesitadas, una de las cuales, a pesar de los mejores esfuerzos de Noemí, no pudo despegarse de sus faldas, y por lo tanto tuvo que llevarla con ella de regreso a Belén, a pasar necesidad, a enfrentar el ridículo, las habladurías y los incesantes cuestionamientos.

Se ha dicho con toda razón que Dios plantó un jardín y que el hombre creó ciudades, ¡pero que el diablo inventó los pueblos pequeños! Aquí, en la pecera de Belén, toda la pobreza y el abatimiento de Noemí, todas sus declaraciones amargas en cuanto a que la mano del Señor se había vuelto contra ella, podían ser vistas y oídas por todos y, oh las habladurías, mis amigos, las miradas, la condenación, las acusaciones...oh, las intrigas intensas y las observaciones constantes hacia esta extranjera hermosa llamada Rut. Es tremendo, mis amigos: si no fuera por las ballenas de la presencia de Dios; si no fuera por los cálidos mamíferos de la providencia de Dios; si no fuera por estos dos gigantes de Su bondad, emergiendo a la superficie de estas aguas profundas y turbulentas, entonces todo en la historia no sería nada más que un abatimiento lúgubre. ¡Gracias a Dios por las ballenas! ¿Ya las ven?

No obstante, esta historia tiene un buen final. Rut, la moabita, será amada por Booz, en quien hay gran fortaleza, valor ¡y dinero! Sí, Noemí será finalmente bendecida, será bien cuidada y tendrá niños balanceándose en su regazo; y de este intercambio extranjero, eventualmente surgirá David el Rey, ¡y Cristo el Salvador! En este punto de la historia, las ballenas son testimonio de la grandeza y de la bondad irresistible y venidera de Dios. ¿Ya las ven?
Estas dos ballenas se llaman “y dio la casualidad” y “en eso”. Una ballena incluso más grande, que se ve sobre todo arrojando agua entre las cubiertas del Nuevo Testamento, se llama “pero, Dios”. No obstante esta es una especial, porque sólo puede verse con los ojos de la fe. Sin embargo, esta pareja particular, de “y dio la casualidad” y “en eso”, puede verse con bastante claridad en el horizonte de nuestras vidas, casi todos los días. ¿Ya las ven?

¿Saben que avistar ballenas es parecido a escuchar la voz de Dios? Oh sí... cuando Dios hable desde el cielo, algunos van a reconocerlo y serán bendecidos y sobrecogidos; otros dirán que fue simplemente un trueno. De manera similar, cuando la gente vea a este par de ballenas irrumpiendo en la superficie de sus vidas, algunos gritarán que es mera coincidencia, pero aquellos que sean verdaderamente bendecidos por estas ballenas, ¡alabarán al Señor! Sí, izarán su vela de la fe, prepararán sus redes para una gran pesca, y la esperanza saciará el hambre hasta que llegue la presa.

Ballenas... ¿no les encantan? ¿Ya las ven?

Medita: “Así que Booz tomó a Rut y se casó con ella. Cuando se unieron, el Señor le concedió quedar embarazada, de modo que tuvo un hijo. Las mujeres le decían a Noemí: ¡Alabado sea el Señor, que no te ha dejado hoy sin un redentor! ¡Que llegue a tener renombre en Israel! Este niño renovará tu vida y te sustentará en la vejez, porque lo ha dado a luz tu nuera, que te ama y es para ti mejor que siete hijos. Noemí tomó al niño, lo puso en su regazo y se encargó de criarlo. Las vecinas decían: ¡Noemí ha tenido un hijo! Y lo llamaron Obed. Éste fue el padre de Isaí, padre de David. Así que éste es el linaje de Fares: Fares fue el padre de Jezrón; Jezrón, el padre de Ram; Ram, el padre de Aminadab; Aminadab, el padre de Naasón; Naasón, el padre de Salmón; Salmón, el padre de Booz; Booz, el padre de Obed; Obed, el padre de Isaí; e Isaí, el padre de David.” Ruth 4:13-22

Ora: Señor, mañana y siempre en el horizonte de mi vida, que pueda ver que las ballenas de Tu bondad, de Tu cuidado, de Tu provisión y de Tu presencia, irrumpen en la superficie de mis mares expectantes. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.

Friday, October 21, 2011

Oct | 21 | Goteos nasales

Palabra para meditar – PREOCUPARSE

Ezequiel 8:17,18
“Me dijo: Hijo de hombre, ¿ves esto? ¿Tan poca cosa le parece a Judá cometer tales abominaciones, que también ha llenado la tierra de violencia y no deja de provocarme? ¡Mira cómo me enardecen, pasándome por la nariz sus pestilentes ramos! Por eso, voy a actuar con furor. No les tendré piedad ni compasión. Por más que me imploren a gritos, ¡no los escucharé.”

Goteos nasales


Esta época del año, esta época en la que cambian las hojas, y en la que la vegetación moribunda produce emisiones químicas, se produce en mí una alergia que me congestiona. Como consecuencia, mi nariz gotea un poco (sólo un poco), y mi sinusitis lentamente se escurre por detrás de mi garganta, convirtiéndose en picazón y luego en una tos molesta a la que le sigue un constante carraspeo en la garganta. Es molesto, ¡y todo el carraspeo suena como si yo estuviera a punto de decir algo muy, muy importante! No obstante, todo lo que puedo decir a todos aquellos que viven al filo de tal expectativa expectorante, que como todos sabemos puede ser bastante agotadora es: “disculpen”.

Nuestro versículo para esta noche está a punto de decir algo muy importante, pero el sentido exacto de esa frasecita “pasándome por la nariz sus pestilentes ramos”, es ampliamente malentendido entre los comentadores bíblicos. En cualquier caso amigos, lo que sea que signifique, es irrelevante realmente, porque el enfoque del texto no está tanto en la práctica atroz en sí misma, sino más bien en la respuesta de Dios frente a ella. Lo que sea que fuere este insulto nasal, se convirtió en un insulto doloroso y detestable; en un hedor fétido y ofensivo tal para Su corazón enojado y furioso, que lo incitó a un enojo sorprendente. Sí, este pecado secreto, este “pasar por la nariz los pestilentes ramos”, esta indulgencia frente a la idolatría obscena y escandalosa, provocó un “goteo nasal divino” tal, que Dios tosió de Sí mismo con una furia de tal magnitud ¡que escupió a Israel de Sus pulmones santos y congestionados!

No se equivoquen con esto: el resultado de semejante ‘tos’ furiosa, terminó en una aniquilación, disolución y desolación de Israel, nefasta y espantosa. Efectivamente, si Dios mismo no hubiera decidido reservarse un remanente entre aquellos que clamaban y gemían por el estado repugnante al que había llegado su propia nación, entonces la niña de Sus ojos, con toda seguridad, habría quedado toda allí mismo.

En esta noche tengo que decirles que yo he visto el pecado secreto de Sus líderes y de los supuestos profetas del presente. He visto los pecados secretos del pueblo de Dios hoy. He visto la indiferencia hacia Dios en sus vidas, en nuestras vidas, en la iglesia en general. Lo que nos lleva a concluir tal vez ¿que Dios no está vigilando?; de hecho, que incluso ¿pueda ser que no haya Dios?

Yo he visto el pecado secreto.

¡Observen! ¡Dios ve! ¡Miren la tierra! ¡Vean el hambre, vean la enfermedad en los hombres y animales, vean el temor, vean la guerra, vean la destrucción! Escuchen las vides muertas hace ya tiempo, crujir en el fuego. Escuchen a las otras naciones y a las culturas extranjeras, ahora viviendo entre nosotros, succionando los tuétanos de los huesos secos que quedan; ¡vean cómo Su ley es quebrantada, vean cómo han despreciado Su amor! ¡sorpréndanse ante los ídolos que ahora han sido trasladados de las cámaras secretas del corazón y que ahora se pasean en alto sobre hombros arrogantes! ¡Observen! ¡Dios ve! ¡Miren la tierra!

En esta noche les digo que lo que sea que ustedes o su nación hayan puesto delante del mismo rostro del Señor Jesucristo, va a producir un ataque justificado de parte de Dios, el cual traerá aniquilación.

Y a menos que desechemos nuestros ídolos, la tierra en toda su plenitud, y Dios en toda Su furia, se volverán contra nosotros.

Medita:Por tanto, prostituta, escucha la palabra del SEÑOR. Así dice el SEÑOR omnipotente: Has expuesto tus vergüenzas y exhibido tu desnudez al fornicar con tus amantes y con tus malolientes ídolos; a éstos les has ofrecido la sangre de tus hijos. Por tanto, reuniré a todos tus amantes, a quienes brindaste placer; tanto a los que amaste como a los que odiaste. Los reuniré contra ti de todas partes, y expondré tu desnudez ante ellos, y ellos te verán completamente desnuda. Te juzgaré como a una adúltera y homicida, y derramaré sobre ti mi ira y mi celo. Te entregaré en sus manos, y ellos derribarán tus prostíbulos y demolerán tus puestos. Te arrancarán la ropa y te despojarán de tus joyas, dejándote completamente desnuda. Convocarán a la asamblea contra ti, y te apedrearán y te descuartizarán a filo de espada. Incendiarán tus casas, y en presencia de muchas mujeres ejecutarán la sentencia contra ti. Yo pondré fin a tu prostitución, y ya no volverás a pagarles a tus amantes. Así calmaré mi ira contra ti y se apaciguarán mis celos; me quedaré tranquilo y sin enojo. Yo te hago responsable de tu conducta por haberte olvidado de los días de tu infancia, por haberme irritado con todas estas cosas, y por haber agregado infamia a tus prácticas repugnantes. Lo afirma el SEÑOR.” Ezequiel 16:35-43

Ora: Señor, en esta noche recordamos nuestros pecados. Pedimos perdón por los pecados de nuestra nación, de su gente y de sus líderes. Pedimos por misericordia frente a los pecados secretos de Tu iglesia, cometidos tanto por sus líderes como por el pueblo. Te pedimos que nos perdones y que nos limpies nuestros pecados secretos, que nos libres de nuestros ídolos, de nuestras quejas, de nuestra ira, de nuestros corazones rencorosos. Oh Señor, en esta noche desterramos a nuestros ídolos. Ten misericordia de nosotros y restáuranos; te lo pedimos, en el nombre poderoso de Jesús. Amén.

Thursday, October 20, 2011

Oct | 20 | Deleite de ángel

Palabra para meditar – EXAMINA

Salmos 8:3-4
“Cuando contemplo Tus cielos, obra de Tus dedos, la luna y las estrellas que allí fijaste, me pregunto: ¿Qué es el hombre, para que en él pienses? ¿Qué es el ser humano, para que lo tomes en cuenta?”

Deleite de ángel

Las Escrituras presentan siempre a la creación angélica ocupando reinos más elevados, como seres superiores que poseen poderes superiores, y con unas capacidades, que en todas las formas posibles, son más sorprendentes y ricas ¡que lo que la humanidad podría tener jamás! C.S. Lewis, mientras admite que nuestros sentidos están confundidos y han sido opacados como por un espejo, da gracias por tal desconcierto presente, por tal ‘torpeza’ de los sentidos, y luego, de manera totalmente majestuosa, traza para nosotros un pensamiento de oro en esta noche. Escuchen:

¡ Son mucho más sublimes! Yo sé que la torpeza de los sentidos
Nos protege, como el aire, de cielos demasiado vastos para contemplar;
De la muerte inminente para el hombre, de esa sublimidad,
Y filo deslumbrante de belleza desenvainada
Pero aquí, dentro de este mi interior pequeño y encantado,
Esta sala de la mente, el Hacedor comparte
Con los hombres vivientes, algunos secretos en una intimidad
Por siempre sólo nuestra, y no de ellos.
(del poema – “On Being Human”(Siendo humano) – C.S. Lewis )


Los ángeles saben tanto de nuestro diseño como hacia dónde nos dirigimos. Sí, tienen pleno conocimiento tanto de nuestra caída como de nuestra futura exaltación, y me pregunto si esta conversación eterna no se propagó entre todos ellos como celos cancerosos y los hizo caer en picada, hasta las profundidades del abismo, en la desesperada envidia que los consumía. Aun así, lo que nosotros los redimidos somos ahora y lo que pronto, muy pronto llegaremos a ser, es para los ángeles buenos del buen Dios, cosas que por siempre y para siempre han deseado y en lo que se deleitan, porque comprenden que los secretos de la redención, los cuales han sido plantados por el Espíritu Santo como semillas de amor en el suelo muerto del alma de un hombre, conducirán en el momento de la adopción, e incluso en la redención de nuestros cuerpos, a otro Génesis similar a aquel del que sólo se habla en los gritos nostálgicos de la creación que gime, y que clama porque ha hecho todo mal.

¡Qué hermoso sería si todos y cada uno de nosotros tuviésemos un santuario interior personal y privado en nuestros corazones, que son el mismísimo lugar donde mora el Dios Altísimo! Un lugar secreto para audiencias privadas con nuestro Padre, en donde nos riamos ante Su amor maravilloso, y donde cantando juntos echemos fuera de nuestra vida todas nuestras preocupaciones, y desenvolvamos Sus ‘secretos’ plateados en una intimidad para siempre nuestra, que nunca puede ser de ellos.

Medita: “Los profetas, que anunciaron la gracia reservada para ustedes, estudiaron y observaron esta salvación. Querían descubrir a qué tiempo y a cuáles circunstancias se refería el Espíritu de Cristo, que estaba en ellos, cuando testificó de antemano acerca de los sufrimientos de Cristo y de la gloria que vendría después de éstos. A ellos se les reveló que no se estaban sirviendo a sí mismos, sino que les servían a ustedes. Hablaban de las cosas que ahora les han anunciado los que les predicaron el evangelio por medio del Espíritu Santo enviado del cielo. Aun los mismos ángeles anhelan contemplar esas cosas.” 1ª Pedro 1:10-12

Ora: Padre, por favor líbrame de la distracción, así sea sólo por un rato, para que juntos podamos ven en lo profundo de Tu espléndida noche, mientras me ayudas a tomar la envoltura de todos los secretos cantores plateados de los cielos, que me hablan de las glorias por venir, de las glorias de ese otro Génesis. Amén.

Wednesday, October 19, 2011

Oct | 19 | Construyendo capillas

Palabra para meditar – CANTAR

Efesios 5:19
“…Anímense unos a otros con salmos, himnos y cantos espirituales. Canten y alaben al Señor con el corazón…”

Construyendo capillas

Muy seguido, durante las tardes, mi esposa y yo damos un paseo de una hora por el campo de Kentucky, cruzando todas las entradas de las hondonadas en donde termina la cima oscura, y entre la maleza y por las laderas verdes. En ocasiones están moteadas con esas flores llamadas “acianos” color azul claro, y en otras parecen estar pecosas con hojas color rojo encendido, que han caído de los árboles de madera noble, que se desnudan alistándose para ir a dormir en el invierno, mientras que el suelo mismo sonríe con el color naranja de calabaza rellena, de las mejillas regordetas e infantiles de la tierra, todas llenas de gordura otoñal ante el invierno que invita a acostarse.

En medio de los colores de esta belleza de Kentucky, se pueden ver las señalizaciones frías y con ángulos de hierro, que aún se mantienen rectas en el suelo oscuro y rojas. Estas señalizaciones de las propiedades podrán estar en el lugar legal correcto, pero están completamente fuera de lugar ante semejante belleza. En pie, allí como viejas trampas, oxidadas y sin camuflar entre el follaje, en ocasiones incluso marcadas con cintas de plástico color rosa fluorescente, señalan los límites fronterizos de las propiedades de quienes se enorgullecen de poseer un pedazo sureño de la gran tarta de nuez estadounidense. Sí, los bienes raíces personales son especialmente importantes en el Kentucky colonizado. Las varas oxidadas de los ángulos de hierro pueden ser más duraderas que las viejas duelas en madera que se utilizaban antes, pero aun así, son muy, muy antiestéticas.

Mi pueblo natal, hace cerca de mil años, fue en alguna ocasión un asentamiento anglosajón en el centro de un campo llamado en aquél entonces, lea. Los registros muestran que unos sesenta acres de esta lea ya habían sido marcados con duelas en madera, y habían sido designados para el área de un nuevo pueblo. Después de la batalla de Hastings en 1066, Guillermo el Conquistador entregó esta misma área de Staveley a uno de sus guerreros, como regalo por la victoria. Los normandos finalmente habían llegado a mi pueblo natal.

La familia de ese guerrero, Ascuit Musard, conservó a Staveley durante generaciones hasta la muerte de Nicolás Musard, un sacerdote Católico romano quien, al no poder dejar legalmente su tierra a sus hijos bastardos, la hizo dispersar entre sus hermanas, una de las cuales se casó con Anker De Frechville, Barón de Crich. Los Frechvilles dejaron su marca en Staveley representada en la vieja granja embrujada de Hagges, la casa señorial, la casa para el párroco, y por supuesto, la capilla familiar, partes de la cual datan del siglo trece, mucho antes de ser propiedad y patrocinio de la familia Frechville.

Una capilla familiar era una capilla privada en la que un sacerdote cantaba o entonaba salmos por el alma del fundador. Los ricos religiosos siempre han conseguido sus pólizas de seguro religioso, pagando a aquellos quienes ellos creen son escuchados por Dios, para que intercedan en su nombre. Una capilla familiar era un lugar así, un lugar de oración, adoración y súplica privada pagada, en nombre de la persona que tenía suficiente en su billetera para hacerlo de este modo. Suena extremo, ¿no? Sin embargo, la idea de una capilla familiar me gusta. Me gusta la idea de un lugar privado donde se canten salmos, un lugar privado adonde ir para cantar a Dios algunas canciones del espíritu.

Hoy, en su devocional “En Pos de lo Supremo”, Oswald Chambers dice en un discurso a estudiantes de teología: “No son las actividades prácticas las que constituyen la fortaleza de esta Escuela de formación Bíblica: toda su fortaleza yace en el hecho de que aquí ustedes están inmersos en las verdades de Dios, para que penetren en ellas delante de Él. No tienen la menor idea de dónde o cómo Dios va a maquinar sus circunstancias futuras, ni tampoco saben qué presión o tensión van a tener bien sea en casa o afuera. Y si pierden su tiempo llevando a cabo muchas actividades, en vez de estar inmersos en las grandes verdades fundamentales de la redención de Dios, entonces se van a derrumbar cuando el estrés y la tensión lleguen”. ¡Cuán cierto esto, y amigos, me temo que también cuán descriptivo del cristiano moderno!

He visto a muchos cristianos derrumbarse, y no quiero ser uno de ellos. Entonces mañana voy a construir una habitación para cantar salmos. Mañana voy a pagar el precio para escuchar algunos himnos alegres cantados en mi corazón. Mañana voy a preparar algunas canciones espirituales con música alegre, y voy a cantarlas con mi Padre. Sí, mañana, este sacerdote del Dios Altísimo va a construir una capilla familiar en una habitación de su corazón, y va a tomarse algo de tiempo a partir de ese momento, para retirarse en ella y cantar algunas canciones de gloria, cantar algunas canciones de mi redención, cantar algunos salmos de adoración, ¡cantar algunas canciones de esperanza!

En esta noche, entonces, descansemos en Jesús bajo Su amorosa canción de cuna, y mañana construyámonos todos, una capilla para adorarle.

Medita: “Dios mío, clamo de día y no me respondes; clamo de noche y no hallo reposo. Pero Tú eres santo, Tú eres rey, ¡Tú eres la alabanza de Israel! En Ti confiaron nuestros padres; confiaron, y Tú los libraste; a Ti clamaron, y Tú los salvaste; se apoyaron en Ti, y no los defraudaste.” Salmos 22:2-5

Ora: Cantaré al Señor porque ha triunfado glorioso, arrojando en el mar al caballo y al jinete. El Señor es Dios y yo lo alabaré, mi Padre es Dios y le exaltaré.

Tuesday, October 18, 2011

Oct | 18 | Boondockers

Palabra para meditar – SERVIR

Tito 1:5
“Te dejé en Creta para que pusieras en orden lo que quedaba por hacer y en cada pueblo nombraras ancianos de la iglesia, de acuerdo con las instrucciones que te di”

Boondockers

La palabra Boondock se originó en el idioma tagalo de las Filipinas, y originalmente significa “montaña”. Esta palabra ha sido adoptada por la cultura contemporánea para denominar a cualquier área remota aislada culturalmente y que forma su propia cultura distintiva. Boondocks es sencillamente otra palabra para campo.

El grupo country Little Big Town lanzó en el 2007 una canción exitosa con el mismo nombre. Siguiendo las tendencias vocales de la Starland Vocal Band, a diferencia de la mayoría de las bandas modernas, no tienen un líder vocal específico sino que más bien, cada cantante asume el liderazgo según se requiera y sea apropiado.

Creo que nuestras iglesias locales armonizarían mucho mejor si los líderes locales trabajaran hombro a hombro. Creo que nuestras iglesias locales funcionarían mucho mejor si todos los reyes Saúl, que están por encima de todos los demás, de alguna manera bajaran de estatus. Creo que las iglesias locales entonces tal vez armonizarían mejor y como un gran pueblo pequeño de verdad, funcionarían mejor, sentirían menos vergüenza, estarían orgullosas unas de otras, mantendrían vivo el corazón y el alma en forma, ‘pescarían’ mejor juntas, aprenderían más acerca de vivir en unidad, aprenderían más acerca del amor, y sobre todo, aprenderían más de Jesús. Sí, si los cantantes líderes estuvieran hombro a hombro, armonizando, orientándose mutuamente, y dejando a los demás libres con sus destinos, entonces ¡qué revolución experimentarían nuestras iglesias! Oh... ¡si nuestras iglesias funcionaran menos como ciudades con un Alcalde que las dirigiera, y más como grandes pueblos pequeños con un consejo de siervos que les lavaran sus pies y curaran sus heridas, conduciéndolos como pastores hacia el amor de Dios!

En esta noche les estoy hablando a los líderes. Permítanme preguntarles: “¿Qué son ustedes? ¿Un hombre importante en el campus o un boondocker?”. Tengan cuidado si están por encima de todos los demás en el liderazgo. ¡Tengan cuidado si creen que deberían estarlo!
Me temo que la única manera de corregir esta condición ‘elevada’ es, o bien la decapitación, o que nosotros, la gente ‘grande’ e ‘importante’, coloquemos nuestras cabezas y hombros por debajo de las rodillas de las personas cuyos pies estamos lavando. Si ustedes se rehúsan a hacer esto, entonces tengan cuidado hombres ‘grandes’, porque les vendrán los problemas...y será sólo cuestión de tiempo.

Medita: “Tú, que habitas en las hendiduras de las rocas; tú, que ocupas las alturas de los montes: fuiste engañado por el terror que infundías y por el orgullo de tu corazón. Aunque pongas tu nido tan alto como el del águila, desde allí te haré caer, afirma el SEÑOR.” Jeremías 49:16

Ora: Llegaste del cielo, indefenso bebé, entraste a nuestro mundo, con Tu gloria encubierta; no para ser servido sino para servir y para dar Tu vida de modo que nosotros pudiéramos vivir. Eres nuestro Dios, el Rey que nos sirvió; Tú nos llamas ahora a seguirte, a presentar nuestras vidas como ofrenda diaria, de adoración a Ti, el Rey Siervo. En esta noche, gran Rey, te doy el trono de mi corazón, me postro delante de Tu majestad y me pongo Tu delantal de entrega servicial, doblando mi cabeza y mis hombros por debajo de las rodillas de los demás. Que así sea el día de mañana y hasta el fin de los tiempos, para Tu gloria y mi crecimiento. Amén.

Monday, October 17, 2011

Oct | 17 | Deshaciéndote del polvo de muros de yeso ¡con el vigor de un rinoceronte!

Palabra para meditar – DESEO

Génesis 30:14-16
“Durante los días de la cosecha de trigo, Rubén salió al campo. Allí encontró unas frutas llamadas mandrágoras, y se las llevó a Lea, su madre. Entonces Raquel le dijo a Lea: Por favor, dame algunas mandrágoras de las que te trajo tu hijo. Pero Lea le contestó: ¿Te parece poco el haberme quitado a mi marido, que ahora quieres también quitarme las mandrágoras de mi hijo?

Deshaciéndote del polvo de muros de yeso ¡con el vigor de un rinoceronte!

Hace poco me encontraba en una gran tienda de suplementos alimenticios buscando unas vitaminas potentes, cuando una vez más me sentí abrumado por todas las opciones que tenía delante de mí: “¿Puedo ayudarlo?”, me dijo el encargado, así que le expliqué mi necesidad y mi deseo de mayor información para poder tomar una decisión correcta; entonces me miró con una mirada traspasante y me dijo: “Bueno, déjeme adivinar; estoy casi seguro de que usted anda alrededor de los cincuenta, así que yo le recomendaría…”. Perplejo, le respondí: “¿En mis cincuenta? Es posible que dentro de poco esté golpeando la puerta del medio siglo, amigo, ¡pero todavía no estoy ahí!”. No me sentí nada complacido.

Me hice cristiano cuando tenía diecinueve años, y entonces, estando a punto de llegar a los cincuenta, he caminado con Dios por casi treinta años. En esta noche, siendo semejante experto en el camino con Dios, me han invitado a dar una charla en una Iglesia Presbiteriana, acerca de la necesidad de una vida devocional sólida. Yo, por supuesto, hablaré de la necesidad de un estimulante espiritual verdadero.

Nuestro versículo para esta noche hace referencia a las mandrágoras. Estas son parte de la familia de las papas y también están relacionadas con la planta llamada Belladama. Se hace referencia a ellas como el “Fruto del diablo” o las “manzanas del amor”, y la razón para ello es que son, en efecto, ¡afrodisíacas! No es sólo por sus propiedades ligeramente narcóticas y aromaterapéuticas que las mandrágoras son buscadas; en dosis fuertes, la mandrágora puede también actuar como anestésico, mientras que en dosis leves, pueden, tal como lo dice un antiguo comentarista, “excitar los nervios, actuar como estimulante y tener el poder de estimular la voluptuosidad”. ¡A mí me suena bien!

Entonces, en nuestro versículo de esta noche, Lea, la que en el amor había perdido frente a Raquel la atención del corazón y la pasión correspondiente de su marido Jacob, está, simplemente, intentando conseguir una ventaja en el plano sexual. Lea está intentando utilizar medios artificiales para, sin duda alguna, propiciar una atracción entre ella y Jacob, de modo que terminen haciendo el amor de una manera tan apasionada, que a su vez termine en hijos. Verán, Raquel y Lea, por medio de la producción de hijos, están metidas en una competencia de amor. Créanme cuando les digo que esto todavía sucede hoy en día.

Las historias del Antiguo Testamento nos presentan en este siglo veintiuno un contexto cultural tan ajeno, que las historias que leemos nos parecen muy extrañas. No obstante, ¡en qué mundo tan igualmente extraño vivimos nosotros! Un mundo en donde hemos asesinado a los hijos no deseados en decenas de millones, y aun así, un mundo en el que la contracepción, junto con la sexualidad fuera de control, magnifican e incrementan la actividad sexual hasta tal punto, que todas las transmisiones terribles, asociadas con enfermedades adquiridas sexualmente, se multiplican con una agresividad increíblemente rápida. Sí, ¡este mundo está loco, loco, loco, loco!

El Viagra, por supuesto, es la marca de una de las más recientes mandrágoras químicas del siglo veintiuno. A pesar de que no es económica, muchas personas están comprando el producto en línea y/o en lugares de producción más baratos, como Sudamérica o China. Una de las estafas de manufactura de medicamentos más recientes, involucra la producción del Viagra, en el sentido de que “el clon” del mismo, aunque aparece idéntico en su empaque, color, forma y tamaño, en realidad no está ni cerca del verdadero. Los farmacéuticos han estado estudiando el producto más barato que llega al país, para descubrir que no sólo no tiene la misma potencia y consistencia del producto local más costoso, sino que millones de píldoras son de hecho muy simples: ¡nada más que polvo de muros de yeso! Es verdad: lo que muchos hombres pensaron que eran mandrágoras, en realidad era sólo polvo de yeso blanco, y lo único que ese material va a solidificar, ¡serán sus excrementos! ¡Qué bárbaros!

La verdad es que casi todos los cristianos creen que la única manera de mantener una vida devocional sólida, un affaire amoroso con Jesús, cercano y apasionado, duradero y amoroso, es por medio de viagra espiritual. Por lo tanto, con esta demanda incrementada de cristianos desesperados e insatisfechos, los estantes de nuestras librerías cristianas se están doblando bajo el peso de toda la potencia motivacional espiritual que jamás podría imaginarse, y la mayor parte de nuestros sermones y seminarios están realmente vendiendo también, la misma clase de estimulante espiritual. “¡Haz esto para tener una vida cristiana sólida!”. Desafortunadamente, amigos, tengo que decirles en esta noche que todo eso es generalmente puro polvo de yeso viejo. Puede estar presentado en empaques brillantes con cubiertas de colores resplandecientes; puede también prometer la realización de todo lo que jamás se ha soñado, pero al final, es generalmente un poco de polvo de yeso viejo. Costoso e ineficiente polvo de yeso. Difícil de digerir, difícil de tragar y muy difícil de limpiar.

Yo le digo a mi linda esposa que ella es todo el estímulo que necesito. No se me ocurre un cumplido mejor. A Jesús le digo lo mismo: “Muéstrame Tu gloria”, le digo, “en todo Tu poder glorioso, mi Señor; por favor, revélate ante mí, porque sé que Tú eres todo lo que necesito”. Les digo, todo el polvo de yeso religioso de todo el mundo, ¡no puede competir con eso! La satisfacción de un deseo tal, es lo único que mantendrá el círculo de relación con Dios. Si lo ven a Él, ¡lo desearán a Él! Si lo consiguen, quedarán satisfechos.

¿Desean tener una vida devocional sólida, incluso una vida inspiradora siempre en aumento? ¿Anhelan que su vida espiritual recupere algo de potencia y poder, de fuerza y solidez? En otras palabras, ¿desean tener una vida más apasionada en Jesús? Entonces busquen desearlo, busquen satisfacerlo; sí, busquen la santidad con todo su corazón, ¡todo el tiempo! Limpien sus estantes de todo el polvo de yeso, amigos, y sean apasionados en su búsqueda de Jesús. ¿De acuerdo?

Medita: “Ven, amado mío; vayamos a los campos, pasemos la noche entre los azahares. Vayamos temprano a los viñedos, para ver si han retoñado las vides, si sus pimpollos se han abierto, y si ya florecen los granados. ¡Allí te brindaré mis caricias! Las mandrágoras esparcen su fragancia, y hay a nuestras puertas toda clase de exquisitos frutos, lo mismo nuevos que añejos, que he guardado para ti, amor mío.” Cantares 7:11-13

Ora: Oh Dios, Tú eres mi Dios; de madrugada te buscaré. Mi alma tiene sed de ti; todo mi ser te anhela, cual tierra seca, extenuada y sedienta. Te he visto en el santuario y he contemplado tu poder y tu gloria. Tu amor es mejor que la vida; por eso mis labios te alabarán. Te bendeciré mientras viva, y alzando mis manos te invocaré. Mi alma quedará satisfecha como de un suculento banquete, y con labios jubilosos te alabará mi boca. En mi lecho me acuerdo de ti; pienso en ti toda la noche. A la sombra de tus alas cantaré, porque tú eres mi ayuda. Mi alma se aferra a ti; tu mano derecha me sostiene. Salmos 63:1-8

Sunday, October 16, 2011

Oct | 16 | Las evocaciones de la música de gaita y ¡de otros sonidos raros!

Palabra para meditar – CAMINOS

Jeremías 18:15a
“Sin embargo, mi pueblo me ha olvidado; quema incienso a ídolos inútiles. Ha tropezado en sus caminos, en los senderos antiguos…”


Las evocaciones de la música de gaita y ¡de otros sonidos raros!

Hoy estaba leyendo otra vez uno de los mejores devocionales jamás escritos: el Poema para el día, de Nicholas Albery. Me topé con una obra del poeta británico, Louis MacNeice, llamada “Música de gaita”. El poema es, con toda certeza una cacofonía de música emotiva, estrepitosa, atractiva y acusadora. Me encantó, lo disfruté, me conmovió y lo leí en varias ocasiones, ¡a la vez que me preguntaba qué significaba!

Uno de los aspectos maravillosos acerca de la poesía es su naturaleza evocadora. El poema en sí mismo puede aparecer tan complejo y lleno de color, que incluso una tercera y cuarta lectura pueden todavía dejarte con la sensación de que no lo entendiste o de que lo malinterpretaste. No obstante, estimuló algo en ti, revivió ese algo que fue casi un recuerdo de algo más, y por unos pocos momentos te enganchó, te llevó a algún lugar en tu pasado: a un recuerdo, a un sonido tal vez, un olor, una visión, una circunstancia; y eso te recordó, te advirtió, te alentó, te acarició y quizás incluso te confortó. Sí, uno de los aspectos maravillosos de la poesía, incluso aunque no entiendas la totalidad de la pieza misma, es su naturaleza evocadora.

Los sermones también tienen un aspecto evocador. Muchas veces la gente me ha dejado confundido cuando, después de un sermón, se me ha acercado para decirme: “Realmente fui bendecido con eso que dijo...”, o “fue muy útil cuando dijo...”, o “Dios realmente me habló cuando usted hizo referencia a...”. Sí, ha sido confuso porque a menudo yo no estaba transmitiendo esa idea o no estaba hablando de ese asunto, ¡y ciertamente no estaba haciendo referencia a la cosa que esa persona pensó! Sí, aunque no es ni la mitad de divertido, escuchar un sermón es como escuchar poesía, en el sentido de que aunque se pueda pasar por alto la idea, no obstante en la mente se va cavando otro nuevo camino espiritual, o la mayoría de las veces, un antiguo camino de recuerdos, como un antiguo pozo minero que sorpresivamente se está abriendo otra vez. El nuevo camino espiritual generará toda la conectividad de luz, vida y alegría, mientras que cuando se produce lo último, es decir, cuando los antiguos
pozos de mina se abren con las palabras, los ‘fantasmas’ se liberan, en ocasiones llorando, en ocasiones gritando, en ocasiones riendo, pero siempre, sí, siempre, llevando la persecución a un cierre. Esto es bueno, porque cuando termina la persecución, entonces puede removerse toda la basura, se pueden destapar todos los pozos, y una vez más, se permite que en los escondrijos internos de nuestro ser, circule aire fresco.

En ocasiones, muy a menudo, tanto en la poesía como en los sermones, está bien pasar por alto la idea, en tanto que se permita que las palabras hagan la más maravillosa de sus obras. Sin importar cuán pobre sea el mensajero humano, deja que Dios haga Su excavación evocadora en tu vida , y que selle con Su revelación tu corazón.

Medita: “Al encontrarme con tus palabras, yo las devoraba; ellas eran mi gozo y la alegría de mi corazón, porque yo llevo tu nombre, SEÑOR, Dios Todopoderoso” Jeremías 15:16

Ora: Tú me has llamado, oh Señor Dios de los ejércitos. No me senté en la asamblea de los burladores ni me alegré; porque me hiciste sentarme solo, porque me llenaste de indignación. Y entonces, ¿por qué ha resultado mi penar perpetuo y mi herida incurable, por qué se rehúsa a ser sanada? ¿Serás un espejismo, como de aguas no verdaderas? No, yo sé que si vuelvo, entonces Tú me recogerás; entonces, Señor, ven y ponte delante de mí, y revela lo que hay escondido en mi pozo y ayúdame a sacar lo precioso de entre lo vil; sí, ven y con tu ‘taladro’ evocador atraviesa mi mente hasta tocar mi corazón. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.