Thursday, February 28, 2013

Feb | 29 | Viviendo por tres días

PEREGRINAJE

Filipenses 4:11
No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación.

Viviendo por tres días

La única vez en que esta palabra, ‘contentarme’, se encuentra en el Nuevo Testamento es justo aquí. Esencialmente y espiritualmente también, significa vivir, independientemente de las circunstancias externas. Esta descripción me da la impresión de que viene de alguna forma de pensar Oriental, ustedes saben, aceptando su karma y estando en conformidad con donde sea que el raro Cosmos los haya colocado. Sin embargo, ¡eso no es lo que Pablo quiso decir! Pablo estaba arraigado tanto en la realidad de las Escrituras Hebreas como del Nuevo Testamento. Él conocía su llamado y los detalles del mismo. Escuchen: “Yo le mostraré cuánto tendrá que padecer por causa de mi nombre.” (Hechos 9:16), y otra vez, “Lo único que sé es que en todas las ciudades el Espíritu Santo me asegura que me esperan prisiones y sufrimientos.” (Hechos 20:23). Pablo, al igual que su Maestro, era un ‘hombre de tres días’ y estaba satisfecho con cualquiera que fuera lo que viniera. Escuchen nuevamente la respuesta que Jesús da ante una amenaza de muerte por parte de Herodes, dada por los labios de los no tan amistosos fariseos: “Vayan y díganle a ese zorro: Mira, hoy y mañana seguiré expulsando demonios y sanando a la gente, y al tercer día terminaré lo que vine a hacer.” Lucas 13:32. ¡No, el contentamiento Cristiano no es una aceptación pasiva del así llamado ‘karma’, sino el perseguir apasionadamente tu propósito durante más de ‘tres días’!

El primer día para perseguir es hoy. Hoy es el día de salvación, el punto donde el tiempo toca a la eternidad; es donde encontramos la gracia y la fortaleza suficiente para satisfacer todas nuestras necesidades. Todos nosotros debemos aprender a vivir y a amar en el ahora.

El segundo día que debemos perseguir es mañana. Me refiero al mañana no necesariamente como un día, sino quizá también como la duración y el propósito de nuestro llamado. Debemos confiar en que la Gracia que hemos experimentado hoy también estará disponible mañana, por todo el tiempo que dure y por todo el propósito de nuestro llamado. En oración planeemos y preparémonos para lo que esperamos estar haciendo mañana.

El tercer día para perseguir con pasión es la eternidad. El día de nuestro galardón, el día en que finalmente seremos libres, y que estaremos nadando en la satisfacción total y el completo cumplimiento.

Por lo tanto amigos, ¡ahí lo tienen! Simplemente, vivan tres días con antelación. Vivan para el hoy, prepárense para el mañana y planeen estar con Jesús siempre y por siempre. ¡Amén!

Reflexiona: “Tengo que seguir adelante hoy, mañana y pasado mañana” Lucas 13:33

Ora: Señor, ayúdame a correr mi carrera del día de hoy apasionadamente y a finalizar, exitosamente, el rumbo que para mí has trazado. ¡Amén y amén!

Feb | 28 | Echándole un vistazo a esas botellas empolvadas

ARREPIÉNTETE

Proverbios 23:21
“Pues borrachos y glotones, por su indolencia, acaban harapientos y en la pobreza.”

Echándole un vistazo a esas botellas empolvadas


A estas alturas bien podemos estar pasando por la temporada de Cuaresma. Aún recuerdo que mientras crecía, concurría a una escuela Católica y recibía instrucción bajo los ojos vigilantes de los Jesuitas. En especial, recuerdo los preparativos que se realizaban para los 40 días de Cuaresma. En aquellos días de mi juventud (y mucho antes de eso también), esta tradición establecida por el hombre era un tiempo de austeridad y respetuosa contemplación, previa a la celebración de la Pascua y la resurrección de Jesucristo, el Señor. El Miércoles de Ceniza marcaba el inicio de estos procedimientos religiosos y el Martes previo, tradicionalmente era un día de confesión y absolución sincera. ¡Sí, dije absolución!

La absolución es una palabra arcaica que se refiere a la confesión de los pecados a un sacerdote, por medio de la cual uno recibe tanto la liberación de la culpa como el regalo de la reconciliación. Este Martes en particular, o Martes de Confesión y Absolución, llamado en algunos lugares Martes de Carnaval, era un día de confesión, arrepentimiento y perdón. En mi hogar, no obstante, y en el hogar de la mayoría de los Católicos y Protestantes modernos del Reino Unido, ¡era un día para darse un atracón de diferentes variedades de pan dulce!

No hace tanto tiempo, al igual que en tantos otros hogares humildes de Occidente, el renunciar a la comida en la Cuaresma hubiera significado un desperdicio de deliciosos alimentos perecederos y costosos. Con ese fin, puede ser que se hubiera llevado a cabo una limpieza de la despensa para Cuaresma, pero nada se desperdiciaba, no señor, todo se comía y lo que llegaba a sobrar, se enrollaba y se servía en porciones de masa ligeramente batida que ahora denominamos ‘panquecitos’. Con la abundancia de lo que se comía en el Martes de Carnaval, pasó muy rápido a llamarse Martes Graso y, la traducción literal al francés de Martes Graso es, Mardi Gras. “¡Qué interesante, que un tiempo de arrepentimiento y reconciliación, sutilmente se haya vuelto en una fiesta como esta!”

El pecado siempre busca consumarse y antes de extinguirse definitivamente, al igual que un fuego artificial en sus momentos finales, se consumirá a sí mismo y todo el que pase por su feroz perímetro se quemará con él, en su propia locura desenfrenada. Mardi Gras en la ciudad de Nueva Orleans, anteriormente inundada y actualmente en bancarrota, se presenta ante el mundo como un borracho con la nariz roja, acelerando a fondo por última vez, antes de ir contra el grupo de niños que están esperando en la esquina por su camión escolar. O pinta al mundo en óleo, sentado en un viejo sillón reclinable de piel, recostado y totalmente relajado, reconciliado ya con la muerte, como un paciente que tiene cáncer en el cuarto nivel, aspirando profundamente su último cigarrillo antes de que el último trozo de pulmón sea expulsado en su bocanada de humo. O como una ramera con el rostro picado de viruela, engañada por la sífilis, aún creyendo que es bella y por tanto, aún tratando de vender sus ‘enceres’ al borde de la destrucción, sólo una última vez antes de que su permisivo ‘negocio’ se cierre para siempre. El pecado, ustedes pueden ver, es una locura gigantesca y egoísta, que se permite todo pero que también acaba con uno mismo.

Cuando nosotros, como Cristianos, miramos el estado en que se encuentran nuestras civilizaciones avanzadas, es mi opinión que uno debería estar bajo la influencia de cantidades asombrosas de antidepresivos para no temblar con temor ante el hecho obvio de que Dios nos ha abandonado a nuestros propios pecados y a todas sus terribles consecuencias. Mientras nos vestimos con trajes pintados en vez de sacos de arrepentimiento, como nación hemos vendido nuestras almas por un puñado de cuentas de plástico y continuamos danzando frente al bien muerto aunque dorado becerro de la autoindulgencia. Todo esto da miedo, amigos, pero lo que es más desconcertante es la ausencia de alguna voz profética actual, que anuncie en voz alta la ruina inminente sobre las naciones que alguna vez fueron bendecidas y que ahora, abiertamente, ¡agitan sus puños contra el Dios Altísimo!

La controversia de nuestros tiempos no se encuentra tanto en las guerras, el racismo, la pobreza, las agendas políticas perversas, ni siquiera en el genocidio. No, la controversia de nuestra época se encuentra en nuestros duros corazones contra Aquel quien sufre hace mucho, mucho tiempo: nuestro tolerante y buen Dios. Una gran mentira se está perpetrando a lo largo de estas costas Occidentales: que muchas personas se están haciendo Cristianos. Sin embargo, permítanme preguntarles: “Si es verdad que tantas personas se están convirtiendo al Cristianismo en el Occidente, entonces, ¿dónde debemos ir para obtener, aunque sea, una muestra del impacto que están teniendo en nuestra cultura? ¿Dónde está el cambio? ¡No hay ningún cambio! y entonces como ya dije, ¡una gran mentira se está perpetrando entre nosotros!
Es obvio que no hay un cambio real, no hay una respuesta real de arrepentimiento y la respuesta actual de nuestra amada nación a un castigo tan consistente y misericordioso, a todos los signos claros y ciertos de una calamidad que se avecina, que parece acercarse con cada amanecer, ha sido simplemente, continuar bailando sobre las transgresiones y seguir de fiesta en fiesta. Nosotros, la iglesia, a nuestra pequeña manera menguante, nos estamos uniendo a esta misma falsa ilusión demoníaca de seguridad y, más aún, la estamos perpetuando con lamentables picnics en el parque y grandes salidas al campo, pintando caritas, buscando lugares para ‘adorar’ y, por supuesto, ¡comprando tantos adornitos Cristianos como podamos acarrear con nosotros y cantando coritos!

Nosotros, en la iglesia, debemos recordar que las pociones milagrosas jamás sanaron a ninguna nación de sus maldiciones y enfermedades. Jamás lo hicieron y jamás lo harán. Así que, al tiempo que pregonamos nuestros así llamados ‘enceres’ espirituales, tomémonos el tiempo para desempolvar las botellas y prestar más atención a lo que estamos vendiendo, porque sea lo que sea, ¡no está funcionando!

Reflexiona: “Si un hombre tiene un hijo obstinado y rebelde, que no escucha a su padre ni a su madre, ni los obedece cuando lo disciplinan, su padre y su madre lo llevarán a la puerta de la ciudad y lo presentarán ante los ancianos. Y dirán los padres a los ancianos: "Este hijo nuestro es obstinado y rebelde, libertino y borracho. No nos obedece." Entonces todos los hombres de la ciudad lo apedrearán hasta matarlo. Así extirparás el mal que haya en medio de ti. Y todos en Israel lo sabrán, y tendrán temor.” Deuteronomio 21:18-21

Ora: Señor: Nosotros, Tu pueblo, nos postramos y oramos pidiendo la sanidad de nuestra tierra y Tu provisión misericordiosa, de aquellos entre nosotros que serán los reconstructores de los viejos lugares llenos de basura, los reparadores de las transgresiones, y los restauradores de los lugares donde podremos estar en comunión contigo.” Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén.

Wednesday, February 27, 2013

Feb | 27 | Una historia de dos testículos podridos

PELEA

Hechos 12:23, 24
Al instante un ángel del Señor lo hirió, porque no le había dado la gloria a Dios; y Herodes murió comido de gusanos. Pero la Palabra de Dios seguía extendiéndose y difundiéndose.

Una historia de dos testículos podridos

No hoy, sino hace unos pocos días pero en el año 303 DC, Galerius Valerius Maximianus emitió un edicto ordenando la persecución de los Cristianos. Esta última gran persecución del Imperio Romano hacia los Cristianos la cual duró ocho años, fue tan violenta que aun los mismos paganos se sentían indignados.

En el año 311 DC, con los preparativos en marcha para celebrar su 20o aniversario como César y como Augusto, repentinamente Galerius se vio afectado de una grave enfermedad. Primero sus genitales sufrieron una gran inflamación, seguida de la aparición de una úlcera profunda que rápidamente se infestó de gusanos, lo que ocasionó que ésta se inflamara y se pudriera en su cuerpo. Estaba en tan malas condiciones, que incluso algunos de los doctores de Galerius no soportaban el hedor. Tanto ellos como otros que no pudieron curarlo, fueron ejecutados inmediatamente.

Desde su lecho de enfermo en Nicomedia, el 30 de Abril del año 311 DC, Galerius emitió un edicto el cual fue confirmado por sus compañeros emperadores, cancelando la persecución de los Cristianos. Su estrategia había fallado. El sufrimiento al que habían sido sometidos los Cristianos les había incluso ganado la compasión del imperio. A través de los testículos inflamados y el hedor de una úlcera podrida, una vez más, la marea de la batalla cruel se había vuelto en favor de Jesucristo, el Señor.

Nuestro enemigo está derrotado, está peleando una batalla que sabe que no puede ganar. Las puertas del infierno no prevalecerán contra la expansión del Reino de Dios. No obstante, mis queridos amigos, es un conflicto cruel y costoso. Millones de nuestros hermanos y hermanas han perecido en él y aún en la actualidad, la iglesia es masacrada abiertamente en muchas partes del mundo. El enojo del enemigo es veneno en contra nuestra, el pueblo del Señor. Si se le da la oportunidad una vez más se embarcará en una cruel persecución, incluso en estas mismas costas en las cuales vivimos. Valiéndonos de la oración y de manera activa, debemos luchar para mantener y hacer prosperar aquello por lo cual generaciones de Cristianos han luchado y han muerto. Para nosotros, el pueblo de Dios, el permanecer dormidos en tiempos como estos, cuando todos nuestros muros están derrumbándose a nuestro alrededor, significa un letargo tan mentiroso y despreciable que ¡sólo puede deberse a una actividad demoníaca! La iglesia de Dios debe levantarse de su letargo de inactividad y pelear hoy la buena batalla. Si no lo hace, seguramente comenzaremos una vez más a pagar un precio muy alto en este conflicto mortal, justo aquí, en nuestra propia tierra comprada con sangre.

Reflexiona: “Mía es la venganza; yo pagaré. A su debido tiempo, su pie resbalará. Se apresura su desastre, y el día del juicio se avecina.” Deuteronomio 32:35

Ora: ¡Levántate oh Iglesia de Dios, y haz grandes cosas! ¡Entrega tu corazón y tu mente, y tu alma y fortaleza y sirve al Rey de Reyes!



Tuesday, February 26, 2013

Feb | 26 | ¡El sabor del nuevo vino de Dios servido frente a ‘La Cruz y La Corona’!

PROCLAMA

Mateo 3:7
Pero al ver que muchos fariseos y saduceos llegaban adonde él estaba bautizando, les advirtió: ¡Camada de víboras! ¿Quién les dijo que podrán escapar del castigo que se acerca?

¡El sabor del nuevo vino de Dios servido frente a ‘La Cruz y La Corona’!

El ‘Horizonte Perdido’ de James Hilton, tiene un lugar asegurado en los anales de la historia de las publicaciones, no necesariamente por su valor literario, sino por el simple hecho de que fue la primera novela de Ian Ballantine, publicada con tapas flexibles en 1939. La historia de Horizonte Perdido es simple: un grupo de viajeros varados en los Himalayas encuentran un monasterio remoto llamado Shangri-La y así conocen a las maravillosas personas que viven en él. Su filosofía puede resumirse en una frase, “¡Moderación en todo, incluso en la moderación!” Hoy Shangri-La se ha vuelto el emblema para todo aquél que está en la búsqueda personal de dicha, paz y gozo debajo del sol. La contínua exploración, fascinación y acogida que el Occidente hace de todas las filosofías y religiones Orientales, nos muestra que la prosecución tan personal, egoísta y humanista por esa dicha, está en constante crecimiento. No obstante, la búsqueda de la gloria de Dios, no se ve por ningún lado.

La presentación, el envoltorio y la práctica de la filosofía Shangri-La de: “Todas las cosas deben hacerse con moderación y sin dañar a nadie”, da lugar a un peregrinaje inquisidor aunque pasivo y no valorativo, hacia el pluralismo, el cual aparentemente no incluye ninguna forma de dar cuenta de nuestros actos y ninguna consecuencia real, ni ahora ni en el futuro. Una bebida tan deliciosa es un coctel atractivo, indulgente y embriagador para los magnates comparativamente ricos del Occidente e impresionantemente la bebida ha sido aceptada y está siendo bebida hasta el fondo. Lamentablemente, como dijeran las Escrituras, este coctel pluralista tiene un inconveniente: ¡Te mata!

¡Los profetas bíblicos se pararán en contra de la aparentemente moderada y amorosa aceptación pluralista de todas las religiones y serán acusados de ser unos fanáticos desolados e histéricos frente a cualquier entendimiento profundo y verdadera compasión! Sin embargo, ellos de cualquier manera elevarán sus voces y gritarán proclamando el coctel agridulce de Dios que habla del “pecado, juicio, fuego, enojo, ira, separación, sangre, sacrificio, humildad, quebranto, misericordia Divina y perdón, que llegan solamente a través de Jesús, ¡quien es el Único e Incomparable Camino, Verdad y Vida! Los verdaderos profetas abogarán, con enojo y lágrimas, contra una generación adúltera y descarriada, y ellos mismos serán condenados por la misma generación por tener una pasión por las almas, que a su vista es presuntuosa y antagonista. ¡Selah! Este mensaje puede sonar un poco loco, mi amigo, pero al menos es un mensaje honesto y franco; porque qué es la filosofía de Shangri-La, sino simplemente egoísmo representado por cabezas rasuradas y vestidos con túnicas sacerdotales; y les digo hoy que, aunque suene tan agradable, la filosofía de Shangri-La es simplemente una locura que te consume, y que en el final, te conducirá, sí muy sonriente, pero hacia el mismo Seol.

Nosotros, los ministros de Cristo, quienquiera que seamos, debemos examinar nuestras vidas y el producto de nuestras predicaciones proféticas. Si nuestro mensaje está realmente humedecido por las lágrimas de Jeremías y también ardiendo en el enfurecido fuego de Elías, entonces ¿los discípulos que producimos son de la misma casta profética? ¿Son profundos y duraderos, y están siempre fragantes con ‘el aroma de mirra’ del Maestro? Con demasiada frecuencia, me temo, están tan húmedos y tan rancios como lo podrían estar unas palomitas de maíz dejadas fuera toda una noche y, ¡qué Dios nos ayude, por favor, porque al parecer tenemos muchas palomitas de maíz viejas y húmedas! Sí, así es, y en el costado de la caja dice: ‘hecho por Shangri-La’. Entonces, ¿qué nos dice esto a nosotros, Predicadores de hoy?

Bueno, ¿qué tal esto?: La calidad de nuestros frutos (NO la cantidad) debe ser un indicador del verdadero poder de nuestro mensaje. Verán, si nuestro mensaje está simplemente dando un ‘masaje’ a la moderación de una filosofía Shangri-La, entonces para esta generación, nuestra predicación es vana, y nosotros como mensajeros del Altísimo, tenemos su sangre derramándose entre nuestros falsos, temerosos y pequeños dedos que andan a tientas. Porque cuando el egoísmo del pluralismo no se confronta, ¡el pecado continúa! ¡El temor a que otros se ofendan por ciertos mensajes nos hace aceptar las palomitas de maíz húmedas! Este temor, Predicadores, ha puesto sangre en sus manos.

¿Cómo está la honestidad de nuestro mensaje actualmente, compañeros? ¡Opino que quizá hayamos hecho nuestro mensaje tanto aceptable como insípido! En otras palabras, venenoso. Esto no es suficiente. ¡Arrepiéntete y luego derrama esa porquería sobre la tierra, hombre! Sácala y luego comienza a darte y a esparcir tu mensaje de la forma en que Dios quiso que lo hicieras. Recuerda, ¡Su vino nuevo es siempre agridulce frente a la luz de la Cruz y la Corona! Así pues, ¡habla la verdad por una vez, eso sí, háblala en amor, pero por favor ten el valor de hablarla con la verdad! ¡Vamos predicador, no seas cobarde cuando se trata de Su misión, pues no hay dicha fuera de la vida en Jesús! Recuerda que el sabor del vino nuevo de Dios, cuando se sirve a la luz de la Cruz y la Corona, siempre será agrio para la carne pero dulce para el espíritu arrepentido. No se preocupen si, al primer sabor amargo, algunos lo escupen. Otros lo tragarán y al hacerlo, ¡encontrarán la dulzura de la salvación!

Reflexiona: “Pero Moisés le respondió: ¿Estás celoso por mí? ¡Cómo quisiera que todo el pueblo del SEÑOR profetizara, y que el SEÑOR pusiera su Espíritu en todos ellos! Entonces Moisés y los ancianos regresaron al campamento.” Números 11:29-30

Ora: Canten al Señor un cántico nuevo; canten al Señor, habitantes de toda la tierra. Canten al Señor, alaben su nombre; anuncien día tras día su victoria. Proclamen su gloria entre las naciones, sus maravillas entre todos los pueblos. ¡Grande es el Señor y digno de alabanza, más temible que todos los dioses! Todos los dioses de las naciones no son nada, pero el Señor ha creado los cielos. El esplendor y la majestad son sus heraldos; hay poder y belleza en su santuario. Tributen al Señor, pueblos todos, tributen al Señor la gloria y el poder. Tributen al Señor la gloria que merece su nombre; traigan sus ofrendas y entren en sus atrios. Póstrense ante el Señor en la majestad de su santuario; ¡tiemble delante de él toda la tierra! Que se diga entre las naciones: ¡El Señor es rey! Ha establecido el mundo con firmeza; jamás será removido. Él juzga a los pueblos con equidad. ¡Alégrense los cielos, regocíjese la tierra! ¡Brame el mar y todo lo que él contiene! ¡Canten alegres los campos y todo lo que hay en ellos! ¡Canten jubilosos todos los árboles del bosque! ¡Canten delante del Señor, que ya viene! ¡Viene ya para juzgar la tierra! Y juzgará al mundo con justicia, y a los pueblos con fidelidad. (Salmos 96)



Monday, February 25, 2013

Feb | 25 | La torpeza de pelear ‘azul contra azul’

PERDONA

Gálatas 5:15
Pero si siguen mordiéndose y devorándose, tengan cuidado, no sea que acaben por destruirse unos a otros.


La torpeza de pelear ‘azul contra azul’

En el Palacio de Buckingham, un día como hoy de 2004, Su Majestad la Reina otorgó la Medalla llamada “Cruz George” al Soldado de Caballería Christopher Finney, quien en ese momento contaba con sólo 19 años de edad. ¡Imaginen eso!

La “Cruz George” fue instituida en 1940 por el Rey George VI durante la 2ª Guerra Mundial y se otorga, solamente, por actos de gran heroísmo o del más conspicuo valor demostrado en circunstancias de peligro extremo. Es equivalente a la Cruz de Victoria, otorgada como el más alto honor militar por gallardía en las fuerzas armadas británicas. La CV se otorga por valor en otras circunstancias.

Entonces, ¿por qué a un soldado que demostró el mayor heroísmo en un combate terrible, se le otorgó la Cruz de George y no la Cruz de Victoria? Bueno, en este caso el soldado fue honrado por salvar a un compañero de las llamas en la guerra de Iraq y el incidente ocurrió durante un ataque por parte de aviones de guerra estadounidenses, ¡de fuego amigo! cerca de Basra, en Marzo de 2003.

El soldado de caballería Finney había pertenecido al regimiento de caballería del ejército británico llamado los ‘Azules y Reales’, con base en Windsor, Berkshire, durante menos de un año, cuando en este combate, él sacó a su artillero de la torreta de un vehículo blindado envuelto en llamas y, mientras hacía esto, tanto él como su colega fueron heridos por disparos. Debió recibir una Cruz de Victoria pero se le otorgó la Cruz de George en su lugar, dadas las terribles circunstancias que no se debieron a un ataque del enemigo, sino a un serio error en los cálculos de sus aliados.

Una confrontación “Azul contra Azul” es una accidente de grandes proporciones, cuando fuerzas que pelean del mismo lado se atacan y se matan entre ellas. La falta de información, un mal planeamiento, dedos nerviosos en el gatillo e incluso el estado de ánimo que produce en general la guerra, lamentablemente siempre lleva a esta clase de víctimas, ¡y ni la guerra de alta tecnología las ha eliminado!

Los encuentros ‘Azul contra Azul’ son muy comunes en nuestras iglesias causando la muerte y la pérdida de muchas buenas relaciones por las amargas cicatrices que quedan en las personas heridas y ofendidas. Cuando esto sucede en la iglesia, debe lamentarse, perdonarse, sanar y esas relaciones perdidas, si es posible, deben restaurarse.

No obstante, hay algo mucho peor que la desafortunada confusión causada por un conflicto ‘Azul contra Azul’ y eso es, considerar la posibilidad de un ataque planeado e intencional por parte de fuerzas que supuestamente se encuentran en el mismo lado. Esta clase de golpe indignante, esta insensata ‘guerra civil’, rara vez sucede en el mundo, sin embargo y debido a la instigación del diablo, sucede muy pero muy seguido dentro de la Iglesia de Jesucristo.
Aunque la iglesia debería ser el lugar más seguro de la tierra, con frecuencia no lo es. Las heridas más evidentes y más graves que el Apóstol Pablo recibió, fueron esos golpes recibidos desde dentro de la congregación de Cristo. ¿Qué hacemos con la guerra civil? Bien amigos, en caso de sobrevivirla, también debe ser lamentada, perdonada, sanada y las relaciones perdidas como consecuencia de ella, deben ser restauradas. El ejemplo de esto es la Cruz de Cristo. La medalla de nuestro amor redentor es la Cruz de Jesús. ¿Tienes el valor suficiente como para que te sea otorgada?

Reflexiona: “Esfuércense por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz.” Efesios 4:3

Ora: Sánanos Señor, y seremos sanos. Amén.



Sunday, February 24, 2013

Feb | 24 | Dios bendiga el camino en ruinas

ESPERANZA

Isaías 40:4b,5a
Que el terreno escabroso se nivele y se alisen las quebradas. Entonces se revelará la gloria del SEÑOR.


Dios bendiga el camino en ruinas

Puede ser que ya haya hablado sobre mi premisa de que toda canción sobre el amor verdadero trata finalmente sobre Jesús. (Hablaré sobre ella nuevamente en este libro). Siendo ese el caso, todas las canciones sobre el amor verdadero deben tocar y derretir tu nuevo corazón. Como comentario secundario, algunos Cristianos que conozco, (¡al menos espero que lo sean!) ¡creen que la música country es tan mala que debe provenir del diablo! ¡A diario oro por su liberación de tan ciega falacia! Después de todo, ¿cómo puede un hombre vivir sin la música country?

Y en relación a esto hago referencia a una canción country, la cual creo que fue compuesta y cantada originalmente por un artista Cristiano llamado Geoff Moore, y luego adoptada y ligeramente adaptada, para convertirse en un mega hit, sobre todo en el mercado secular, de una banda llamada ‘Rascal Flatts’. Hay tres razones para el éxito resonante de los Rascal Flatts con esta canción Cristiana:

La primera, son muy atractivos para el público. La segunda, tienen una mejor estrategia de mercadotecnia y la tercera, y más importante, que es una canción sobre una persona perdida que finalmente encuentra su verdadero amor por los caminos arruinados de la vida.

Esta última y postrera esperanza y deseo de una persona perdida que finalmente encuentra un amor verdadero por los caminos arruinados de la vida, es algo común en muchas canciones de muchos países, generaciones y géneros, por tanto concluyo que hacen eco en los corazones de todos. Todos deseamos conocer a esa persona que nos amará simplemente por lo que somos. Así es que supongo que esta es la razón por la cual “Dios bendiga el camino en ruinas” se volvió todo un éxito, porque encontró resonancia en el corazón de cada hombre, ya que viajamos por el camino, sólo para encontrarlo fragmentado y destruido, volando como esquirlas ante nosotros. Una ruina tan consistente lleva a la pregunta de “¿Por qué la vida y las relaciones están tan dañadas?”

Bueno, supongo que hay dos razones por las cuales el camino hacia Sus brazos amorosos está lleno de grietas y escombros:

La primera es el diablo. Hay sobrada evidencia en las Escrituras sobre el diablo, tanto de manera figurada como literal, rompiendo los caminos de avance del Evangelio, de avance de la enseñanza bíblica y de los beneficios del compañerismo. El diablo tiene un enorme martillo neumático y conos de tránsito en abundancia con los cuales demora o desvía e incluso detiene, nuestro viaje destinado hacia Jesús. Este es un lúgubre hecho de la guerra espiritual. Se debe pelear por el verdadero amor porque será totalmente resistido. Escuchen bien, especialmente ustedes hombres, ¡porque se debe pelear por el verdadero amor! Les costará su vida y con frecuencia, mucho más. Sí, porque para poder perseguir y poseer el verdadero amor, hay precios a pagar más altos que la muerte. ¡Piensen en eso!

Segundo, debo mencionar que con frecuencia el diablo requiere de poca ayuda en la destrucción de caminos. La verdad es que nosotros somos nuestros peores enemigos ¡y todavía más a menudo nosotros somos EL enemigo! Nuestros deseos egoístas y nuestras malas elecciones nos llevan por caminos difíciles de desesperación y sufrimiento. Lo que debería haber sido para nosotros un camino deleitoso hacia Sus brazos amorosos, se ha vuelto oscuro, mal planeado, torcido y cubierto de espinas y de pozos rompe-tobillos. Lo lamento mucho, pero ¿no es esa la verdad? Con frecuencia, nosotros somos nuestros peores enemigos.

Sin embargo, me complace decirles hoy que Dios tiene un plan más grande que esos caminos en ruinas por los que puedan estar transitando en el presente. La intención de Su verdadero amor es restaurar los años perdidos de peregrinaje estéril y hacer lugares rectos de los lugares torcidos, e iluminar su oscuridad con amorosas señales, para guiarlos justo a Sus maravillosos brazos. Amigos sé que esto es verdad: Su sangre compró todo para los que somos Sus descendientes, así es que ¡Dios bendiga los caminos en ruinas que nos llevan directo a Él!

Reflexiona: “Habrá allí una calzada que será llamada Camino de santidad. No viajarán por ella los impuros, ni transitarán por ella los necios; será sólo para los que siguen el camino. No habrá allí ningún león, ni bestia feroz que por él pase; ¡Allí no se les encontrará! ¡Por allí pasarán solamente los redimidos! Y volverán los rescatados por el SEÑOR, y entrarán en Sión con cantos de alegría, coronados de una alegría eterna. Los alcanzarán la alegría y el regocijo, y se alejarán la tristeza y el gemido.” Isaías 35:8-10

Ora: Oh Jesús, mi Jesús, por favor ven y tómame; ven y dirige mis pasos hacia Ti. Aunque haya partido por este angosto camino hace varios años ya, por favor haz rectos mis lugares torcidos y perdidos, y allana mis lugares escabrosos. Oh Jesús, mi Jesús, eleva mi oscuro valle hacia Tus amorosos, expectantes, maravillosos, eternos y seguros brazos. Amén.



Saturday, February 23, 2013

Feb | 23 | La llama de Jehová

AMA
 

Cantares 8:7 Ni las muchas aguas pueden apagarlo, ni los ríos pueden extinguirlo. Sin embargo, si alguien ofreciera todas sus riquezas a cambio del amor, sólo conseguiría el desprecio. 

La llama de Jehová

En la película de M. Knight Shyamalan del 2004, La Aldea, el personaje de la Sra. Clack, una anciana de la misma, cuestiona la decisión de otro anciano llamado Edward Walker, de enviar a su hija ciega, Ivy, a buscar medicina para su prometido Lucius, quien había sido apuñalado y ahora se encontraba al borde de la muerte. Walker contesta a la reconvención de Clack diciendo: “Ella es más capaz que la mayoría en esta aldea, porque a ella la guía el amor. El mundo se mueve por el amor. Frente a él, la gente se arrodilla con asombro”. Me gustó la película pero esa declaración me llamó mucho la atención: “El mundo se mueve por el amor. ¡Frente a él, la gente se arrodilla con asombro!”

En nuestro versículo para hoy, Salomón describe al amor como profundo y peligroso, un inextinguible e insondable fuego de pasión, más aún ¡la misma llama de Jehová! El amor no es algo que pueda ser comprado, sino algo que es encendido internamente, iluminado desde lo más profundo; internamente consumiendo al poseedor y externamente envolviendo a los poseídos por el amor, en candente fuego. Esta es una lectura muy sencilla del versículo. El verdadero amor es salvaje y apasionado más allá de toda descripción.

Siglos de malos entendidos y especialmente de fabricar excusas para los pecados sexuales, han presentado al amor ya sea como una chispa encendida que viaja en el viento y que aterriza en donde quiere y cuando quiere sobre las personas totalmente inadvertidas, o bien como deseos no buscados y penetrantes, enviados por una flecha aguda que se desvanece sobre los desprevenidos solteros, asestada por un adorado y pequeño querubín de trasero gordo, alegre y lleno de vida ¡además de muy travieso! “¡Ah, el amor!” decimos entonces, “¡el corazón es tan caprichoso en su elección!” A eso puedo decir: “¡que montón de tonterías!”

La respuesta Cristiana a tal falacia ha sido el presentar al amor como una elección. “¡El amor!” decimos, “es una elección”, (se los dije) ¡y estamos en lo cierto! Nosotros escogemos el amor, en lugar de que él nos escoja a nosotros. Sin embargo, el problema es que tal elección ha sido presentada con mucha frecuencia como si fuera un acero quirúrgico, esterilizado y clínico, que deja a los oyentes como a los practicantes de dicho amor, tanto fríos como cadavéricos. Gracias a Dios que el poema de amor de Salomón, tan atiborrado de implicaciones físicas y espirituales, ¡presenta al amor como todo, menos frío y pasivo! ¡El amor que uno elige es fiero, terriblemente apasionado y muy peligroso!

Amigos, cuando elegimos amar a alguien, aun aquellos que son difíciles de amar, ¡debemos esperar sentir alguna emoción, al final quizá, pero debemos sentir algo! ¡No obstante, cuando elegimos amar a nuestro cónyuge, debemos no sólo esperar sino exigir que nuestras emociones nos sigan, y rápido! Debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para preparar la escena, proveer el combustible, encender el fuego y ventilar la llama. ¿Les parece que este tipo de amor no existe? “Bueno”, dirán algunos, “luego de 30 ó 40 años de matrimonio, criando niños, pagando una hipoteca, trabajando 60 horas a la semana, afrontando problemas de salud, pérdidas, preocupaciones, problemas, tentaciones (¡y hemorroides!) ¡pueden estar seguros de que no existe!” Pero yo les digo, que pueden estar seguros de que el amar es mucho, pero mucho mejor que eso. El elegir amar es la cosa más honorable y preciosa que uno puede hacer. El compañerismo, la diversión y cosas maravillosas siempre seguirán a una elección consistente de complacer al otro sin esperar nada a cambio de esa persona que uno ama, y con quien uno ha hecho un pacto de amor.

Si quieres “moverle el tapete” a tu cónyuge, si quieres sacudir su mundo, si quieres que hasta los ángeles se sorprendan ante tu capacidad de darte a ti mismo, entonces opta por amar intencionalmente y por amar con pasión. Recuerda: “El mundo se mueve por el amor y frente a él, ¡la gente se arrodilla con asombro!”.

Reflexiona: “Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella para hacerla santa. Él la purificó, lavándola con agua mediante la palabra, para presentársela a sí mismo como una iglesia radiante, sin mancha ni arruga ni ninguna otra imperfección, sino santa e intachable. Así mismo el esposo debe amar a su esposa como a su propio cuerpo. El que ama a su esposa se ama a sí mismo, pues nadie ha odiado jamás a su propio cuerpo; al contrario, lo alimenta y lo cuida, así como Cristo hace con la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo. Esto es un misterio profundo; yo me refiero a Cristo y a la iglesia. En todo caso, cada uno de ustedes ame también a su esposa como a sí mismo, y que la esposa respete a su esposo.” Efesios 5:25-33
… Y aconseja a las jóvenes a amar a sus esposos y a sus hijos.” Tito 2:4

Ora: Querido Señor, permite que encuentre a mi amor en una calle de doble vía, para que la pasión pueda encontrar allí a su alma gemela, y pase lo que pase, Dios, sin importar lo que otros digan, yo elijo amar. Magnífico Jehová Dios, ven y enciende mi fuego con Tu llama apasionada de amor. Amén.



Friday, February 22, 2013

Feb | 22 | El problema con los oráculos es que ¡son horribles!

AUTÉNTICO 

2 Timoteo 4:2
Predica la Palabra; persiste en hacerlo, sea o no sea oportuno; corrige, reprende y anima con mucha paciencia, sin dejar de enseñar.


El problema con los oráculos es que ¡son horribles!


“La actividad pastoral contemporánea es un lío. Con cientos de libros, conferencias y seminarios pregonando los beneficios de cambiar a la iglesia tradicional por una postmoderna, impulsada por un propósito y sensible a lo que la congregación desea, se ha hecho poca referencia honesta sobre la pobre evolución del Pastor, como resultado de la misma. En el transcurso de mi vida he podido ver cómo esta evolución ha barrido la actividad pastoral reemplazando lo que era un consenso reconocible, por un laberinto de modelos y un patrón de la actividad pastoral emergente que sería irreconocible dentro de la mayor parte de la historia Cristiana”, dice Michael Spencer.
La conclusión del ensayo de Spencer es más irrefutable aún, escuchen: “Estoy comenzando a ver una mezcla volátil entre el pragmatismo del enfoque hacia lo que la congregación desea y el cuasi-gnosticismo del movimiento evangélico-carismático. Estas dos corrientes de iglesias evangélicas comparten una baja estima por la autoridad de las Escrituras en todo aquello que no sea únicamente el mensaje Cristiano esencial. El pragmatismo del movimiento de iglesias emergentes mira hacia la cultura, mientras que el movimiento carismático mira cada vez más hacia el experiencialismo y las ‘profecías’ para tomar decisiones sobre el rumbo de sus iglesias y para dirigir su ministerio pastoral”.

¿Serán, quizá sus comentarios solamente una mirada dura de lo que podría ser alguna tendencia terrible y temporal? De cualquier modo, la esencia de lo que Spencer quiere decir es que la tarea de aquellos llamados al ministerio de la Palabra es clara y simple: “¡Prediquen la Palabra!” “¡Toda la Palabra, y nada más que la Palabra!” Creo que si este mandato se lleva adelante fielmente, sería de por sí y en sí mismo, un oficio muy profético y sensible, ajustado a los deseos de la congregación, pero de proporciones Bíblicas! Ustedes pensarán que eso debería ser bastante sencillo, lamentablemente ¡no! Vayamos ahora al problema.

¿Creen ustedes que cualquier regreso a la predicación de los Evangelios (interpreten eso como deseen) resultará en paz y tranquilidad en la iglesia? ¿Creen ustedes que la predicación de los Evangelios resultará en oyentes ansiosos atendiendo amorosamente a cada palabra? ¡Oh no! ¡Predicador, está atento! Los verdaderos profetas nunca fueron muy queridos, ¡ni lo serán jamás! De dichas predicaciones surgen motines, avivamientos e incluso, la ruina personal. Esto ha sido así en el pasado y todavía lo es hoy.

En vista de esto, ¿han notado la sutil deshonestidad de las oraciones que hace el Comité de Selección Pastoral en su búsqueda de un Pastor? “Oh Señor, envíanos un hombre de Dios para que haga Tu voluntad”. De hecho, el mensaje desde sus corazones es claramente escuchado por Dios como: “Oh Dios, envíanos un político para que haga nuestra voluntad. ¡Porque, cualquiera que sea el costo, no deseamos agitar el barco!” Estas oraciones generalmente, han sido contestadas afirmativamente y en consecuencia, la iglesia se ha vuelto un lugar callado en cuanto a decir las cosas como son, ¡tanto así que ahora ni siquiera intentamos agitar el barco! Y si emergiera algún profético Jonás a bordo entre nosotros, siempre seguimos el viejo método, probado y aprobado, y en el momento oportuno, ya sea en la próxima reunión de diáconos o en la próxima reunión del comité planificador, amarraremos al ‘agitador’ y lo arrojaremos por la borda! La tormenta que se levanta cuando se agita el barco con la verdad, siempre termina en las iglesias locales y luego de que eso sucede, bien, podemos regresar a nuestras alegres formas y estructuras para hacer las cosas. Magnífico.

Quizá, cuando oremos debamos ser por lo menos más honestos y muy específicos “¡Oh Señor, envíanos un traje que se ajuste a nuestro propósitos, que satisfaga nuestras necesidades y cumpla con nuestros planes. ¡Por favor, basta de oráculos, Señor, pues ellos pueden ser verdaderamente horribles para los planes de expansión de nuestro reino personal! ¿En realidad quieren a alguien que venga y predique toda la Palabra de Dios nuevamente? Quiero decir, ¿están listos para eso? Yo también, así que ¡PONGÁMONOS UN CASCO!

Reflexiona: “El que habla, hágalo como quien expresa las palabras mismas de Dios.” 1ª Pedro 4:11 

Ora: Oh Padre, manifiesta a Tu Hijo en nosotros para que podamos predicarlo con poder. Envíanos voces desde El Trono, aun cuando no nos ‘convengan’ los mensajes poderosos que proclaman. Te lo pedimos en el nombre de Jesús. Amén.

Thursday, February 21, 2013

Feb | 21 | El compuesto vegetal de Lydia E. Pinkham

AUTÉNTICO

Hechos 8:18-19
Al ver Simón que mediante la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero y les pidió: Denme también a mí ese poder, para que todos a quienes yo les imponga las manos reciban el Espíritu Santo.


El compuesto vegetal de Lydia E. Pinkham

Luego de que su esposo se declarara en quiebra en 1875, Lydia Estes Pinkham comenzó lo que probablemente fuera el primer negocio exitoso dirigido por una mujer en Estados Unidos. Su producto era una medicina para “todas esos Malestares y Achaques dolorosos y tan comunes en nuestra población femenina”. Entre otras cosas, decía que quitaba “los desmayos, la flatulencia, la hinchazón abdominal, los dolores de cabeza, los ataques de nervios, la debilidad, la depresión, el dolor de espalda, los problemas renales y hasta disolvía y disipaba los tumores cancerosos en los ovarios”.

El compuesto vegetal de Lydia E. Pinkham era una combinación de varias hierbas raras, pero el ingrediente principal y secreto (que según ella actuaba “como solvente y conservador”) era en realidad ¡un 22% de alcohol puro! Se ha dicho que al tener la moral de un santo y las prácticas comerciales de un contrabandista, ¡Lilly ‘La Pink’ alcanzó su mayor éxito durante la era de la prohibición!

Aún hoy, encontramos entre nosotros a contrabandistas que acumulan grandes cajas llenas de “remedios espirituales”. Desde el principio, el Espíritu Santo de Dios ha sido visto como una mercancía que de alguna manera estaba a la venta. Sin embargo, Dios no está a la venta. A Él no se le puede forzar para que salte a través de giros doctrinales o emocionales. ¡Él no es el Dios de la teología sistematizada y suavizada, ni tampoco es el Dios de las buenas ideas comerciales o del siguiente proceso en siete pasos! Él no es un trago para ser vendido por algún cantinero, o una dosis, o un hit de algún comerciante gritando ‘¡llévelo marchante!’. No, no es un mago ni un gurú motivacional. Dios es el Señor, el Dios Altísimo, el Creador del cielo y de la tierra, en quien vivimos y en quien nos movemos y en quien tenemos nuestro ser; quien ha elegido habitar en toda Su plenitud, en medio de nuestra gran pequeñez, a través de Jesucristo Su Hijo amado y nuestro Señor y Salvador. Arrepentimiento, fe, humildad y una boca hambrienta de Él, es todo lo que Él busca; y lo que nosotros tenemos para ofrecer (¡y que es suficiente para él!) son nuestras súplicas de perdón para todos nuestros pecados.

El Espíritu Santo nos ayudará en todos nuestros problemas. Al bautizarnos en el cuerpo de Cristo y al lavarnos en la preciosa sangre derramada de Jesús, nos damos cuenta que esas manchas en nuestra alma, puestas allí por nuestro pecado enfermizo y egoísta, ¡han sido permanentemente, (sí, permanentemente y de una vez y para siempre), total y absolutamente removidas! ¡Se han ido para siempre! Él también nos preservará en este estado limpio y expectante, hasta el momento de Su venida.

Damas y caballeros, señoras y señores, ¡Permítanme presentarles a ustedes el solvente más fuerte y el mejor conservador del cielo, al Espíritu Santo de Dios, 100% prueba de la fidelidad y bondad del Padre! ¡No pueden comprarlo amigos, pero, si se arrepienten de todos sus pecados hoy, Él, sin costo, los hará de Él! Así que, si están consumidos por el cáncer de sus pecados, temblando por el temor al juicio, llenos de flatulencia nerviosa, con la mente en riesgo y postrados, entonces, den un paso al frente y compren esto que les costará nada y todo a la vez. ¡Ahora, recuéstense, abran bien su boca y dejen que Él la llene!

Reflexiona: “Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan!” Lucas 11:13 

Ora: Dios Santo y Majestuoso, dame el Espíritu Santo. Amén.

Wednesday, February 20, 2013

Feb | 20 | ¡Apasionado y alcohólico!

CAMBIA

Hechos 2:13
Otros se burlaban y decían: Lo que pasa es que están borrachos.


¡Apasionado y alcohólico!

Recuerdan que Juan 11:49-50, dice: “Uno de ellos, llamado Caifás, que ese año era el sumo sacerdote, les dijo: ¡Ustedes no saben nada en absoluto! ¿No entienden que les conviene más que muera un solo hombre por el pueblo, y no que perezca toda la nación?” Esta profecía de que Jesús debía morir por toda la nación provino de Caifás en su posición de Sumo Sacerdote; no la pensó él, sino que fue inspirado para decirla. Fue una predicción de que la muerte de Jesús no sería solamente por Israel, sino por todos los hijos de Dios diseminados por el mundo (La Biblia Viviente). ¿No les parece sorprendente que la declaración profética sobre el Señor de la Vida emanara de los labios llenos de enojo y odio de este hombre? Sin embargo recuerden: Nada es imposible para Dios, porque Dios puede, incluso, hablar a través de los burros y como muchos de ustedes saben, ¡graciosamente lo hace tantos domingos por la mañana! Por eso me pregunto si de igual manera tal vez, ¡la Palabra de Dios ha salido de la boca de otros cínicos!

Verán, en un sentido, en nuestro versículo de hoy los que se burlaban estaban en lo correcto, porque estos locos discípulos estaban llenos de vino nuevo. Sí, la fermentación de la plenitud de la salvación de Dios para todas las tribus y lenguas ¡hacía espuma en sus labios! Los viejos odres simplemente no podían contenerlo, porque su efervescencia ruidosa no solamente hubiera hecho explotar sus formas y estructuras, o arrancado las páginas de sus sistemas teológicos establecidos, sino que hubiera abierto la caja del Paracleto y finalmente hubiera dejado salir a Dios para que abriera las puertas dando un golpe y dejara entrar a esas otras ovejas que no encajaban en sus viejos moldes. En otras palabras, ¡un desorden magnífico estaba a punto de seguir a esta nueva fiesta de vino! ¡Siempre sucede así! Recuerden eso.

En mi opinión, siempre es peligroso invitar a Jesús a nuestras fiestas religiosas y decirle: “Hey Señor, por favor, haz lo que Tú quieras”. Si alguna vez te atreves a hacer esto, entonces, ¡cuidado, porque Jesús nunca Se comporta! La salvación para los religiosos, amigos, ¡es un asunto desordenado y bochornoso!

Reflexiona: “Ni echa nadie vino nuevo en odres viejos. De hacerlo así, el vino hará reventar los odres y se arruinarán tanto el vino como los odres. Más bien, el vino nuevo se echa en odres nuevos.” Marcos 2:22

Ora: Querido Jesús, lléname con el Vino Nuevo del Espíritu Santo. Si es necesario hacer burbujas y espumar y quebrar estos viejos sacos de tesoros religiosos y curiosidades singulares de otro tiempo; o si es necesario ahogar algunas de mis doctrinas favoritas o desequilibrarme un poco y sacudir mi mundo para que pueda ver, cual hombre parado en lo alto de un barco durante un tempestuoso vendaval, entonces que así sea Señor, sólo hazlo. Haz que me repugne todo lo que no sea luz y vida, todo lo que no sea gracia y verdad. Te lo pido en el magnífico nombre de Tu hijo, mí Príncipe de Vida, Jesucristo mi Señor. Amén.

Tuesday, February 19, 2013

Feb | 19 | Sobre buscadores y cínicos

RECEPTIVO

Hechos 2: 12-13
Desconcertados y perplejos, se preguntaban: ¿Qué quiere decir esto? Otros se burlaban y decían: Lo que pasa es que están borrachos.


Sobre buscadores y cínicos

Algunos le atribuyen a Diógenes de Sínope, (¡seguro que saben quién es!) el haber dado origen al modo de vida cínico, cuando no deseaba reconocer lo que le debía a Antístenes (445-365 AC). Diógenes transmitía su filosofía cínica por medio del ejemplo personal más que por medio de cualquier sistema de pensamiento en particular, luchando siempre para destruir situaciones convencionales (incluida la vida en familia) como una manera de regresar a una vida más natural. Con este propósito, Diógenes de Sínope vivió como un vagabundo, durmiendo en los edificios públicos y mendigando por comida. También defendía la desvergüenza (realizando acciones inofensivas no convencionales), la franqueza y el entrenarse para vivir en la austeridad. En otras palabras, “Dilo como lo sientes, dilo como lo ves, y no des importancia a los sentimientos o los deseos de ningún otro”. Hoy el cinismo está creciendo tanto en la iglesia como en el mundo. Es una actitud que, a nivel del corazón, se rehúsa a ingresar en el análisis abierto de las ideas y opiniones de otras personas.

Por supuesto en nuestro versículo de hoy podemos ver que aun en el primer siglo, cuando el Espíritu Santo de Dios arribó a la escena, había cínicos moviendo sus cabezas y rehusándose a entrar en un análisis abierto de las cosas que veían y escuchaban. Quizá decían: “Estos Galileos ignorantes...¿hablando en otras lenguas, y proclamando júbilo y alegría, libertad y éxtasis? Sí, eso es, probablemente todos estén bajo los efectos del ‘éxtasis’, ¿eh? Sabes lo que quiero decir: ¡no tenemos necesidad de arrojarles piedras porque no están en sus cinco sentidos! ¡Estos Galileos o están drogados o están borrachos! Son solamente un montón de bobos llenos de vino nuevo...vamos, ¡ignorémoslos!”.

¿Lo ven? ¿Perciben la fuerza de la muerte en ese desprecio y esa burla cínica? Tal espíritu de cinismo no permite la consideración, el análisis, el tratar, el probar, el tocar y el saborear. Tengan cuidado aquí amigos, porque el cinismo es para los que se burlan de los misterios, para los que manipulan los mensajes y para los que preparan su cama en el infierno.

Las personas abiertas y atentas deben dejar de lado dicho cinismo y rechazar el desprecio y la burla que al final sólo traen muerte, porque los que son abiertos y están atentos son realmente los que buscan la verdad, los que procuran la gracia y los que finalmente hallarán a Aquel cuya boca está llena de gracia y de verdad. Eso ténganlo por seguro. Jesús se manifiesta en los lugares más inusuales y en las personas más inusuales, por lo tanto ¡nunca se burlen ni sean cínicos!

Reflexiona: “Prueben y vean que el SEÑOR es bueno.” Salmos 34:8

Ora: Señor, ayúdame a continuar mi peregrinar hacia Ti y libérame hoy de la muerte rápida y del cinismo despectivo e ignorante. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.


Monday, February 18, 2013

Feb | 18 | Humildad: ¡El resultado de asombrarse pero seguir con los pies en la tierra!

PELIGRO

Hechos 2: 7
Desconcertados y maravillados, decían: ¿No son galileos todos estos que están hablando?

Humildad: ¡El resultado de asombrarse pero seguir con los pies en la tierra!


Alrededor de esta fecha en 1653, Milton registró el nombramiento de Andrew Marvell como su asistente y su secretario para las lenguas extranjeras. ¡Qué adecuado! Marvell, hijo de un vicario, es uno de los poetas más maravillosos del mundo. Uno de sus versos más famosos se titula “A su recatada amada”. La primera mitad del poema adula a su amada estableciendo el tiempo que le tomará adorarla como ella se merece. Imaginando que el tiempo que esto tomaría sería muy, muy largo, el poeta dice que le tomará “¡hasta que se conviertan los judíos!” Qué interesante.

En el contexto de la audiencia judía, refiriéndose a Isaías 28:9-14, Pablo dice en 1ª Corintios 14:22a: “De modo que el hablar en lenguas es una señal, no para los creyentes sino para los incrédulos”. Las lenguas, verán, o bien despiertan a los no convertidos a la atención espiritual o, si las lenguas son despreciadas, condenan a aquellos quienes, al igual que Israel, rechazan la señal y el mensaje que la acompaña. 1ª Corintios 14:21 dice: “En la ley está escrito: Por medio de gente de lengua extraña y por boca de extranjeros hablaré a este pueblo, pero ni aun así me escucharán, dice el Señor.”

Aun las señales milagrosas fracasan en llevar a algunas personas al arrepentimiento; por lo tanto Dios dice: “ya que ellos no entenderán, no se les permitirá entender”. Mi consejo para ti entonces, querido amigo, es que en todas las controversias, asombros o vergüenzas que Dios permita o envíe a tu vida, no lo juzgues a la ligera; tampoco juzgues los eventos de manera errónea, pues al hacerlo, puede ser que pases por alto lo que Dios está tratando de enseñarte. Esa humildad hará de ti un gran secretario y un buen recepcionista de las lenguas extranjeras. Tal nombramiento de verdadera humildad ¡te abrirá tus oídos!

Reflexiona: “Pues bien, Dios hablará a este pueblo con labios burlones y lenguas extrañas, pueblo al que dijo: Éste es el lugar de descanso; que descanse el fatigado; y también: Éste es el lugar de reposo. ¡Pero no quisieron escuchar!” Isaías 28:11-12

Ora: Oh Señor, abre Tu corazón para conmigo, pues he agraviado a muchos, he corrompido a otros y me he engañado a mí mismo. Sé que es mucho mi atrevimiento al pedirte que me colmes con bienestar y que suavices mi duro corazón. Libérame a mí y a aquellos que recuerdo hoy, del endurecimiento de nuestras ‘arterias’, tanto en las situaciones de la vida como en el amor. Amén.


Sunday, February 17, 2013

Feb | 17 | Charla profética

AUTÉNTICO

Hechos 2: 3-4
Se les aparecieron entonces unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos. Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en diferentes lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse.

Charla profética

El lema del servicio británico de submarinos es “llegamos sin ser vistos”. Hace ya algún tiempo, serví en dos de los submarinos de Su Majestad, el HMSM Renown y el HMSM Revenge. Como maquinarias de sigilo y destrucción, aún hoy las recuerdo extrañamente bellas, similares a una pantera oscura, brillante e invisible; esto es, hasta que muestra sus dientes y gruñe. Un día como el de hoy de 1864, tuvo lugar el primer ataque exitoso con torpedo de un submarino, cuando el USS Housatonic fue hundido por el submarino Confederado Hunley, en el Puerto de Charleston. Sin embargo, la fuerza de la explosión fue tan grande que el propio submarino voló en pedazos, matando a todos a bordo.

Amigos, la Promesa del Padre ¡no llegó sin ser vista! No, la fuerza más poderosa en el universo, en la persona del Espíritu Santo de Dios, el Dios invisible jamás visto, estalló en la escena con tal despliegue de luz y sonido que ¡podría haber matado a los que lo recibían! ¡Pero no lo hizo! ¡Más bien lo que hizo, fue que encendió una ola espiritual! Sí, después de 400 años de silencio profético, con la venida y la llenura del Espíritu Santo, las ondas aéreas espirituales comenzaron a estallar en una charla profética que no ha terminado jamás, y por favor Dios, ¡que nunca termine! ¡Que no vuelva a haber silencio!

A pesar de eso, para tantos de nosotros en la larga y perturbadora calma de nuestros propios corazones, el silencio profético parece continuar. Decimos “Si Dios está hablando, ¿entonces por qué no lo escucho?” Si este eres tú, entonces ve con alguien hoy y dile “el Dios que habla a través de muchas lenguas, parece que no me habla a mí. Por favor, ayúdame a averiguar por qué”.

Reflexiona: “Ya sea que te desvíes a la derecha o a la izquierda, tus oídos percibirán a tus espaldas una voz que te dirá: Éste es el camino; síguelo.” Isaías 30:21

Ora: Señor, habla en mi quietud, mientras espero en Ti; acalla mi corazón para escucharte. Amén.

Saturday, February 16, 2013

Feb | 16 | Caminando con tensión ¡y con intención!

FE

Daniel 4:35
Dios hace lo que quiere con los poderes celestiales y con los pueblos de la tierra. No hay quien se oponga a su poder ni quien le pida cuentas de sus actos.

Caminando con tensión ¡y con intención!

Mateo 13:58 dice: “Y no hizo allí muchos milagros a causa de la incredulidad de ellos.” Ahora, aquí tenemos un enigma. Dios puede hacer cualquier cosa que desea y sin duda alguna, de acuerdo con nuestro versículo de hoy que encontramos en Daniel, ¡Él hace cualquier cosa que desea! No obstante, una y otra vez la Biblia nos indica claramente que debemos creer para que Dios pueda hacer Su voluntad y, consecuentemente, que Dios está limitado por nuestra falta de fe y más aún, ¡que somos responsables tanto por nuestra falta de fe como por las consecuencias en Su voluntad! Como dije, “¡Que enigma!”

Probablemente al igual que tú, cuando todo anda bien para mí y al estar en mi zona de confort, amo la soberanía de Dios. No demanda nada de mí sino más bien permite que mi músculo espiritual se gratifique con una haraganería indiferente y esté, precisamente, sin hacer nada. “¡Sólo déjate llevar por la corriente del buen Dios!” Sin embargo, si mi vida se llena de pruebas, francamente no estoy tan contento con la soberanía de Dios: Oraré y me retorceré y haré todo lo que pueda para cambiar las cosas. ¡Quizá hasta tenga fe de que Dios cambiará las cosas! Puede ser que hasta comience a creer no solamente en lo posible, sino hasta en lo imposible, para que Dios pueda hacer mucho más abundantemente de todo lo que puedo pedir o entender. Verán, mis pruebas ciertamente entrenan mi fe y ejercitan mi convicción; y especialmente mi convicción en cosas mejores: mejores circunstancias, mejores relaciones, mejores situaciones, mejores liberaciones, bueno, todo lo que ayude a colocar un mejor trocito de mantequilla en mi cuchillo de oración!

Ahora, esto nos trae justo a en qué deberíamos creer que es Dios. Bien, realmente es bastante simple, debemos creer que es Dios en todo lo que no sobrepase los límites del pecado o que sea, que de manera evidente, sea contrario a Su Palabra y a Su voluntad revelada. ¡Debemos creer que es Dios en cuanto a todo lo que, de acuerdo a Su voluntad, podemos pedir o entender, después de todo, Él puede hacer muchísimo más que eso! Así pues, permítanme preguntarles: ¿Qué desean hoy? ¿Qué desean hacer hoy?

Por último, permítanme decirles que creo que se necesita de una gran fe para decir: “Que no se haga mi voluntad, sino la Tuya”. Sin embargo, ¡creo que es haraganería y falta de fe el ir directamente a ese lugar, y les digo más, no creo que Dios permita que eso suceda! ¡Uy! Allí están los límites de nuestra zona de confort una vez más. Allí va otro aumento en nuestra cuota de responsabilidad personal. Allí va el aumento de la responsabilidad personal para poder obtener nuestras recompensas antes de pararnos frente al tribunal de Cristo. Porque, amigos, no se equivoquen: este negocio de la caminata de fe es difícil, en especial porque debemos mantener la soberanía de Dios en primer lugar y luego, la intención de nuestro caminar, hacia objetivos de fe y hacia las metas que hemos establecido para nosotros como individuos y para otros, como líderes. ¿Pueden ver esto?

Reflexiona: “Entonces les tocó los ojos y les dijo: Se hará con ustedes conforme a su fe.” Mateo 9:29

Ora: Padre, sigo orando; ¡creo! pero por favor, ayúdame en mi falta de fe. Te pido esto hoy, en el nombre de Jesús. ¡Amén!
 
 

Friday, February 15, 2013

Feb | 15 | Chispas de un mal fuego

CREE

Josué 5:12
Desde ese momento dejó de caer maná, y durante todo ese año el pueblo se alimentó de los frutos de la tierra.

Chispas de un mal fuego


¡Había sido un largo viaje desde Egipto siguiendo la columna de fuego ardiente, para esta tripulación tan diversa! Cuarenta años de vagar por el desierto salvaje finalmente habían culminado, aunque una generación completa, arrepentida y sin embargo no creyente tuvo que morir en el proceso antes de que sus hijos pudieran entrar en la tierra prometida. De los representantes originales de las tribus enviados a espiar la Tierra Prometida, sólo Caleb, un cachorro de león fuerte y valeroso de la tribu de Judá, había creído y sobrevivido. El escritor de Hebreos comentando sobre la generación muerta que no entró en la tierra en esa primera oportunidad, hoy nos dice esto: “Cuídense, hermanos, de que ninguno de ustedes tenga un corazón malo e incrédulo que los haga apartarse del Dios vivo.” (Hebreos 3:12)

Verán, los doce exploradores originales enviados a investigar la tierra prometida regresaron sanos y salvos para dar su informe, después de haber cumplido con su cometido exitosamente. Todos habían visto a los mismos hombres y ciudades gigantescas, la gente feroz y las pocas posibilidades, pero sólo Caleb había dicho: “subamos, porque somos perfectamente capaces de vencerlos”. Sin embargo los otros once espías respondieron diciendo: “no podemos luchar contra ese pueblo, pues es más fuerte que nosotros”. La congregación, como siempre, le creyó a la mayoría. Ni el rasgarse las vestiduras ni la fervorosa petición de Caleb o de Josué, el asistente de Moisés, pudo hacerlos cambiar de opinión. A través de un espíritu de temor, la multitud había recibido una chispa de incredulidad y la había alimentado hasta una llama de falta de fe, que consumió a la nación en completa y derrotista desesperanza.

Si no hubiera sido por los ruegos de Moisés, Dios los hubiera eliminado en un instante. Digamos que ¡Él estaba un poco enojado! Sin embargo, Dios decidió que a ninguno que perteneciera a esa generación se le permitiría entrar en la tierra prometida, ninguno excepto Caleb, quien habiendo visto lo mismo que los otros once espías, lo hizo con un espíritu diferente.

Amigo, delante del Dios Todopoderoso te pregunto ¿qué te aflige? ¿Qué te falta para que poseas tu tierra hoy? ¿Qué está mal con los ojos de tu espíritu? ¡Cámbialo Mr. Magú! Si no lo haces, ¡podríamos tener que entrar en la tierra sin ti!

Reflexiona: “Es pues la fe, la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” Hebreos 11:1

Ora: Señor, yo creo. Sí ¡te creo! Así que por favor ven y quita mi incredulidad y dame ojos limpios que vean con fe. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.





Thursday, February 14, 2013

Feb | 14 | Una San Valentín mortal

AMA

1 Juan 4:18-19
Sino que el amor perfecto echa fuera el temor. El que teme espera el castigo, así que no ha sido perfeccionado en el amor. Nosotros amamos a Dios porque él nos amó primero.

Una San Valentín mortal

Ustedes recordarán que los discípulos, privados de su Maestro, en cierto momento se mantuvieron unidos y expectantes en Jerusalén, esperando el envío de la promesa que Jesús había recibido del Padre. Ellos esperaban por el regalo, y el regalo provenía de un Enamorado, del más hermoso entre miles, del propio Jesús, dado a su novia, la Iglesia. ¿Podrá Carol Ann Duffy en su poema ‘San Valentín’ darnos una mirada algo diferente sobre este regalo del Espíritu Santo? Quizá. Así es que aquí vamos:

Ni una rosa roja, ni un corazón de raso,
Sino te daré una cebolla.
Es una luna envuelta en papel de estraza
Que promete luz
Como el delicado desnudo del amor.

Tómala.
Te cegará con lágrimas
Como un enamorado.
Te reflejará como una imagen movida
Llena de dolor.

Intento ser sincera.
Ni una bonita tarjeta, ni un besograma.
Te daré una cebolla.
Su beso ardiente permanecerá en tus labios,
Posesivo y fiel
Al igual que nosotros,
Mientras vivamos.

Tómala.
Sus aros plateados formarán un anillo de boda,
si así lo deseas.
Es mortal.
Su aroma se aferrará a tus dedos,
y a tu cuchillo.


Me gusta eso, porque verán, este regalo del Espíritu Santo es mortal para el hombre viejo. Para el hombre viejo este regalo huele a muerte que hace llorar, se ve como una espada sin misericordia y suena como frío acero que pasa por una piedra aceitosa. Este regalo son los celos, posesivos y absorbentes en su abrazo; es un aroma luminiscente envuelto en mantillas, prometiendo luz, amor y paz y luego, para nuestra vergonzosa sorpresa, nos desviste para que aparezcamos desnudos y completamente deshechos ante el Padre. ¿Será que este regalo es más de lo que hemos pedido? Quizá el regalo en realidad no sea la bonita rosa roja o el corazón de satín después de todo. Tal vez este regalo del Espíritu Santo es en realidad más parecido a una cebolla de varias capas. Piensen en lo que les digo, pues el amor de Dios es un amor duro y Él hará lo que desee, lo que necesite, lo que tal amor celoso demande, para poseernos total y completamente.

Ah, y a propósito... ¡Feliz Día de San Valentín!

Reflexiona: “Grábame como un sello sobre tu corazón; llévame como una marca sobre tu brazo. Fuerte es el amor, como la muerte, y tenaz la pasión, como el sepulcro. Como llama divina es el fuego ardiente del amor.” Cantares 8:6

Ora: Que el aroma de Tu sacrificio permanezca en mí hoy, mi Señor, mi amado, mi Dios fiel y mi Padre Santo. En el nombre de Jesús. Amén.

Wednesday, February 13, 2013

Feb | 13 | El sonido de cuchillos siendo afilados

Palabra para meditar – INTEGRIDAD

Santiago 5:12
“Sobre todo, hermanos míos, no juren ni por el cielo ni por la tierra ni por ninguna otra cosa. Que su sí sea sí, y su no, no, para que no sean condenados.”

El sonido de cuchillos siendo afilados

No sabía dónde me encontraba, entonces me dirigí al hombre con el sombrero negro y alto, y amablemente le expliqué mi situación y le pregunté si podía ayudarme. Inhalando por su nariz al tiempo que inclinaba su cabeza hacia atrás un poco, y hacía una mueca arqueando sus labios hacia abajo, pareció dar una respuesta afirmativa al aire. ¡Luego, sin decir ni una palabra, con su mano izquierda y con un movimiento rápido sacó un afilador, y con la derecha, una navaja de mango negro de 30 centímetros! Aún sin decir palabra, justo enfrente de mí, comenzó a afilar con rapidez la hoja larga y brillante sobre la varilla de acero. Yo podía ver el resplandor de la hoja al ser raspada brillando en la luz del sol de la tarde y pequeñas chispas de soldadura rebotando en el suelo. Sólo doce pases rápidos, eso fue todo, pero mi corazón casi se me salía de mi pecho y, al igual que un conejo encandilado por las luces de un automóvil, estaba totalmente paralizado, ¡esperando por lo que él iba a decir! Pero luego, tan rápido como había comenzado, simplemente colocó el afilador y el cuchillo nuevamente en su cinturón, movió su cabeza ¡y se alejó! Me sentí tan aliviado pero también enojado. No, ¡la verdad es que estaba furioso! Estaba listo para pelear, porque después de todo sólo necesitaba que me orientara y todo lo que él hizo fue afilar un feo cuchillo en mi cara!

En otra ocasión me encontraba desconcertado por algunos eventos de mi vida y me acerqué al ‘mejor’ de mis amigos, mi queridísima esposa, pidiendo su opinión y su guía. A través de sus fosas nasales aspiró profundo, inclinó su cabeza hacia atrás y un poco hacia la derecha y dijo muy lentamente, en mi mera cara: “Bueno, no sé si debería responder. No, quizá deberías hablar con alguien más. No sé si estés listo para escuchar lo que tengo que decir. De hecho, no sé si te gustaría ”. Sólo unas pocas palabras filosas y brillantes, eso es todo, pero les digo, mi corazón latía fuerte dentro de mi pecho y, al igual que un conejo encandilado por las luces de un automóvil, estaba totalmente paralizado, esperando por lo que diría a continuación. Bueno, ¡no dijo nada! Entonces, respondí con un calmado enojo a su insensible respuesta:

“Adelante entonces”, dije. “Vamos, estoy listo, dime lo que tengas que decir”. Esta vez ella inclina su cabeza hacia el otro lado y dice: “Mmm...No... En realidad, no es una buena idea. Habla con alguien más”. A continuación, y despreocupadamente, se dió la media vuelta y se alejó. Me sentí aliviado pero también enojado. No, ¡la verdad es que estaba furioso! Estaba listo para pelear, porque después de todo sólo necesitaba que me orientara y todo lo que ella hizo fue afilar un feo cuchillo en mi cara!

Nos guste o no, nuestra respuesta a preguntas importantes puede sentirse como amenazadora y ofensiva. Nuestra falta de compromiso frente a una respuesta honesta y adecuada puede simplemente empeorar las cosas. Nuestro versículo para esta noche está directamente relacionado con los juramentos que hacemos y señala la simple necesidad de una respuesta honesta, directa, ni ambigua ni cándida, para las preguntas que se nos formulen. Me pregunto ¿será posible que nuestro versículo apunte de manera indirecta a la necesidad de respuestas amables, pero verdaderas, para las preguntas simples que se nos formulan? Yo creo que así es, y siendo ese el caso, ¡algunos de ustedes deben dejar sus afiladores en la cocina y, simplemente responder a las preguntas que se les formulan! Digan la verdad con amor por favor, mis amigos, y nunca en una forma insensible, ya que no solamente está mal sino que lastima y no contribuye a la paz.

Medita: “Lo que ustedes deben hacer es decirse la verdad, y juzgar en sus tribunales con la verdad y la justicia. ¡Eso trae la paz! No maquinen el mal contra su prójimo, ni sean dados al falso testimonio, porque yo aborrezco todo eso, afirma el Señor.” Zacarías 8:16-17

Ora: Líbrame oh Señor, del sonido de cuchillos que están siendo afilados, y llévame hacia la verdad, hacia el amor y hacia la paz. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.

Tuesday, February 12, 2013

Feb | 12 | Sobre sandalias sonrientes y escándalos tsunámicos

PREPÁRATE

Juan 16:33
“Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.”

Sobre sandalias sonrientes y escándalos tsunámicos

Nuestro versículo y tema de hoy es de Juan 16:33 y trata sobre los redimidos y bendecidos hijos de Dios que en este mundo encontrarán aflicción, angustia, cargas, persecución, problemas y tribulaciones. No es un tema muy alegre, no obstante, es uno bastante recurrente en la Biblia.

En realidad, el primer lugar donde Jesús utiliza la palabra ‘aflicción’ es en Mateo 13:21, que dice: “pero como no tiene raíz, dura poco tiempo. Cuando surgen aflicciones o persecución a causa de la palabra, enseguida tropieza.” Aquí, al explicar la parábola del sembrador a Sus discípulos, pareciera que tal aflicción, tal presión agobiante literalmente sigue a la Palabra. Y la verdad es que ¡esta clase de presión agobiante llega y es aplicada sobre nosotros debido a la Palabra! ¡Pareciera que cuando la Palabra llega trae consigo tal desafío, tal cambio, una agitación tan grande en los lugares celestiales, que la oscuridad no puede permanecer en ella y así se vuelve hacia la persona donde la Palabra ha sido sembrada y la ataca ferozmente de cualquier forma que puede, poniendo cargas y presionando sobre ese espíritu que ha recibido tal revelación, con el propósito de doblegarlo, incapacitarlo y hacerlo tropezar y caer en el camino, ¡para que se rinda y muera!

La palabra que Jesús utiliza en esta parábola para prevenirnos de no tropezar es la palabra griega de la cual deriva la inglesa ‘scandal’ (escándalo). En el contexto, Jesús dice “¡la aflicción, la ‘presión agobiante’ de la que les hablo, provocará escándalos en algunas personas! ¡Esperen aflicción, esperen presión agobiante, porque la oscuridad tratará de acabar con ustedes! ¡Acepten esto, hagan las paces con esto; sucederá en el mundo, ustedes sufrirán una presión agobiante! ¡Sin embargo sean cuidadosos, porque dicha ‘presión agobiante’ puede hacer que caigan y se derrumben y ocasionen un escándalo de proporciones tsunámicas!” “El problema” dice Jesús, “es que la Palabra no ha encontrado raíces en ustedes o entre ustedes y, en consecuencia, ustedes no tienen raíces en ustedes mismos”.

Así pues, la respuesta para nosotros, ahora que sabemos cómo no derrumbarnos bajo tan terrible presión agobiante y cómo no producir un escándalo de proporciones tsunámicas, tanto en nosotros como a nuestro alrededor, es obvia: ¡Debemos echar raíces! ¡Debemos cavar profundo! ¡Debemos encontrar la tierra fértil y perforar la tierra para llegar a las profundidades ricas en humedad, tanto de nuestro espíritu como del de Él!

Tenemos trabajo que hacer aquí, amigos, porque les digo, ¡no se trata solamente de que nosotros leamos la Palabra! No, ¡se trata de que nosotros la leamos y de que nos cambie! No se trata solamente de que memoricemos la Palabra, ¡se trata de apropiarnos de ella y hacerla nuestra! ¡Se trata de llevarla a la práctica, se trata de hacerla, obedecerla, y vivirla!
Entonces amigos, ¿cómo enfrentamos una presión agobiante y persistente y que además ha sido profetizada? porque la Palabra dice: “afrontarán aflicción” y también: “me seguirá a Mí”. Entonces, ¿cómo enfrentamos esa presión agobiante y persistente? Bueno, la Palabra misma lo dice: “Tengan paz en Mí” y “no se preocupen, todo estará bien en el final”, dice “¡Anímense!” ¿Qué? ¿Animarme? Estás bromeando ¿verdad?

A la luz de una presión tan agobiante, y de la posibilidad de un escándalo de proporciones tsunámicas, Jesús dice “¡estén de buen ánimo!” Ahora, este ‘buen ánimo’ sobre el que habla no es una orden para convertirnos en un bobo que calza sandalias, que habla positivo, y que sonríe cuando se encuentra frente a frente con un ataque del enemigo. ¡No! El verbo aquí significa más que eso, es algo para guerreros. Dice “¡frente a una presión tan agobiante y persistente echen raíces y sigan adelante! La Palabra dice: “No te acobardes hijo mío, sino más bien ¡grita en victoria! ¡Sé atrevido, sé arriesgado y sé valeroso! ¡Sé de la clase de los que tienen buen ánimo!” Esta pequeña frase es un llamado resonante al valor y a la fortaleza de ánimo frente a la batalla y la presión abrumadora. Literalmente, es un llamado para ser un vencedor luchador y victorioso.

Así que ¿qué desafíos y ataques enfrentan hoy? Queridos amigos, permanezcan firmes en la gracia de Dios, profundamente arraigados y cimentados en la Palabra de Dios y que esta Palabra también tenga raíces profundas en ustedes. ¡Sean valientes! ¡sean fuertes! y ¡sean más que vencedores! ¡Que ustedes puedan ser siempre llamados Victoriosos! ¡Profundicen en la Palabra! ¡y que la Palabra también penetre en ustedes hasta lo más profundo! Porque, “ser de buen ánimo” significa ¡pelear y ganar!

Reflexiona: “Les escribo a ustedes, jóvenes, porque han vencido al maligno.” 1ª Juan 2:13b,

Ora: Cordero de Dios, conquístame. Llévame a lo profundo de Ti. Límpiame de mi pecado, libérame de mi superficialidad y ayúdame a estar firme, con mis raíces a todo lo ancho y hacia lo más profundo en Ti, Padre. Que pueda yo echar raíces hacia lo ancho y hasta lo más profundo en Ti. Te lo pido en el nombre de Jesús. ¡Amén!


Monday, February 11, 2013

Feb | 11 | Batallas sutiles y fantásticas

ANÍMATE

Proverbios 17:22
Gran remedio es el corazón alegre, pero el ánimo decaído seca los huesos.

Batallas sutiles y fantásticas

Los grises y difíciles días del invierno. Una discusión con mi esposa que no tiene fin. Los haraganes comportándose como tales, mientras las demandas del día me acechan con tanto trabajo ¡que no sé bien si ando a pie o a caballo! Confrontación. Lluvia. Gente sin esperanza. Embotellamientos de tránsito. Luces rojas. Traición. Insensatez. Cristianos incrédulos que no parecen cristianos, y el grande y terrible taladro que usa el dentista. (En realidad, ¡no sé cuál de estos dos últimos es peor!) Esta es sólo una pequeña lista de las cosas que se enganchan en mi alma y la llenan de pesar, trayéndome aflicción y succionando la vida fuera de mí.

“¿Por qué no regresas a la cama? Razones para estar alegre (3ª Parte)”. Así comienza una famosa canción del poeta y cantante, Ian Dury. (A propósito, su grupo “The Blockheads”, ¡todavía realiza giras!). Me gusta la canción y me gusta lo que dice porque muchas veces tenemos que darnos ánimo, contar nuestras bendiciones y, al hacer esto, recordarnos a nosotros mismos sobre la bondad de nuestro Dios hacia nosotros.

Dury quedó lisiado por un ataque de polio a una edad muy temprana y realizaba giras al mismo tiempo que estaba muriendo por un cáncer de colon, sin embargo, se apoyaba en las cosas disparatadas y tontas de la vida que lo hacían reír para lograr levantarse de la cama. En su canto nos da algo más que una lista corta y graciosa de cosas. Nos dice que todas las promesas de Dios son, sí y “así se hará”, en Cristo Jesús. ¡Imagínense! ¡Todas las promesas de Dios son nuestras!

Ahora, es excelente saber eso, pero la verdad es que no es suficiente. Me doy cuenta que hay otras tres cosas muy prácticas que debemos hacer para alcanzar estas grandes verdades, estas promesas tan profundas:

Primero, debo evitar en cuanto sea posible, todas esas cosas que sé que me afectan en forma negativa, y si no puedo evitarlas, entonces debo estar preparado para enfrentarlas y superarlas.
Segundo, debo ser muy proactivo al recordar, regocijarme y aplicar esas promesas que son “¡Sí y Amén en Cristo Jesús!” Esto es sumamente importante: Entender y aprender cómo aplicar las promesas personalmente.

Por último, debo exponerme a esas cosas que traen vida y ánimo a mi alma. Las soluciones rápidas y poco saludables como el chocolate, el vino o la cafeína, al final sólo te hacen sentirte peor, mi amigo, ¡así que trata de no irte por los caminos fáciles!

¿Puedo animarlos para que se preparen para cuidar su corazón este día? Porque de él salen todas las cuestiones de la vida. Después de todo, tenemos razones eternas y gloriosas para estar alegres; así pues, comiencen a pensar y, luego, comiencen a pelear contra el enemigo, ¡con estas sutiles y fantásticas batallas!

Reflexiona: “El corazón entendido va tras el conocimiento; la boca de los necios se nutre de tonterías. Para el afligido todos los días son malos; para el que es feliz siempre es día de fiesta.” Proverbios 15:14-15

Ora: Mi querido Jesús, ayúdame y enséñame a cuidar de mi viña. ¡Amén! (Cantares 1:6)

Sunday, February 10, 2013

Feb | 10 | Sobre tontos y héroes

RECOMPENSA

Romanos 14:12
Así que cada uno de nosotros tendrá que dar cuentas de sí, a Dios.

Sobre tontos y héroes

Con las manos en su espalda, el comandante naval observaba desde la ribera, y con determinación aguardaba a que las cualidades de trabajo en equipo, iniciativa y liderazgo emergieran naturalmente ante esta situación desafiante. Un grupo de cadetes navales había sido comisionado con la tarea de reparar un puente. Al ser parte de esta cuadrilla tan diversa, mi trabajo en ese momento era colgarme al costado de dicho puente y utilizando una herramienta muy costosa, hacer un agujero impecable que escondería una gran tuerca y un tornillo.

La mirada de águila del comandante, con la cual recorría todo de derecha a izquierda y luego de izquierda a derecha, momentáneamente se posó sobre mí. No sé qué sucedió, pero el tiempo pareció detenerse. Mientras me miraba fijamente, la nueva, brillante y costosa herramienta se resbaló de mi mano y cayó al agua, aproximadamente metro y medio debajo de mí. Al tiempo que la herramienta desaparecía, el rostro del comandante dejó entrever sus pensamientos en un tono muy fuerte y claro: “¡Tú, grandísimo tonto!” Miré al agua que salpicaba debajo de mí: el gran mango de madera de la costosa herramienta la mantenía justo por debajo de la superficie, subiendo y bajando con rapidez, mientras que la lluvia torrencial y la fuerte corriente llena de lodo que fluía rápidamente, la alejó lejos, muy lejos de nosotros.

Como de rayo, dejé mi posición y corrí por el puente a medio construir, saltando en el aire a grandes pasos hacia el otro lado de la ribera del río, y a través de la fina banda de arena que se internaba en las apresuradas aguas y con un pie hundido en la parte poco profunda ¡me incliné y recogí con destreza la alguna vez costosa herramienta, de las fauces del río! Los ojos del comandante brillaron con orgullo ¡y aplaudió frente a todos! Sí, de verdad se paró allí ¡y me aplaudió! En un instante, había pasado de ser un tonto a ser un héroe. ¡Se me vio como alguien que podía sacar victoria del desastre, como alguien que pensaba rápidamente, un hombre decidido, un hombre de acción! Alguien de valor probablemente; sin duda, alguien con el potencial para tomar el mando algún día, hasta de un buque de guerra.

En retrospectiva, cuando examino mis motivaciones, reconozco que no daba ni cinco centavos por la herramienta, ni por el puente, ni siquiera por los otros cadetes a mi alrededor; tampoco me importaba la misión o la tarea que debíamos completar. ¡Para acabar pronto, no me importaba ni siquiera el comandante vigilante! ¡Lo que me importaba era el ser avergonzado públicamente! Lo que me importaba era perder mi imagen, perder la oportunidad de una posible promoción u oportunidad. Me importaba quedar expuesto a la vergüenza. ¡Me preocupaba perder mi recompensa!

Se acerca el día en que el Gran Comandante examinará nuestras obras, no para la salvación, sino para la recompensa. Estas recompensas son grandes, creo que el poseerlas determinará nuestra capacidad futura para disfrutar y glorificar a Dios. Hoy, podría ser un buen ejercicio el analizar lo que tú haces e incluso, quién eres delante de Cristo. Permíteme preguntarte, “¿Eres tú un tonto o eres un héroe?”

Cualquiera que sea la motivación, repito, cualquiera que sea la motivación, muchos de nosotros necesitamos levantarnos hoy y comenzar a recobrar eso que está perdido, sea tiempo perdido, oportunidades perdidas o (y muy especialmente) relaciones perdidas. ¡Jesús viene pronto! Trata de pararte ante Él como héroe y no como tonto. Imagina escuchar Sus palabras haciendo eco en tus oídos: “Bien hecho, buen siervo y fiel, entra en el gozo de tu Señor”... ¿No sería eso maravilloso?

Medita: “Su obra se mostrará tal cual es, pues el día del juicio la dejará al descubierto. El fuego la dará a conocer, y pondrá a prueba la calidad del trabajo de cada uno. Si lo que alguien ha construido permanece, recibirá su recompensa, pero si su obra es consumida por las llamas, él sufrirá pérdida.” 1ª Corintios 3:13-15

Ora: Señor, dame perspectiva eterna para que cuente mis días, ponga atención en mi camino y corrija mi rumbo encima de este puente roto que se extiende a lo largo del rápido río de mi vida. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.